Salud

De villanos a héroes: alimentos que antes eran malos para la salud y ahora son buenos

65ymás

Martes 3 de septiembre de 2019

8 minutos

Descubre la lista de alimentos que antes se consideraban perjudiciales y ahora no

Alimentos malos para la salud que ya no lo son
65ymás

Martes 3 de septiembre de 2019

8 minutos

Aitor Sánchez García, dietista-nutricionista, tecnólogo de los alimentos y autor del blog Mi dieta cojea, ha puesto de manifiesto en un artículo titulado ¿Por qué nadie se pone de acuerdo en nutrición? lo fácil que es encontrar información contradictoria en este campo. "A estas alturas la gente está un poco mareada de no saber muy bien qué alimentos son realmente saludables o cuáles debería incorporar a su dieta. Frases como '¡aclaraos ya!' o 'lo que decíais ayer ahora es mentira' son casi rutinarias en el mundo la alimentación", escribe Sánchez García para quien por un lado están "las consideradas pautas old school, salidas directamente desde los libros de texto de la vieja escuela" y por otro los que han "renovado sus conocimientos", lo cual, "afortunadamente", produce "debates necesarios y sanos con ciertos alimentos. Lo que debe ser normal en una disciplina científica con madurez". 

Huevos

Huevos

Uno de esos debates nutricionales se centra en los huevos. Tradicionalmente se pensaba que los huevos tienen un alto grado de colesterol y en consecuencia su consumo favorecía el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Los huevos contienen colesterol, sí, sin embargo en un estudio publicado en la revista Journal of the American College of Nutrition, investigadores del Instituto EpidStat, dedicado a la epidemiología, han llegado a la conclusión de que "la ingesta de hasta un huevo al día puede estar asociada con una reducción del riesgo total de derrame cerebral". Para los autores del trabajo el huevo no sólo no está asociado a las enfermedades cardiovasculares sino que su ingesta reduce en un 12% el riesgo de sufrir un ictus.

Leche 

Leche

Algo similar ha sucedido con la leche, considerada durante mucho tiempo como un alimento básico en cualquier dieta para el fortalecimiento de los huesos hasta que surgió la tesis de su complicada digestión y su contenido en hormonas, antibióticos y otros medicamentos. Pero el pasado año, un documentado artículo publicado en El Español con el título de El mito de los tres vasos de leche al día o la mentira de los lácteos imprescindibles, concluía que estamos ante un alimento que ni es imprescindible ni tampoco es perjudicial, incluso es positivo su consumo diario.

Marisco

Langostinos

¿Quién no ha escuchado alguna vez que el marisco contiene colesterol y el ácido úrico culpable de causar gota? Sin embargo ahora sabemos que no es tan malo para nuestra salud como se pensaba. En otro artículo de El Español firmado por Juan Rodríguez de Rivera con el título de Por qué no deberías chupar las cabezas de las gambas, se explica que este tipo de alimentos son pobres en calorías y tan ricos en proteínas como algunos pescados y en el caso concreto de gambas y langostinos, el colesterol que contienen se concentra en la cabeza, con lo que al arrancarla su contenido de colesterol no es mayor que el de un calamar.

Pescado azul

Sardinas

Un caso muy parecido es el del pescado azul que contiene una gran cantidad de grasa por lo que no se recomendaba en absoluto su consumo. Pero lo que hace tres o cuatro décadas se desconocía es que entre esa grasa se encontraba el omega-3 que resulta fundamental para el buen funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular.

Frutos secos

Frutos secos

Años y años estuvimos convencidos de que los frutos secos engordaban irremediablemente a quien los consumía. Ahora sin embargo, sabemos que si bien es cierto que contienen un  alto grado de calorías, y en consecuencia de valor energético, buena parte proceden de grasas saludables, entre ellas el cardioprotector omega-3. Además, un estudio publicado hace dos años en el European Journal of Nutrition con el título El consumo de nueces, los cambios en el peso corporal y el riesgo de obesidad en adultos demuestra que los frutos secos no solo no engordan sino que además ayudan a combatir la obesidad

Aceite de oliva

Aceite de oliva

Hoy nadie pone en duda que el aceite de oliva es la base de la dieta mediterránea, sin embargo, al igual que sucedía con el pescado azul y los frutos secos se creía que aumentaba los niveles de colesterol en nuestro organismo cuando hoy sabemos que  que con sus casi 900 calorías por cada 100 gramos y su 99,9% de grasa en su composición es uno de los más importantes reguladores del colesterol evitando su absorción en el intestino.

Café

Café

Del café se ha dicho que sube la tensión, aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular, provoca migrañas y diarreas... Pero en 2017 la prestigiosa revista Annals of Internal Medicine hizo publicó un estudio según el cual tomar tres tazas diarias de café no perjudica al organismo y quienes así lo hacían registraban un menor riesgo de mortalidad.