Salud

Una geriatra de la planta COVID de un hospital alerta de las posibles consecuencias de las navidades

Pablo Recio/ Fernando Quintela

Foto: Fernando Quintela

Lunes 14 de diciembre de 2020

1 minuto

"Tenemos miedo de que vuelva a haber otra ola y de que se vuelvan sectorizar las residencias"

Una geriatra de la planta COVID de un hospital alerta de las posibles consecuencias de las navidades
Pablo Recio/ Fernando Quintela

Foto: Fernando Quintela

Lunes 14 de diciembre de 2020

1 minuto

65Ymás entra en una Planta COVID de un hospital donde atienden a los mayores de residencias

Habla una geriatra que medicalizó residencias en Madrid: "Nos vimos desbordados"

Las personas mayores de la Comunidad de Madrid han sido menos afectadas por la segunda ola que los jóvenes desde el punto de vista cuantitativo. Así se desprende de los datos oficiales del Ministerio de Sanidad publicados durante el otoño. Y, en concreto, quienes viven en residencias –los grandes afectados por la primera embestida de la pandemia (fallecieron más de 6.000 por COVID sólo en la región madrileña), son los que menos han sufrido esta ola, al menos, en cuanto al número de infecciones. 

Según la geriatra y trabajadora en planta COVID del Hospital Puerta de Hierro, Ana Suero, con la que ha conversado 65Ymás en su propio centro de trabajo, esto se debe a distintos factores: la alta inmunidad de la mayoría de residencias madrileñas, las medidas de protección implementadas desde mayo y el diagnóstico precoz que se realiza gracias a las PCR y otros test, unas herramientas, que escaseaban en marzo y abril.  

IMG 9804
Ana Suero atendiendo a Viviano, un paciente de COVID que vive en una residencia de Majadahonda. 

 

"Llevamos viendo esta segunda ola desde septiembre, con pacientes de residencia que empezaron a venir a finales de agosto. Llegaban antes, porque se habían visto tantos que los sabían pillar a tiempo. Tenían fiebre o insuficiencia respiratoria, algunos, neumonías, pero no llegaban tan comprometidos desde el punto de vista respiratorio como los que vimos en los meses de marzo, abril y mayo", relata Suero. 

Además, continúa la sanitaria, durante esta segunda ola han tenido menos pacientes de residencias en la planta COVID, puesto que los que venían, eran los pocos que "no se habían contagiado durante la primera ola".

Es más, cuando este diario visitó el Hospital Puerta de Hierro, a principios de diciembre, sólo había dos pacientes de residencias hospitalizados, según contaban las sanitarias. Aunque también es cierto que, en ese momento, la incidencia en la Comunidad de Madrid era mucho más baja que en septiembre o octubre, cuando se vivió el pico de la curva de la segunda ola. 

IMG 9774

Podrían aumentar los contagios con las reuniones familiares navideñas

Sin embargo, y aunque se esté en un momento de poca incidencia de la pandemia, esta situación se podría revertir a finales de diciembre. "Todos, y también la población, estamos cansados física y mentalmente. Y nosotros de tantas horas de trabajo, también. Pero bueno, estudiamos y trabajamos para eso y tenemos vocación: aguantaremos una tercera ola, si llega", comenta. 

De esta manera, preocupan las reuniones familiares navideñas y las posibles salidas de mayores de las residencias por estas fechas. "La verdad, estamos trabajando de una manera muy estrecha con ellos y les seguimos tan de cerca, que al final tenemos miedo de que vuelva a haber otra ola y se vuelvan a sectorizar las residencias, pero bueno, estamos haciendo todo lo posible y trabajando diariamente para que todos estén lo mejor posible. Miedo, lo tenemos todos. Habrá que confiar en el civismo y en la responsabilidad de la gente y, nosotros, a seguir adelante", sentencia.  

Por ello, la geriatra recomienda "intentar estar en contacto con la gente más cercana del círculo, las mascarillas, los ambientes más ventilados y apelar a la responsabilidad de todo el mundo". "No puedes ir detrás de todo el país", reconoce. 

IMG 9762

¿Dónde se contagian los mayores?

En cuanto al dónde y quién ha contagiado a los mayores en esta segunda ola, Suero reconoce que en las residencias el virus suele venir de personas que salen y entran del centro, aunque la labor de rastreo no la realizan desde el hospital. "Cuando sale un caso positivo, estudiamos a todos los residentes y personal para sectorizar, pero no abordamos cómo ha sido", sostiene.

Y, respecto a los mayores no "institucionalizados" con COVID –que tratan los médicos de medicina interna del hospital–, la geriatra sostiene que, según le cuentan, suelen infectarse en su "entorno más cercano", aunque, de nuevo, repite, no es su labor realizar este trazado de contactos. Esta función corresponde a Salud Pública y Atención Primaria. 

"Al final, nosotros somos médicos y es como el que llega de un accidente de tráfico que iba a 200 por hora. Tratamos al paciente y no juzgamos. No vamos preguntando quién le ha podido contagiar", añade. 

Secuelas del coronavirus 

Finalmente, la geriatra sostiene que lo que sí que están notando es un aumento de las personas que vienen con secuelas de la infección. "Vienen muchísimos. Es una de las cosas que más se están viendo. Se ven trastornos anímicos y una malnutrición importantísima. Han perdido el apetito y la fuerza", asegura.

Además, la sanitaria afirma que muchos residentes han empeorado también desde el punto de vista cognitivo por las consecuencias del aislamiento. "Muchos pacientes con demencia han empeorado", reconoce. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?