Deporte para mayores

Los mejores ejercicios de calentamiento para las personas mayores antes de hacer deporte

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Domingo 18 de agosto de 2019

2 minutos

Gracias a estos movimientos iniciales, tu cuerpo estará preparado para prevenir las lesiones

Los mejores ejercicios de calentamiento para las personas mayores antes de hacer deporte

Es una premisa imprescindible para todo aquel que se propone hacer deporte. El calentamiento previo. Da lo mismo la actividad que vayas a realizar o la intensidad de la misma. Siempre hay que hacer unos minutos de calentamiento y no pasar este importante paso por alto. Si no haces esos movimientos previos no te podrás beneficiar de: 

  • Un aumento del ritmo cardíaco de forma progresiva, así como un incremento de la temperatura corporal.
  • Una preparación previa para que articulaciones y músculos no se resientan ante un movimiento y pueda derivar en una lesión
  • Incremento de la capacidad de atención y concentración para luego hacer esa actividad física. 
  • Una mejora de la fuerza y la destreza física.
Los mejores ejercicios de calentamiento para las personas mayores antes de hacer deporte

Razones todas ellas esenciales para que no se nos olvide realizar algunas pautas de calentamiento antes de ponernos a sudar. Ejercicios para preparar el cuerpo hay muchos; pero hoy solo vamos a seleccionar unos cuantos, en este caso especialmente adaptados para que las personas mayores puedan realizarlos. 

Ejercicios sencillos de calentamiento en una silla

Empezamos nuestra rutina con unos suaves movimientos para calentar la zona del cuello y los hombros. Para ello nos sentaremos en una silla y comenzaremos a realizar círculos con el cuello; primero en el sentido de las agujas del reloj y luego para otro lado. Movimientos circulares hacia adelante y hacia atrás que también realizaremos con ambos hombros.  Repetimos ejercicio con el cuello: en este caso movemos la cabeza a un lado y a otro y, lo haremos también de arriba y abajo. 

Seguimos sentados en la silla y dejamos caer los brazos a lo largo de cuerpo. Ahora es el momento de desplazar el cuerpo hacia un lado como si quisiésemos tocar el suelo con la punta de los dedos. Hacemos lo mismo con el otro brazo.  

De pie y en movimiento

Continuamos con nuevos movimientos para los que ya no necesitaremos la silla:

  • Con los brazos en jarras y con las piernas abiertas y algo flexionadas, un pie permanece apoyado en el suelo y el otro lo ponemos de puntillas para hacer giros con nuestro tobillo. Lo mismo haremos con el otro pie. 
  • En esa misma postura inicial, pero con los brazos sueltos, levantamos una rodilla hasta formar un ángulo de 90º con nuestro tronco. Alternamos ambas piernas.
  • Ahora, con las piernas juntas, elevamos los talones, sin despegar la punta de los pies, acompañamos esta subida con un balanceo enérgico de los brazos.
  • Una buena forma de terminar esta sesión de calentamiento es hacer una pequeña caminata a paso ligero, acompañando la respiración y con el movimiento normal de los brazos. 
0

No hay comentarios ¿Te animas?