Avances

Un estudio verifica que la grasa de personas obesas se acumula en los pulmones

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 29 de octubre de 2019

3 minutos

La acumulación de tejido graso en las vías respiratorias podría tener un vínculo con el asma

Un estudio verifica que la grasa de personas obesas se acumula en los pulmones

Las personas con sobrepeso y obesidad están siempre más expuestas a padecer determinados trastornos, ya que ambas condiciones son un factor de riesgo a cualquier edad y en especial en las personas mayores. Ahora un estudio publicado en European Respiratory Journal, ha corroborado que quienes presentan este problema acumulan tejido graso en las vías respiratorias, lo que podría tener un vínculo con el asma.

Lípidos y vías respiratorias

Hasta el momento se sabía que quienes presentaban más peso del normal tenían más tendencia a manifestar sibilancia o incluso asma, pero no se había determinado el porqué. Gracias a esta nueva investigación en la que se ha verificado que la grasa modifica la estructura de las vías respiratorias, se ha concluido que esta podría ser una de las razones por las que se produce un aumento de la posibilidad de padecer asma.

Entre la comunidad científica hay constancia de que los cambios en la fisiología durante la obesidad incluyen alteraciones en la mecánica ventilatoria, músculos respiratorios, regulación de la ventilación y control de la respiración durante el sueño. Sin embargo, la tendencia de las investigaciones en los últimos años se está centrando en dos aspectos: las casusas que desencadenan el llamado síndrome de obesidad-hipoventilación -que es la expresión máxima de las consecuencias que el sobrepeso tiene sobre la función respiratoria -, y la posible asociación entre obesidad y asma. En este último aspecto es en el que se ha centrado este nuevo estudio.

Al mismo tiempo hay que destacar que obesidad se relaciona con otras enfermedades frecuentes entre la población mayor como el Síndrome de Apnea del Sueño, el reflujo gastroesofágico, la insuficiencia  venosa crónica y la artrosis de las articulaciones que han de aguantar una carga extra de peso. De igual modo, quienes tienen sobrepeso poseen un mayor riesgo cardiovascular, y se incrementan sus posibilidades de padecer diabetes mellitus, hipertensión arterial, así como de elevar el colesterol y los triglicéridos plasmáticos.

Obesidad en mayores

Los nuevos datos

En este nuevo estudio lo científicos se centraron en analizar si el tejido graso acumulado en las vías respiratorias que encontraron a la hora de realizar su análisis tenía alguna correlación con el peso corporal. Para ello se centraron en unas muestras de pulmón post mortem donadas para la investigación. Estudiaron así 52 casos: 15 de ellos no habían tenido asma, 21 que sí la tuvieron pero murieron por otras casusas, y 16 que fallecieron a consecuencia del asma.

Para detectar la grasa usaron un tinte especial de modo que les permitió visualizar bajo microscopio la presencia o no de la misma en los pulmones. Después compararon los datos obtenidos con el Índice de Masa Corporal (IMC) de cada individuo. Lo que descubrieron es que la cantidad de células grasa aumentaba en línea con el aumento de IMC, alterando por tanto la estructura de las vías respiratorias y causando inflamación en los pulmones.

Vías de investigación

El doctor Peter Noble, profesor asociado de la Universidad de Australia Occidental y coautor del estudio, asegura que el vínculo entre el sobrepeso y la obesidad con el hecho de tener asma o peores síntomas de esta enfermedad ya se ha demostrado previamente en otros estudios, lo novedad es el nexo que refleja esta nuevo estudio. Así, esta relación “se podría explicar por la presión directa del exceso de peso en los pulmones o por un aumento general de la inflamación creada por el exceso de peso”.

Los investigadores consideran que este hallazgo es muy importe porque como indica Thierry Troosters, presidente de la European Respiratory Journal, esto significa que los cambios en las vías respiratorias en estas personas están propiciados por la característica de disponer de más peso del recomendado.

Por ello, desde su punto de vista, es necesario seguir con esta vía de estudio para ver si el efecto del asma en estos pacientes se podría revertir con una terapia de pérdida de peso. Mientras tanto considera que es importante ayudar a estos pacientes a que reduzcan los kilos de más.

Sonambulismo y apnea del sueño

Obesidad y síndrome de apnea del sueño

El síndrome de la apnea sueño es una enfermedad que sufren alrededor del 6% de los adultos, aumentándose los casos a medida que la edad avanza. Se considera que la obesidad es el principal factor de riesgo para desarrollar este trastorno.

Algunos expertos indican que esta condición se debe a que la obesidad determina una infiltración de grasa submucosa de la vía respiratoria superior que provoca una disminución de su tamaño y una pérdida del tono muscular que favorece el colapso. Del mismo modo el hecho de tener que hacer un mayor impulso inspiratorio influye en la pérdida del equilibrio de presiones necesario para mantener la permeabilidad de la vía respiratoria durante la inspiración.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, algunos expertos coinciden en resaltar la importancia de evaluar la función pulmonar de los pacientes obesos. Para ello, las pruebas se han centrar en detectar alteraciones específicas para determinar en qué grado la obesidad está afectando a su capacidad respiratoria y si un abordaje del sobrepeso implica una mejora de su enfermedad.

0

No hay comentarios ¿Te animas?