Alimentación

Qué es el miso y cómo incorporarlo a tu dieta

Manuela Martín

Sábado 3 de octubre de 2020

2 minutos

Qué es el miso y cómo incorporarlo a tu dieta

Cada vez vivimos en un mundo más globalizado y la comida es un claro ejemplo de ello. Numerosas recetas y productos procedentes de otros países se introducen con mayor frecuencia en nuestra cocina, tal es el caso del miso, un producto típico de la dieta japonesa.

Se trata de una pasta elaborada con semillas de soja fermentadas con sal marina. Es un alimento de sabor muy intenso que enriquecerá y potenciará el sabor de platos sencillos. La forma más sencilla de usarlo es disolviendo la pasta. Para que no pierda sus propiedades, el miso nunca debe cocerse, sino que lo añadiremos al final para su disolución. La cantidad dependerá del gusto de cada uno, el tipo de miso que vayamos a utilizar, así como del plato que estemos cocinando, aunque lo habitual es utilizar una o dos cucharaditas en cada receta.

Aunque se utiliza en muchos platos, la preparación de sopas es su uso más conocido. También podemos utilizarlo para crear salsas, aliños, marinados o fondos de sopas y cremas. También para adobos para marinar, para elaborar patés o para dar sabor al agua de cocción de arroces o pastas, entre otros.

Hoy en día el miso se puede encontrar en tiendas especializadas de gastronomía asiática o directamente en grandes superficies e hipermercados.

Miso

Tipos de misos

Hay diferentes tipos de misos dependiendo del ingrediente base, de la textura y del grado de fermentación, lo que dará lugar a un color y sabor final. Cuanto más larga sea la fermentación, más intenso será el sabor de los misos que se obtengan:

  • Shiro miso: de color blanco. Elaborado normalmente con arroz y un poco de soja. También puede llevar algo de cebada. Tiene poca fermentación y su sabor es suave y dulce.
  • Kome miso: miso hecho con soja y arroz blanco. Es el tipo de miso que más se consume en Japón. Es el de sabor más suave.
  • Aka miso: es de color rojo. Tiene una fermentación mayor y su sabor es algo más intenso que el Shiro miso.
  • Genmai miso: mezcla de arroz integral y soja, cuenta con una fermentación más larga que los anteriores. El tono de la crema es más oscuro que el shiro y su sabor es más pronunciado y salado.
  • Hatcho miso: es el miso puro hecho exclusivamente con soja. Su color es negro y su sabor es denso y fuerte, con menos notas dulces.
  • Mugi miso: hecho con soja y cebada. Tiene un sabor intenso y dulzón.

Propiedades del miso

Tiene propiedades depurativas para el organismo.

Es rico en minerales como calcio, hierro, magnesio, y fósforo, y posee un alto contenido en proteínas, además de ser una buena fuente de carbohidratos y vitamina B12.

Entre sus principales beneficios, está la condición de probiótico. Se trata de un fermentado que tiene contiene bacterias beneficiosas para el sistema digestivo, ayudándonos a equilibrar la flora intestinal y a digerir mejor los platos pesados. Sienta muy bien a estómagos delicados o personas que estén recuperándose de un virus o gastroenteritis.

Una vez que conocer sus propiedades y su uso, ¿a qué esperas para probarlo?

0

No hay comentarios ¿Te animas?