Alimentación

Claves para mantener el peso después de perder kilos tras una dieta

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 9 de febrero de 2020

3 minutos

Primero, debemos evitar hacer regímenes muy estrictos y después tratar de cuidar ciertos hábitos

Claves para mantener el peso después de perder kilos tras una dieta

El objetivo ya lo has conseguido. Tras un periodo que te habrá supuesto más o menos tiempo, has logrado quitarte esos kilos de más que hacía tiempo deseabas eliminar. Esto ha sido todo un reto, pero ahora hay que logra otro: mantener el peso. Este es precisamente uno de los aspectos de los que más se suelen quejar quienes han iniciado una dieta y han obtenido buenos resultados. Muchas personas suelen darse por vencidas después de emprender un plan de adelgazamiento y comprobar que vuelven a recuperar esos kilos que había conseguido eliminar. ¿Qué es lo que han hecho mal?

No a las dietas estrictas

Esto suele suceder habitualmente con las llamadas dietas milagro. Estas se caracterizan por una restricción calórica muy estricta que si sostienen en el tiempo provocan carencias nutricionales a medida que transcurren los meses y pueden generar problemas de salud. Hay que tener cuidado con ellas, dicen los expertos de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), pues normalmente obedecen a modas y su interés no es seguir los criterios de una alimentación sana y equilibrada.

Generalmente, tras su seguimiento se produce una pérdida de masa considerable y esto es lo que se vincula al éxito del régimen alimenticio seguido, ya que al pesarnos se aprecia que hemos eliminado kilos de una forma significativa. Esto sucede porque el tejido muscular es rico en agua y en la primera etapa de este tipo de dietas, se suele eliminar gran parte de agua por el consumo en muchas ocasiones de diuréticos, lo que da lugar a una pérdida de peso muy llamativa al principio.

Sin embargo, este tipo de dietas son precisamente las que más favorecen la recuperación del peso. Es lo que se conoce como efecto rebote o “yo-yo”. Tras dejar de hacerlas el cuerpo desarrolla una mayor eficiencia metabólica, ahorro energético y aumento del apetito, lo que contribuye a recuperar el peso perdido cuando se comienza a comer como siempre, y generalmente este suele estar compuesto de tejido graso.

Dietas milagro que pueden causar estragos en tu salud

Por lo tanto, una de las primeras medidas que se deben adoptar para no subir de peso nada más dejar un plan de alimentación para adelgazar, es no seguir una dieta milagro o estricta. El peso se debe perder de forma gradual y paulatina en el tiempo, ya que de este modo es como conseguiremos mantener de una forma más duradera el peso que vamos eliminando. Es importante que acudamos a un experto y que, sobre todo, nos enseñe qué estamos haciendo mal a la hora de nutrirnos y que nos vaya indicando unas pautas que nos sirvan para siempre.

Si hemos llegado hasta el peso que deseábamos es porque hemos aprendido a comer bien. Esto resulta vital para su mantenimiento, pues en realidad según la mayoría de los nutricionistas no hay alimentos prohibidos, solamente hay que respetar las cantidades y la frecuencia con la que se han de tomar ciertos productos y esto es en lo que deberemos incidir.

Lo más importante

Lo más importante es que una vez se haya conseguido bajar de peso es que nos olvidemos repentinamente de todo lo que hemos aprendido, y volvamos a aquellos hábitos que nos hicieron engordar. Se trata de interiorizar a lo largo de todo el proceso de adelgazamiento de qué era lo que estábamos realizando mal y no volver a ello. Este es uno de los errores más frecuentes que se suelen cometer, por eso es bueno que pensemos en todo el esfuerzo que nos ha supuesto llegar hasta donde estamos ahora y que por una serie de descuidos volvamos a tener un peso superior al recomendable para nuestra salud.

Se aconseja seguir una pauta alimentaria que podamos repetir a lo largo de la semana sin dificultad, que se amolde a nuestro estilo y ritmo de vida. Si logramos establecer un plan en función de lo aprendido que podamos elaborar cada semana, nos resultará más sencillo seguirlo.

Los cambios de peso podrían aumentar el riesgo de cáncer

Del mismo modo, ya sabremos que para mantener un peso saludable no hemos de saltarnos ninguna de las tres principales comidas del día. El desayuno no ha de ser una comida insignificante y no debemos olvidarnos de ella. Esta una de las mejores formas de evitar tener hambre a lo largo de la mañana y picotear antes de comer.

Para que todo marche bien y no nos despistemos es aconsejable llevar un control del peso, y así ir vigilando si lo mantenemos o no. Si vemos que la tendencia es al alza, tal vez es recomendable que hagamos un repaso de nuevo a nuestros hábitos pues probablemente estemos fallando en algo.

Por último, el hecho de bajar de peso y mantenerlo se asocia normalmente a un incremento de la actividad. Hay que procurar poseer cierto nivel de actividad e incorporar un plan de ejercicios en donde se combine el trabajo de la fuerza y el cardiovascular. Este se debe estructurar a lo largo de la semana para conseguir los objetivos deseados a la par que se combina con las pautas alimentarias aprendidas. Solo así conseguiremos no aumentar de peso tras una dieta.

0

No hay comentarios ¿Te animas?