Alimentación

Ideas para que prepares crepes dulces o salados tan deliciosos como saludables

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 2 de noviembre de 2019

3 minutos

Descubre cómo hacer la receta tradicional, restando calorías y sorprendiendo con originales rellenos

Ideas para que prepares crepes, dulces o salados

Pocos platos dan tanto juego como esta sencilla receta francesa, ya popular en todo el mundo. Los crepes son perfectos para preparar una estupenda merienda con ayuda de tus nietos, o para ser la base de un desayuno completo. Hay que recordar que su masa está elaborada con el principal derivado de los cereales: la harina, cereales que deben tomarse a diario como refleja la la Pirámide NAOS (@sanidadgob) para una alimentación saludable. Los crepes, con moderación, son un alimento que podemos tomar, siempre que no les incorporemos calorías extras, fácilmente evitables.

Como relleno, admiten casi cualquier alimento, pero lo más importante, y donde está el secreto de su éxito, es en conseguir una masa fina (no son tortitas), pero ligera, jugosa y con un toque crujiente en su borde. ¿Quieres saber cómo se consigue?

Crepes

Los secretos de un crepe perfecto

Aunque cada chef, tiene su manera de hacerla, los ingredientes básicos que vas a necesitar para hacer masa para aproximadamente 8 crepes son:

  • Harina, 100 - 120 gramos
  • 2 huevos
  • Leche: ¼ litro

Ingredientes opcionales. para darle un sabor determinado a la propia masa, tienes muchos: vainilla, anís, ralladura de limón, azúcar (en caso de crepes dulces), orégano…

Para hacer un crepe solo tienes que mezclar en un bol todos los ingredientes. En primer lugar, es importante tamizar la harina, para que se airee y quede suelta. Una vez tamizada y en el recipiente adecuado, añade los huevos y la leche. Lo ideal es batir con varilla manual de forma enérgica, aunque la batidora también se puede utilizar. Es importante que no te queden grupos y también debes tener en cuenta que la masa tendrá que reposar al menos 20 – 30 minutos (mejor en nevera y en una jarra de cristal).

Hacer crepes te llevará unos minutos. Es básico contar con una buena sartén antiadherente (tienes utensilios de cocina específicos para crepes). Comprueba que la sartén está bien caliente, sin que llegue a humear y vierte en el centro una cantidad pequeña (unos 50 ml. lo que equivale a una cucharada sopera “generosa”). Pon la masa en el centro del círculo y, en un rápido movimiento, extiéndela por todo el recipiente de cocción, haciendo un reparto lo más homogéneo posible. Mantén un fuego medio y cuando veas que los bordes empiezan a dorarse, dale la vuelta al crepe con una espátula y con cuidado para que no se rompa. En unos segundos, cogerá color y estará listo.

Mientras preparas el relleno, mantenlos en un  plato o bandeja tapados con un paño seco para que estén en su punto a la hora de servirlos.

crepes

Algunas ideas para crepes más ligeros

La base de un crepe es la harina, lo que les convierte en un alimento rico en hidratos de carbono, principal fuente de energía para el organismo. Como recuerda la Fundación Española de Nutrición (@FENnutricion), existen numerosas variedades de harinas además de la tradicional, refinada y a base de trigo. ¿Por qué no probar a hacerlos con alguna de ellas? Harina de trigo integral, de avena, de arroz… los resultados te sorprenderán.

Lo mismo ocurre con la leche. Si te apetece algo distinto, recuerda que las leches vegetales, de soja o de almendras, pueden darle un sabor diferente aportándote sus buenas propiedades.

Otro pequeño truco para limitar calorías, es hacer la masa con dos huevos pero añadiendo dos claras y solo una yema.

Por último, recuerda que los crepes no tienen porqué llevar azúcar extra. Si los vas a preparar dulces, evita incorporarla a la masa. Será suficiente con la mermelada, la nata o el sirope que, probablemente, vas a utilizar como parte del relleno.

Crepes

¿De qué los puedes hacer?

Prácticamente de lo que quieras, teniendo en cuenta que siempre va a ir bien algún elemento que ligue los distintos ingredientes y que puedas untar en el interior del crepe antes de darle la forma que quieras (extendido, enrollado, triángulo…). Algunas ideas que pueden servirse de base son:

Crepes dulces:

  • Frutos rojos. Excelente opción para un crepe repleto de saludables antioxidantes. Una fina capa de mermelada natural, los frutos rojos que prefieras: fresas, moras, arándanos… y si quieres una “nube” de nata, y tienes una irresistible propuesta. Si quieres, también te quedará muy rico sustituyendo la mermelada por algún tipo de queso para untar.
  • Kiwi y chocolate. Una delicia que puedes preparar utilizando kiwi troceado como relleno y decorando con hilos de sirope de chocolate.
  • Queso, nueces y miel. Suena bien y sabe mejor. Un relleno de queso tipo brie, con unas saludables nueces partidas y un toque de miel (sin abusar), es una estupenda mezcla dulce - salada a la que cuesta resistirse.

Crepes salados:

  • Pollo y maíz. Gusta especialmente a los más pequeños. Mezcla los dos ingredientes, lígalos con una cucharada de tomate frito (o mayonesa) y ya lo tienes.
  • Champiñones y jamón serrano. Tienes un crepe de lujo preparando, como relleno, un salteado de setas y tacos de jamón, al que puedes incorporar una bechamel suave y un toque de nuez moscada.
  • Espinacas y piñones. Rellena tu crepe con unas espinacas rehogadas con tiras de cebolla muy finas y unos piñones. Hecho el salteado, añade un huevo batido para que adquiera forma de revuelto, así tendrás un plato completo en forma de crep.
0

No hay comentarios ¿Te animas?