Cuídate

Cuándo debemos aplicarnos crema para el contorno de ojos

Teresa Rey

Jueves 18 de abril de 2019

2 minutos

Esta zona presenta una piel más fina, así que se aconseja usar cosméticos específicos día y noche

Cuándo debemos aplicarnos crema para el contorno de ojos (Bigstock)

La piel que rodea los ojos es una de las más delicadas, al ser más fina. De igual modo, se trata de una zona que se utiliza mucho para expresar todo tipo de emociones, los músculos que la bordean se mueven sin cesar, y es por ello más propensa a manifestar los primeros signos de envejecimiento: arrugas o en el caso de cansancio, ojeras e incluso bolsas. Para cuidar esta dermis tan frágil hay unas cremas específicas, los contornos de ojos, que se han de aplicar de una forma concreta para conseguir su máxima efectividad.

Usar gafas de sol

Si queremos cuidar bien esta parte del rostro, los expertos aconsejan recurrir a cosméticos especialmente formulados para ella. Esto es así porque normalmente poseen activos más suaves y deben estas testados oftalmológicamente. El colágeno y la elastina, sustancias esenciales en la piel, son menores en el contorno de ojos, por ello los productos que se desarrollan se focalizan en dotarla de una mayor hidratación combatiendo estas carencias.

Tampoco debemos olvidar que esta zona está expuesta al sol todo el año, por ello los signos del paso del tiempo son más visibles. Para paliarlos, es recomendable usar gafas de sol homologadas y que cubran todo el ángulo visual, incluidos los laterales, para que no puedan penetrar las radiaciones solares por ningún hueco.

Otra forma de proteger los ojos de sol y de sus efectos sobre la piel que los rodea es utilizar sombreros o gorras cuando vayamos a exponernos a este o dar largos paseos.

Cómo aplicar el contornos de ojos

La efectividad del contorno de ojos depende en cierta medida de la forma en la que nos lo apliquemos. Es mejor que nos pongamos este producto dos veces al día, por las mañanas antes de empezar nuestra actividad, y por la noche.

Dentro de nuestro ritual de belleza, primero deberemos proceder a limpiar la piel como siempre hacemos. A continuación, cuando ya la tengamos lista, nos echaremos el contorno de ojos, pero ¡atención! porque no tenemos que seguir la misma pauta que con la hidratante.

Aquí se tiene que usar poca cantidad de producto y extenderla de forma suave con la yema de los dedos. Otra forma es colocar bajo los ojos una mínima dosis del contorno y después hacer lo mismo, utilizar siempre la yema, sin prisas. Después, ya puedes utilizar la hidratante de día o de noche, según el momento en el que estés. Por el día, el contorno protege de las agresiones externas y la mantiene hidratada, y por la noche contribuye a la regeneración de la piel.

0

No hay comentarios ¿Te animas?