Avances

¿Qué hay de nuevo en el tratamiento del Síndrome de Sensibilidad Central?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 29 de diciembre de 2019

4 minutos

No es una enfermedad, sino un conjunto de patologías complejas, algunas muy poco conocidas

Síndrome de Sensibilidad Central

El Síndrome de Sensibilidad o Sensibilización Central (SSC) es un grupo de enfermedades muy diversas, al que, además, se van sumando algunas que comienzan a ser diagnosticadas y que suponen un reto para la ciencia médica. Todas tienen un factor común: la persona que padece una, o más de una, presenta una alteración en la manera en la que su organismo reacciona ante determinados estímulos. Su umbral sensitivo baja y se produce una hipersensibilidad, que puede traducirse en múltiples manifestaciones para las cuales no se encuentra una dolencia física que las justifique.

El dolor y el cansancio inexplicable son síntomas comunes, pero no los únicos, porque todo va a depender de qué estimulo, interno o externo, genere esa sensibilización extrema, que tiene su origen en el propio sistema nervioso central.

síndrome sensibilización central

¿Qué enfermedades se consideran incluidas SSC?

La fibromialgia y la fatiga crónica son dos de las que, tras décadas sin ser realmente identificadas y diagnosticadas, ahora se conocen un poco más. Ambas fueron reconocidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS_es) en 1990, hecho que supuso un aval médico científico especialmente importante para los pacientes, a los que, en muchas ocasiones, les resultaba imposible poner un nombre concreto a su dolencia.

En la actualidad, se incluyen en este tipo de patologías, no siempre comprendidas, otras enfermedades, como la sensibilidad química múltiple o la electrohipersensibilidad, un síndrome este último sin duda ligado al desarrollo tecnológico, ya que, como explican expertos de la Sociedad Española de Síndrome de Sensibilidad Central (sessec) es una respuesta extrema de intolerancia del organismo a la acción de los campos electromagnéticos.

Cefaleas tensionales o migrañas, síndrome de las piernas inquietas, enfermedad de colon irritable son solo algunas de las dolencias que también se consideran incluidas en el Síndrome de Sensibilidad Central. Nadie descarta que puedan surgir nuevas patologías, al mismo tiempo que aparecen nuevos estímulos.

síndrome sensibilización central dolor cabeza

La incidencia del síndrome en las personas mayores

Los datos sobre la prevalencia de estas, llamadas en ocasiones enfermedades “emergentes”, son aún escasos, aunque algunos estudios estiman que el Síndrome de Sensibilidad Central en España podría afectar al menos a un 5% de la población.

De todas las patalogías que abarca, la fibromialgia es la enfermedad de mayor prevalencia y el número de casos diagnosticados se ha incrementado en los últimos. El dolor musculoesquelético generalizado y la sensación dolorosa en puntos concretos son sus características principales, pero, como puntualiza la Sociedad Española de Reumatologia (@SEReumatologia) no es una enfermedad articular. Tampoco puede clasificarse como un tipo determinado de artritis, porque no implica procesos inflamatorios. Según datos del Estudio EPISER, elaborado por la Sociedad, su prevalencia en nuestro país es del 2,73% y aunque su mayor presencia se detecta en personas de entre 40 y 50 años, principalmente mujeres, la fibromialgia puede aparecer en cualquier etapa de la vida.

Por su parte, la fatiga crónica es una enfermedad que, según su grado de intensidad, puede llegar a ser invalidante. Supone un agotamiento extremo, físico o mental, para el que no existe causa alguna que lo justifique. De esta patología, poco frecuente, se conocen casos tanto en la infancia, como en la juventud o en la edad madura.

Otras enfermedades incluidas en el síndrome de sensibilización central, como la sensibilidad química múltiple, la electromagnética o la acústica, suelen englobarse bajo el término propuesto por la OMS Intolerancia Ambiental Idiopática, porque todas comparten el hecho de desencadenarse por un agente externo, ante el que el organismo muestra hipersensibilidad, haciendo que surjan síntomas que no tienen nada que ver con los que produciría una alergia. Su prevalencia es baja y se centra fundamentalmente en el segmento de población entre 45 – 55 años.

sindrome sensibilización central

Diagnóstico, síntomas y tratamiento

Este conjunto de patologías se agrupan en el Síndrome de Sensibilidad Central porque es frecuente que más de una afecte a una misma persona. Los síntomas se solapan y en muchos casos el diagnóstico se realiza por descarte de otras posibles enfermedades. Es habitual que una persona que sufre fibromialgia padezca también fatiga, trastornos del sueño, sistema inmunológico debilitado… todo ello unido a los problemas de estrés, ansiedad o depresión que suelen ir asociados al síndrome. Es importante insistir en que el origen de uno de sus síntomas principales: la presencia de dolor, está en el propio sistema nervioso central, que hace que ese dolor persista y se "amplifique" aunque “desde fuera” no se detecte motivo alguno (o suficiente) que lo explique.

En algunos casos, una persona afectada puede tardar años en obtener un diagnóstico definitivo. Son necesarias un sinfín de pruebas, exploraciones físicas y consultas con numerosos especialistas hasta obtener resultados.

Son muchas las investigaciones en curso para encontrar una solución médica a estas enfermedades, algunas inimaginables hace solo unas décadas. Los tratamientos avanzan para intentar mejorar la calidad de vida de los pacientes. Los expertos coinciden en que cualquiera de esos tratamientos requiere un acercamiento global a una patología tan compleja como ésta, para lograr alivio en los síntomas más evidentes, pero sin descuidar otros menos relevantes pero también importantes. Fármacos más efectivos, unidades del dolor especializadas, fisioterapia específica, o innovadores tratamientos, como la estimulación magnética transcraneal, que permite aliviar los síntomas de la fibromialgia, son solo una pequeña muestra de cómo la medicina se enfrenta al reto del síndrome de sensibilización central.

0

No hay comentarios ¿Te animas?