Fisioterapia

Fisioterapia para combatir la osteoporosis mejorando la movilidad

Mariola Báez

Sábado 13 de abril de 2019

2 minutos

Las terapias con ejercicios específicos pueden mejorar la calidad de vida de las personas mayores

Fisioterapia para combatir la osteoporosis (Bigstock)

La osteoporosis es una enfermedad esquelética que produce una disminución de la densidad ósea haciendo que los huesos se vuelvan más porosos y, por ello, más frágiles. La Fundación Española de Reumatología recuerda que afecta más a las mujeres que a los hombres y que uno de sus principales riesgos son las fracturas derivadas de la propia debilidad del hueso, destacando entre las más habituales las de cadera, muñecas y fracturas vertebrales.

Una dieta equilibrada que aporte el calcio y la vitamina D necesaria para el buen estado de los huesos y evitar el sedentarismo son medidas eficaces a la hora de prevenir esta enfermedad, tal como indica la Asociación Española de la Osteoporosis y la Artrosis (AECOSAR). El ejercicio moderado y las técnicas específicas de fisioterapia son aliados a la hora de combatir la osteoporosis y lograr frenar la pérdida de densidad ósea que afecta a los huesos que forman nuestro esqueleto.

Cómo ayuda la fisioterapia y el ejercicio a combatir los efectos de la osteoporosis

Una vez diagnostica la osteoporosis y establecido el tratamiento dietético y/o farmacológico correspondiente, es normal sentir la tentación de evitar el ejercicio precisamente ante el temor de posibles caídas y fracturas. Esta es una idea que no beneficia la posible mejoría de la enfermedad. Hacer ejercicio siempre ayuda a fortalecer los huesos, tal como afirman médicos expertos y prestigiosos centros como el estadounidense Centro Nacional de Información sobre la osteoporosis y las enfermedades óseas.

Siempre dependiendo del grado de desarrollo de la enfermedad, del estado físico general y de la posible existencia de otras dolencias relacionadas como artritis o artrosis, el ejercicio dirigido por un fisioterapeuta, que ayude a reeducar la postura corporal y a incrementar la movilidad mediante la tracción muscular, resultará de gran ayuda a la hora de frenar, al menos en parte, la pérdida de densidad ósea.

Para combatir la osteoporosis con ejercicio es importante consultar qué actividades físicas son las más recomendables en cada caso y qué movimientos se deben evitar. Una persona con osteoporosis puede realizar numerosas rutinas de ejercicios que tengan fines terapéuticos. El fisioterapeuta siempre evitará aquellos que impliquen un esfuerzo excesivo, como levantar pesos, un gran impacto para las articulaciones (saltos, carreras) o aquellos movimientos bruscos, como flexiones de tronco o rotaciones forzadas de la columna, que pudieran resultar contraproducentes o incluso peligrosos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?