Mayores

Terapias Respiratorias Domiciliarias: ¿qué deben tener en cuenta las personas mayores?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Viernes 28 de febrero de 2020

4 minutos

Para resultar eficaz, la oxigenoterapia exige equipos específicos y total adherencia al tratamiento

Terapias Respiratorias Domiciliarias como la oxigenoterapia

La oxigenoterapia es una de las posibles Terapias Respiratorias Domiciliarias (TRD) que actualmente suponen un gran avance en el tratamiento eficaz de distintas enfermedades, algunas de ellas crónicas, de especial relevancia entre la población de mayor edad. Son todas patologías relacionadas con la deficiente llegada de oxígeno a los pulmones, circunstancia que hace que su nivel en sangre no sea el adecuado, con el daño que esta situación puede provocar en el propio organismo o simplemente en la calidad de vida.

Las principales Terapias Respiratorias Domiciliarias

Forman un grupo heterogéneo de tratamientos que ya reciben más de 600.000 personas en España. Cada uno de ellos está indicado para enfermedades respiratorias determinadas. La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (@SeparRespira) señala cuatro entre los principales y más frecuentes:

  • Ventilación mecánica no invasiva. Útil cuando una persona presenta dificultad para respirar por sí misma y un equipo de ventilación externa permite suministrarle el oxígeno que requiere, sin necesidad de intubación, es decir, simplemente a través de una mascarilla.
  • Tratamiento CPAP (Presión Positiva Continua en Vía Aérea). Es la terapia respiratoria que se prescribe, principalmente, cuando existe apnea del sueño. También con a través de aparatología específica y mascarilla permite el suministro continuo de oxígeno. Es la TRD más utilizada, suponiendo entre el 65%-70% de todas las que se prescriben.
  • Aerosolterapia. En este caso, el objetivo no es lograr, exclusivamente, que el aire llegue a los pulmones, sino que una persona que presenta dificultades respiratorias pueda inhalar más fácilmente un determinado medicamento por medio de un nebulizador.
  • Oxigenoterapia. Como su propio nombre indica, es el tratamiento que persigue el suministro de oxígeno, bien de manera continuada o en periodos determinados. Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), fibrosis quística o neumonía son algunas de las dolencias en las que esta terapia, realizada en el propio domicilio según las indicaciones médicas, puede resultar de máxima eficacia.
La oxigenoterapia requiere equipo específico

La oxigenoterapia en el adulto mayor

Evitar las consecuencias de la escasa presencia de oxígeno en el organismo es el objetivo de esta terapia, cuyas pautas siempre serán definidas por el especialista neumólogo. Con ella, no solo será posible evitar riesgos relacionados con enfermedades que pueden afectar al sistema circulatorio y a órganos vitales, incluyendo el cerebro o el corazón, sino que además la calidad de vida de una persona con dificultades respiratorias mejorará de manera notable.

La oxigenoterapia domiciliaria puede reducir síntomas como el cansancio y la fatiga reduciendo, en muchos casos, la necesidad de ingresos hospitalarios. Para un adulto mayor, poder realizar el tratamiento en su propia casa supone múltiples ventajas en cuanto a comodidad, reduciendo desplazamientos y visitas a consultas médicas u hospitales, y también en seguridad y tranquilidad, al saber que dispone en todo momento del oxígeno necesario. Para que la oxigenoterapia resulte eficaz y segura los expertos insisten en tres recomendaciones importantes:

  1. Es importante conocer y familiarizarse con el equipo impescindible para realizar la terapia y contribuir a su correcto mantenimiento.
  2. Cumplir con exactitud las indicaciones del médico respecto a la cantidad necesaria de oxígeno que debe ser suministrada, los tiempos de aplicación e incluso el horario determinado, es básico para que la oxigenoterapia dé los resultados esperados. Un paciente nunca debe realizar modificaciones en el tratamiento sin previa autorización médica.
  3. Los profesionales sanitarios implicados en la atención a la persona que sigue esta terapia y también su propio entorno familiar juegan un papel determinante a la hora de ayudar a hacer más llevadero un tratamiento que, al principio, puede resultar incómodo o extraño, sobre todo por el hecho de estar 'atado' a una máquina y tener que utilizar mascarillas o cánulas. Los efectos psicológicos de la terapia, especialmente en sus inicios, han de ser, también, tenidos en cuenta.
Concentrador de oxígeno para oxigenoterapia

¿Qué equipos de oxigenoterapia existen?

Antes de determinar la necesidad de seguir una Terapia Respiratoria Domiciliaria, el neumólogo realiza un completo examen físico y una serie de pruebas diagnósticas, entre las que no faltan una pulsioximetría o una gasometría arterial, ambas destinadas a conocer los niveles de saturación de oxígeno en sangre.

Tras el estudio detallado de cada caso, se establecerán no solo las dosis y tiempos de administración, sino también en equipo adecuado según las necesidades específicas, las características de cada persona y también sus hábitos o actividades cotidianas.

Entre los posibles equipos necesarios para llevar a cabo la oxigenoterapia, el especialista puede recomendar el uso de un concentrador de oxígeno, algunos de gran capacidad  para utilizar exclusivamente en el domicilio y otros portátiles, de una bombona, más pequeñas y ligera, o de una mochila de oxígeno líquido, cuyo peso no suele superar los 4 kilogramos. Cánulas o gafas nasales, mascarilla o sonda transtraqueal, esta última para personas que requieren un suministro constante y en cantidad elevada, son los tres posibles instrumentos que harán que el oxígeno llegue, fácilmente, al interior del organismo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?