Avances

Controlar la obesidad sin modificar la dieta, el objetivo de un nuevo estudio

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 10 de febrero de 2020

3 minutos

La hormona de la melanina es una diana terapéutica para combatir el exceso de grasa

Hormona de la melanina y obesidad

Que nuestro cerebro es en parte el gran controlador de los procesos que se suceden en nuestro propio organismo es algo que se conoce y estudia hace décadas. También, desde mediados del siglo XX, los científicos saben que interviene regulando el apetito y por tanto, tiene que ver con la ingesta de alimentos que realizamos a diario y con nuestro peso corporal.

Profundizar en esa función cerebral concreta y en los elementos que inciden en ella es objetivo de distintos estudios, ya que, conocerla, y quizá poder modificarla, podría tener como resultado grandes beneficios para el control de la obesidad o para la correcta distribución de las grasas corporales.

La hormona MCH y su función en la dieta

En este complejo campo, un estudio liderado por la Universidad de Santiago de Compostela (@UniversidadeUSC) y dirigido por el doctor Rubén Nogueiras, integrante de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (@SociedadSeedo), ha puesto en el punto de mira a la hormona concentradora de la melanina (MCH) analizando su implicación en distintos procesos metabólicos.

En concreto, el novedoso estudio ha puesto de manifiesto que este neuropéptido, que entre otras funciones se encarga de regular el apetito, podría ejercer una acción directa en el metabolismo del hígado y de la grasa blanca a través del cerebro, es decir, independientemente de la ingesta de alimentos o del gasto energético que pudiérmos realizar. El trabajo, publicado en la revista Gastroenterology, apunta a que esta proteína determinaría, a través de mecanismos específicos, distintas acciones metabólicas fundamentales en el mantenimiento de un peso adecuado.

Tras distintos ensayos, que han consistido en administrar MCH a roedores, el doctor Nogueiras ha señalado la importancia de los primeros resultados obtenidos, ya que apuntan a que la activación de la hormona en determinadas áreas del hipotálamo, regula de manera selectiva lo que ocurre en el tejido adiposo o en el hígado.

Sin duda, lograr que los lípidos que ingerimos a través de la dieta, pudieran acumularse allí donde son necesarios, en mayor o menor medida, supondría un importante avance frente al riesgo para la salud que supone la obesidad, especialmente a medida que la edad avanza.

Hormona de la melanina Obesidad y diabetes

Acción eficaz frente a otras dolencias

Poder bloquear la acción de este péptido, que influye en nuestro apetito, no solo sería un arma eficaz contra el sobrepeso sino que, según el estudio, podría tener otras aplicaciones de máxima importancia para la salud. Como explican los expertos, ese control en la presencia de grasas resulta especialmente importante en el tratamiento de la diabetes tipo II, ya, que hay que recordar que cuanto mayor es la cantidad de grasa almacenada en el hígado y en el tejido adiposo blanco, la resistencia a la insulina es mayor.

Lo más innovador del trabajo recientemente presentado es el avance que supone a la hora de confirmar que, en el caso concreto de activación o bloqueo de esta hormona, dependiendo del área del cerebro en la que se produzca tendrá efectos distintos. Poder tratar enfermedades como la obesidad y la diabetes, sin modificar la dieta, solo actuando sobre la MCH, convierte a esta hormona en una diana terapéutica del máximo interés.

Los experimentos llevados a cabo han permitido profundizar en otras funciones que, se sabe, puede ejercer la hormona. Como ejemplo, el estudio ha descubierto que los roedores sin MCH vieron reducida la inflamación intestinal en el caso de colitis inducida.

Hormona de la melanina

Alimentación y función cerebral

La Organización Mundial de la Salud (OMS_es) define el sobrepeso y la obesidad como la acumulación anormal y/o excesiva de grasa perjudicial para la salud y considera la obesidad como una epidemia a nivel mundial, dado que cada año fallecen en el mundo cerca de tres millones de personas por su causa.

Encontrar tratamientos eficaces para frenar la considerada por muchos la gran enfermedad del siglo XX es prioritario. Las investigaciones que se centran no solo en establecer dietas apropiadas, sino también en profundizar sobre el propio metabolismo para entender mejor cómo y porqué se acumulan las grasas son, sin duda, cuestión prioritaria de salud.

Desde hace años se estudia cómo influyen los péptidos cerebrales en los distintos órganos y en cómo pueden regular el complejo proceso de la alimentación y absorción de nutrientes. En este sentido, el nuevo estudio, que aporta datos específicos sobre la hormona reguladora de la melanina y sus efectos según actúe o quede inhibida en un área determinada del hipotálamo, independientemente de la ingesta de grasas o calorías ingeridas, abre nuevas vías para continuar avanzando frente a la obesidad y la diabetes.

0

No hay comentarios ¿Te animas?