Alimentación

Aprovecha el otoño para comer castañas: beneficios para la salud de los mayores

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Lunes 21 de octubre de 2019

2 minutos

La temporada de castañas suele extenderse desde el mes de octubre hasta finales de diciembre

Las castañas y sus beneficios para la salud de los mayores

Asadas, cocidas, en crema, glaseadas, fritas… Las castañas son, sin duda alguna, uno de los alimentos estrella del otoño. Con la llegada de esta época del año, no solo empezamos a verlas en el supermercado, también podemos degustarlas en la calle gracias a los puestos ambulantes que las asan al momento. Así, este fruto seco propio del sur de Europa y el este de Asia, cuya temporada oscila entre octubre y diciembre, no solo puede aportar un sabor diferente a nuestra dieta, también multitud de beneficios nutricionales.

Por ejemplo, una de sus principales virtudes es el aporte de energía que nos proporciona debido al aumento del nivel de glucosa que provoca y que sucede de forma lenta y continuada, ideal para los deportistas y los pequeños de la casa. Afortunadamente, no es el único beneficio que pueden aportar a la salud de las personas mayores. ¿Qué otros aspectos debemos tener en cuenta a la hora de incluir las castañas en nuestra alimentación?

Recetas otoñales donde la castaña es la verdadera protagonista

Las castañas, un alimento que protege tu salud

Las castañas son un ingrediente rico en vitaminas C, A y E, aunque también destaca por su increíble aporte de manganeso, cobre y potasio, tres minerales fundamentales para los mayores. Además, incluye polifenoles antioxidantes en su composición que, como bien es sabido, luchan contra la acción de los radicales libres y previenen el estrés oxidativo y el envejecimiento celular prematuro. En este sentido, ¿qué otros efectos tienen las castañas en nuestra salud?

  • Un estudio publicado en la revista Nutrients asegura que el consumo regular de castañas puede retrasar la aparición y controlar los síntomas de las enfermedades mediadas con procesos inflamatorios, como la diabetes, la obesidad o algunas dolencias de carácter cardiovascular.
  • Este fruto también contiene una gran cantidad de fibra, por lo que favorece la digestión de los alimentos, te sacia rápidamente y reduce la absorción de glucosa y colesterol por parte del intestino. Eso sí, es probable que también provoquen gases a algunas personas.
  • Debido a su porcentaje de calcio, magnesio y fósforo, las castañas favorecen el cuidado de los dientes y el sistema óseo, ideal para prevenir la osteoporosis prematura.
  • Su bajo contenido en sodio y su gran aporte de potasio las convierten en un bocado hipertensivo, es decir, las personas que padecen hipertensión arterial pueden comerlas sin problema.
  • El potasio también resulta muy útil para las personas mayores que son propensas a la retención de líquidos, ya que promueve su eliminación gracias a sus propiedades diuréticas y reguladoras.
  • En su composición se encuentra también el ácido elágico, que tiene la capacidad de proteger el tejido cutáneo, evitando así la destrucción del colágeno de la piel y su consecuente pérdida de rigidez y elasticidad.
0

No hay comentarios ¿Te animas?