Cuídate

Cosmética reductora y anticelulítica, ¿realmente funciona?

Mariola Báez

Domingo 5 de mayo de 2019

3 minutos

Estimular la microcirculación y actuar sobre los cúmulos grasos son objetivos de estos productos

Cosmética reductora (Bigstock)
Mariola Báez

Domingo 5 de mayo de 2019

3 minutos

Resulta imposible dar una respuesta definitiva sobre el grado de eficacia de los distintos tipos de cremas incluidas dentro de la llamada cosmética reductora o adelgazante, ya que, la formulación de cada una de ellas es distinta y, además, ese nivel de eficacia depende de múltiples factores.

Es importante señalar que, en cualquier caso, se trata de productos cosméticos, no de medicamentos, aunque esto no quiere decir que no estén basados en investigaciones y ensayos clínicos que tienen como objetivo mejorar y potenciar sus resultados. La Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) recuerda que, tras cada fórmula anticelulítica, hay un trabajo de investigación y una serie de evaluaciones previas que garantizan la total seguridad en su aplicación.

¿Cómo actúa una crema reductora?

Extractos de plantas y/o algas marinas, principios activos, aminoácidos como la carnitina, sustancias derivadas de la cafeína o de plantas como la centella asiática, ácidos extraídos de determinadas frutas… son algunos de los ingredientes habituales en este tipo de productos. Su acción se centra en dos aspectos clave a la hora de definir el contorno corporal y conseguir reducir la grasa localizada y la “piel de naranja”.

Por un lado, actúan reactivando la microcirculación subcutánea en la zona en la que se aplican, generalmente a través de un efecto frío-calor con el que se consigue este objetivo. Por otro, inciden en el tejido adiposo para intentar movilizar las grasas acumuladas y facilitar su eliminación. 

Tal como recuerda el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social un estilo de vida saludable, que incluya una dieta equilibrada y evite el sedentarismo, es la mejor manera de prevenir los problemas de sobrepeso y sus posibles consecuencias.

Teniendo en cuenta esta premisa, la cosmética reductora puede ayudar a mantener una piel más firme, con reducción de la presencia de grasas, mejorando y revitalizando la microcirculación subcutánea que favorezca la eliminación del exceso de líquidos, grasas y toxinas aunque, en ningún caso, pueden sustituir a tratamientos médicos o médico estéticos especícos. 

Mayor eficacia

También es importante tener claro que la constancia y la forma en la que apliquemos este tipo de productos influyen en los posibles resultados. Entre los consejos para obtener máxima eficacia en el uso de cremas reductoras y anticelulíticas, expertos en estética destacan la necesidad de preparar la piel antes de la aplicación con una correcta exfoliación que permita una mejor penetración de los distintos principios activos, así como la necesidad de realizar un suave masaje que incremente la efectividad del tratamiento.