Cuídate

Blefaroplastia: una de las operaciones de cirugía estética más demandadas por los mayores

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Viernes 14 de febrero de 2020

4 minutos

Rejuvenecer la mirada y corregir problemas de visión son los objetivos de esta famosa técnica

blefaroplastia la cirugía del párpado

La belfaroplastia es la cirugía palpebral o de los párpados y se trata de una operación que combina fines estéticos y terapéuticos. Su objetivo es corregir las anomalías que pueda presentar el tejido que da forma al contorno de los ojos, concretamente las que afectan a la piel y a la musculatura de los párpados superiores e inferiores, responsables últimos de proteger nuestros delicados y complejos órganos de visión.

¿Por qué se “caen” los párpados?

Explicado de manera sencilla una intervención de este tipo puede plantearse cuando el párpado, sobre todo el superior, se muestra caído, llegando en ocasiones a invadir parte de la superficie ocular. Es lo que en términos médicos se conoce como ptosis. Como señalan los especialistas, algunas veces es un extremo de ese párpado el que se descuelga por falta de tensión muscular, provocando una apreciable asimetría. Aunque también puede ser la presencia de un exceso de piel que da un aspecto abolsado (dermatocalasis) la que desencadena la patología en el área palpebral.

El propio envejecimiento y el deterioro de los tejidos, la debilidad del músculo que nos permite abrir y cerrar los ojos cuando queremos, un daño en el nervio que hace posible ese movimiento, quizá por una enfermedad, un traumatismo o un accidente cerebro vascular; y alguna dolencia congénita son algunos de los posibles orígenes de ese anómalo desplazamiento.

En algunos casos, la caída de los párpados también puede estar relacionada con otras enfermedades de índole diverso, desde un tumor no detectado, que se encuentra ubicado próximo al ojo; hasta una miastenia o una diabetes que está empezando a afectar al órgano de la visión.

Blefaroplastia para rejuvener la mirada y corregir problemas de visión

¿Es aconsejable esta técnica quirúrgica en personas mayores?

Aunque como hemos dicho, las causas de esta anomalía, que puede verse fácilmente en el rostro de quien la sufre, son variables, muchas veces se debe únicamente al propio proceso natural de envejecimiento, que puede hacer que aparezcan las clásicas bolsas en los párpados inferiores y la flacidez en los superiores, sobre todo a partir de los 50 ó 60 años. Según señala el Instituto de Microcirugía Ocular (@imobarcelona) ésta es la cirugía estética facial más demandada.

Probablemente el motivo del elevado número de personas que someten a la operación sea que eliminar las bolsas y el exceso de piel y grasa acumulada por medio de una cirugía palpebral, consigue, en la mayoría de los casos, un excelente resultado a la hora de rejuvenecer la mirada y “restar años” al conjunto del rostro. Optar por la cirugía estética para obtener un mayor bienestar físico y psíquico siempre es una opción, pero hay que recordar que la blefaroplastia no siempre se realiza por este motivo, sino porque puede resultar necesaria para corregir problemas de visión que, de no tomarse las medidas oportunas, podrían desencadenar patologías oculares serias.

La pstosis del párpado superior puede llegar a tapar una pequeña parte del ojo, incluso a dificultar la visión periférica. Cuando el descolgamiento entorpece de forma considerable cualquier actividad que implique fijar la vista, como puede ser leer o trabajar frente a una pantalla, puede desencadenar síntomas asociados como fatiga ocular, dolores de cabeza frecuentes y malestar general. En estos casos, tras un estudio previo será el oftalmólogo el que indique la idoneidad de la intervención.

Blefaroplastia para corregir problemas de visión

La blefaroplastia y sus riesgos

No es una operación excesivamente compleja, pero como cualquier otra, tiene sus posibles complicaciones que deberán valorar los especialistas. Como explica Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y cuello (@SEORLCCC), el objetivo es remodelar el párpado inferior o superior eliminando el exceso de tejido muscular o graso.

En la mayoría de las ocasiones, se trata de una cirugía ambulatoria cuya recuperación suele ser rápida, aunque los resultados definitivos no podrán comprobarse hasta pasadas unas semanas o meses. Previamente, se tendrá que realizar un completo análisis de toda el área periorbitaria por si existiese alguna otra patología que debería ser corregida.Puede ocurrir que además del párpado, también la ceja presente un anormal descenso. Las nuevas tecnologías, entre ellas el estudio facial en 3D permiten visualizar los posibles resultados finales antes de la intervención.

Ya en quirófano, el cirujano especialista realiza una serie de mínimas incisiones (a veces una sola) siguiendo la línea del párpado, para poder llevar a cabo la retirada de exceso de tejido. El uso del láser ha supuesto un importante avance en este tipo de intervenciones, evitando cortes visibles en la piel y reduciendo el riesgo de hematomas o inflamación en el proceso de recuperación postoperatorio.

En el caso de las personas mayores, el estudio previo tendrá que valorar, además, cualquier enfermedad que pudiera desaconsejar la operación o exigir precauciones extra, por ejemplo en el caso de los pacientes que sigan tratamientos farmacológicos de anticoagulación. Porblemas de tiroides, cardiopatías, diabetes, galucoma o desprendimiento de retina son dolencias que también deberán ser tenidas en cuenta, tal como apunta la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (@SECPREorg)

En cuanto a los riesgos, son mínimos aunque en el caso de la intervención del párpado superior el cuidado a la hora de manipular el músculo encargado de su movimiento ha de ser extremo. También, una técnica no apropiada o aplicada de manera incorrecta en el inferior, podría provocar efectos no deseados, como la retracción del párpado, que haría que el ojo quedase demasiado abierto con las posibles molestias y patologías, como la del ojo seco, que podrían surgir.

0

No hay comentarios ¿Te animas?