Deporte para mayores

Si quieres practicar ejercicios de bajo impacto, toma nota de estas rutinas

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Sábado 25 de mayo de 2019

2 minutos

Nadar, montar en bicicleta o remar son algunas de las actividades más saludables en este sentido

La natación es un perfecto ejercicio de bajo impacto

No son pocas las ocasiones que hemos recomendado la práctica de una actividad física como parte de una vida saludable, ejercicio que siempre se debe ajustar a las capacidades y necesidades de quienes lo practican. Así, para aquellas personas que se animan por primera vez a hacer deporte, acaban de recuperarse de una lesión o ya no tienen los huesos y las articulaciones tan fuertes como antes (como puede ser el caso de las personas mayores), los ejercicios de bajo impacto son una magnífica opción para estar en forma.

Natación

Es la actividad por excelencia de estas características gracias a que se realiza en el medio acuático con lo que nuestros músculos y huesos tienen un menor impacto y se minimiza el riesgo de lesiones.

No existe edad límite para practicar este deporte y nos ayuda a fortalecer nuestro corazón, aumentar nuestra capacidad pulmonar y favorecer el sueño y descanso, como detallan desde Sanitas (@sanitas). Por si fuera poco, nuestro cuerpo y nuestra mente están más relajados gracias a esa presión y falta de gravedad en el agua. 

Montar en bicicleta

Un ejercicio que podemos hacer tanto dentro de casa, con una bicicleta estática, como al aire libre recorriendo senderos y vías verdes. Por tanto, nunca es tarde para darle a los pedales. ¿Qué lograremos? Es una de las mejores prácticas físicas para mejorar nuestra salud cardiovascular, tonificar nuestras piernas, fortalecer nuestras rodillas, ayudarnos a controlar nuestro peso si lo hacemos de forma regular y nos servirá para reforzar la zona lumbar. ¿Qué más se puede pedir?

TRX

Tal vez a muchos le suene a chino este deporte que causa furor en los gimnasios de todo el país. Se trata de un ejercicio que se realiza con gomas elásticas que se mantienen fijas al techo o a la pared. Es una especie de entrenamiento en suspensión y se usa la gravedad y el propio peso del cuerpo para ejercitarlo por completo. De esta manera, se mejora la movilidad, la flexibilidad y la coordinación.

Para las personas mayores, además, resulta muy gratificante ya que pueden realizar todo tipo de movimientos y ejercicios con total libertad sin miedo a caerse, siempre, eso sí, que se ajuste a sus capacidades.

Remo

No es necesario que tengas un río o el mar cerca de casa para practicar este deporte. Hoy en día en multitud de centros deportivos tienen una máquina de remar que simula que estás al aire libre. Así, gracias al movimiento de los brazos y las piernas se logra fortalecer el tren superior del cuerpo, ganar fuerza en los glúteos e incrementar la capacidad cardiovascular.

0

No hay comentarios ¿Te animas?