Alimentación

¿Conoces la nueva dieta cetotariana? Descubre en qué consiste

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Viernes 21 de febrero de 2020

3 minutos

Aboga por un mayor consumo de grasas, en detrimento de las proteínas y los carbohidratos

Llega una nueva dieta, la cetotariana: ¿es saludable para las personas mayores?

Es poner la palabra dieta en un buscador de Internet y salen cientos de fórmulas, algunas poco saludables, que prometen la ansiada pérdida de peso para lucir un mejor aspecto. Y entre todo tipo de pautas nutricionales se encuentra una nueva moda que surgió hace un par de años y que recibe el nombre de dieta cetotariana.

Hoy vamos a descubrir en qué consiste dicho régimen, cuáles son sus beneficios, si resulta saludable en el caso de las personas mayores y si tiene algún tipo de contraindicación

¿Es saludable la dieta cetotariana?

A medio camino entre las dietas vegetariana y cetogénica surge esta nueva modalidad que promete decir adiós a los kilogramos gracias a una combinación de alimentos, donde su fuerte es la poca cantidad de carbohidratos y la ingesta moderada de proteínas. El mayor consumo, al contrario, debe hacerse de grasas, como explica uno de los fundadores de dicho patrón alimenticio, el quiropráctico y experto en medicina funcional Will Cole (@drwillcole).

A juicio de Cole, la ventaja de este tipo de tipo de alimentación es que es "menos restrictiva", ya que permite comer con moderación mantequilla, por ejemplo, algo no recomendado en otras dietas.

Llega una nueva dieta, la cetotariana: ¿en qué consiste?

Así pues, entre los supuestos beneficios de la dieta cetotariana, sus impulsores hablan de las propiedades antiinflamatorias, su ayuda a la hora de controlar la diabetes de tipo 2, además de actuar como sistema de protección frente a enfermedades neurodegenerativas, como ellos mismos aseguran. Además, defienden que la pauta ceto favorece el equilibrio de las hormonas que regulan el apetito, por lo que hay una mayor sensación de saciedad.

Una opinión que, en algunos puntos, es compartida por la Sociedad Americana de Cardiología (@American_Heart), que apunta que esta dieta también resulta saludable en lo que se refiere a un plano cardiovascular. Sin embargo, también mantienen que todavía es pronto para hablar de muchas más evidencias científicas saludables, ya que la existencia de la dieta cetotariana se conoce desde hace menos de dos años.

¿Cómo seguir esta nueva pauta nutricional?

Según explica Will Cole, para hacer la dieta cetotariana lo primero es reducir los hidratos de carbono de tal manera que solo supongan el 5% del total de calorías diaras o, lo que es lo mismo, apenas 25 gramos. El resto se obtendrán de las proteínas, un 20%, y de las grasas, el mayor porcentaje con un 75%. ¿Y en el caso de los mayores?

Estas proporciones chocan con lo recomendado por la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (@seggeriatria), sobre todo a la hora de aclarar cuál debe ser la nutrición adecuada para las personas a partir de los 65 años. En este caso, los expertos afirman que la dieta ideal para los mayores debe contener entre un 55 y un 60% de hidratos de carbono para que se obtenga la energía, mucho más de lo que predica la dieta cetotariana; menos de un 30% de grasas y alrededor de un 15% de proteínas, en esta cifra apenas hay diferencias.

Y es que en este punto es importante recordar que las necesidades nutricionales a partir de cierta edad no son las mismas y, a medida que se va envejeciendo, es el momento de reducir las calorías en favor de las proteínas, la fibra, el agua, las vitaminas y el calcio.

Llega una nueva dieta, la cetotariana: ¿en qué consiste?

Además de los porcentajes antes señalados, los seguidores ceto apuestan por elegir alimentos ecológicos y dejar en un segundo plano aquellos productos de soja no fermentados, así como otro tipo de verduras, como es el caso de berenjenas, tomates o patatas; que a su juicio impiden que el organismo tome los nutrientes esenciales de este tipo de dieta.

Los preceptos cetotarianos destierran también la mayoría de los productos animales, a excepción del pescado, por ejemplo. No obstante, sí incluyen hortalizas, salvo las que tienen almidón entre sus componentes, así como huevos, frutos secos, aguacate, coco y aceite de oliva. Al contrario, abogan por dejar de consumir aceites de semillas ya que, a su parecer, promueven la inflamación del organismo por su alto contenido de grasas Omega-6.

Para Will Cole este tipo de régimen alimenticio puede funcionar para todo tipo de personas gracias a su alto valor en nutrientes con grasas vegetales, proteínas, verduras y frutas. Sin embargo, los expertos antes mencionados recuerdan que las mujeres embarazadas o que estén en periodo de lactancia, los niños, aquellas personas que hayan tenido un trastorno alimentario de forma previa o las personas mayores, especialmente con afecciones crónicas de salud, no sería muy recomendable que la siguieran a rajatabla. Y mucho menos sin consultar antes con un médico. Este especialista será el que verdaderamente determine si se puede o no seguir la dieta cetotariana. 

Al mismo tiempo añaden que la dieta cetotariana puede ser un plan nutricional complicado de seguir a largo plazo ya que para algunas personas puede resultar algo monótona y restrictiva. Además, la situación se complica cuando uno decide salir a comer fuera de casa.

0

No hay comentarios ¿Te animas?