Alimentación

Las propiedades del sen y los peligros de abusar de esta planta

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Sábado 15 de junio de 2019

2 minutos

Se le atribuyen cualidades laxantes, pero los expertos aconsejan tomarlo durante periodos cortos

Las propiedades del sen y los peligros de abusar de esta planta

La hoja de sen se obtiene de una planta medicinal de la familia Fabaceae y proviene de la Cassia angustifolia. El fruto nace, sin embargo, de otras especies. Es originaria de Egipto y Sudán, aunque también se cultiva en India o Somalia. Esta planta se conoce por sus propiedades laxantes y, en ocasiones, se le atribuyen otras cualidades como la pérdida de peso, aunque sobre esta última no hay suficiente evidencia científica. Además, su consumo no es inocuo y por ello es necesario ser precavidos con su ingesta.

Reconocido como laxante

El sen está aprobado por la FDA, el órgano regulador de medicamentos en Estados Unidos, y sus propiedades laxantes están reconocidas. Esto es así porque está compuesto por unas sustancias llamadas senósidos, que irritan el revestimiento del intestino y provocan este efecto. Por ello, se cree “probablemente eficaz” contra el estreñimiento ocasional (no crónico), pero siempre ingerido a corto plazo en adultos y niños mayores de dos años. 

También se le considera “posiblemente eficaz” en la preparación del intestino para una colonoscopia, normalmente junto a la toma de otras sustancias.

A esta planta se le atribuyen otros posibles beneficios relacionados, por ejemplo, con las hemorroides, el Síndrome de colon irritable (SCI), la pérdida de peso y otras afecciones, pero en ninguno de estos casos hay suficientes pruebas para hacer tales afirmaciones. Es por ello que debemos desconfiar ante los mensajes publicitarios que indican que tomar sen o suplementos con esta planta ayudan adelgazar, pues no hay investigaciones a día de hoy que lo corroboren.

Respetar las ingestas

Es muy importante respetar las ingestas recomendadas (como mucho durante dos semanas), porque su consumo prolongado puede provocar efectos secundarios. En algunos casos, afecta al funcionamiento normal del intestino, genera dependencia a los laxantes y, en ingestas muy prolongadas, puede llegar a interferir en el equilibrio de algunas sustancias químicas de la sangre, generar problemas en el corazón, debilidad muscular o daños en el hígado.

Al mismo tiempo, está contraindicado en personas que presenten dolor abdominal, obstrucción intestinal, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, apendicitis, inflamación estomacal o hemorroides. Si se tienen desequilibrios de electrolíticos (es decir, en los elementos químicos que contiene el torrente sanguíneo) y deficiencia de potasio, al abusar del sen, es posible que contribuyamos a un empeoramiento de estos trastornos.

Presenta interacciones con algunos medicamentos como los diuréticos, los anticonceptivos, los estrógenos y otras hierbas medicinales, por lo que antes de tomar sen es recomendable consultar con nuestro médico.

0

No hay comentarios ¿Te animas?