Alimentación

¿Por qué es recomendable comer despacio?

Victoria Herrero

Viernes 15 de noviembre de 2019

1 minuto

Comer de forma tranquila hace que recibamos todos los nutrientes de los alimentos

Los beneficios de comer más despacio (Pexels)

El ritmo de vida que llevamos en nuestro día a día, en la mayoría de los casos, no resulta beneficioso para nuestra salud. Unas prisas y un estrés que se reflejan, incluso, en la hora de la comida. No son pocos los consejos de expertos que nos recomiendan comer despacio para, de esta manera, asimilar todos los nutrientes de los alimentos y favorecer las digestiones. 

Estos mismos expertos nos advierten que nuestro cuerpo no puede comer tan deprisa. Y si le damos esa cantidad de comida en ese reducido tiempo, eso se traduce en unas consecuencias que, a la larga, se vuelven nefastas para nuestra salud.

Así, el tiempo mínimo necesario para que una comida se haga sin prisas no debe ser menor de los 20 minutos. Lo ideal sería que durase media hora, pero no es raro que desayunemos en 5 minutos o comamos y cenemos en un escaso cuarto de hora. 

Con todo, nunca es tarde para darnos cuenta de que, a esa velocidad, nuestra salud se resentirá. Si lo logramos, estaremos ganando en salud. Y es que los beneficios de comer más pausadamente son muchos: pérdida de peso, disfrutar más de los sabores de los alimentos y comidas, mejorar la digestión, evitar los productos procesados o la tentación de la denominada fast food e incluso fomentar un acto social saludable con charlas disentidas alrededor de la mesa. Consejos todos ellos que nos ofrecen desde la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO).

 

Comer despacio (Pixabay)

Consejos para comer más despacio

Así, si queremos frenar nuestra veloz ingesta de comida cada vez que nos sentamos a la mesa, qué mejor que estas recomendaciones y consejos que nos dan estos expertos para comer más despacio:

  • Masticar bien cada trozo. 
  • Entre bocado y bocado es recomendable beber agua y hacer un breve receso. 
  • Un truco es dejar los cubiertos en el plato inmediatamente después de cada trozo de comida que nos llevemos a la boca. Puede parecer mentira, pero esto nos da la sensación de que no comemos de una forma tan acelerada. 
  • Es imprescindible que comamos sentados, para no hacerlo de modo autómata o mientras estamos haciendo otra actividad.
  • Lo mejor es comer sin distracciones, tales como el ordenador del trabajo o la televisión. 
  • Consumir alimentos con más fibra que hace que tengamos que masticarlos más. 
0

No hay comentarios ¿Te animas?