Medicina preventiva

Un estudio confirma que reducir calorías mejora el sistema inmune y reduce el envejecimiento

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Jueves 26 de marzo de 2020

3 minutos

El informe ha mostrado los efectos celulares que tiene la disminución de las ingestas en ratas

Un nuevo estudio confirma que reducir caloría es bueno para la salud

La teoría de que la restricción calórica puede aumentar la longevidad, proviene del siglo pasado gracias a una investigación realizada por Clive McCay y Mary Crowel en el año 1934. Ambos investigadores de la Universidad de Cornell (Estados Unidos) comprobaron que una dieta muy baja en calorías en ratones pero con los nutrientes necesarios, aumentaba su longevidad y hasta mejoraba su estado de salud. Se demostró que se reducía la incidencia de enfermedades malignas y por ende al vivir un mayor número de individuos aumentaba la expectativa de vida. A partir de este primer hallazgo se empezaron a realizar distintos informes para ahondar en los beneficios de esta reducción estricta de calorías en los humanos.

Vías celulares

Científicos de Estados Unidos y China, acaban de publicar en la revista Cell un estudio, hasta ahora el más detallado, que muestra los efectos celulares de una dieta restringida en la ingesta calórica en ratas. En concreto, lo que han verificado es que esta modificación en las comidas de esa manera puede proteger contra el envejecimiento en las vías celulares.

Juan Carlos Izpisúa, autor principal del informe, profesor en Salk's Laboratorio de Expresión Génica y titular de la Cátedra Roger Guillemin, asegura que si bien ya se sabía que la restricción calórica aumenta la vida útil, lo que ha conseguido este análisis es demostrar todos los cambios que ocurren en una sola célula para causar esto. Lo que facilita “objetivos con los que se podrá trabajar eventualmente con medicamentos para tratar el envejecimiento en humanos".

¿Cómo afecta el envejecimiento al cabello? Estos son los cambios que experimenta

El envejecimiento humano es un proceso natural vinculado a numerosas patologías, como el síndrome metabólico, la diabetes, la demencia y algunos tipos de cáncer, entre otras. Y ya se ha evidenciado en diversas investigaciones que reducir las calorías supone una de las intervenciones no farmacológicas más efectivas contra estas enfermedades que se asocian al paso del tiempo. Lo que sí se sabe es que las células individuales experimentan gran variedad de modificaciones a medida que se cumplen años, pero hasta ahora se desconocía de qué manera la restricción calórica podría influir en estos cambios.

Para hacer su estudio, el profesor Izpisúa y su equipo, realizaron una comparación entre ratas que comían un 30% menos con aquellas que efectuaban ingestas normales. Las dietas se controlaron desde los 18 hasta los 27 meses. En humanos, sería alguien que sigue este régimen desde los 50 a los 70 años. Al comienzo y al final de la dieta se aislaron y analizaron un total de 168.703 células de 40 tipos de células en las 56 ratas, provenientes de tejidos grasos, hígado, riñón, aorta, piel, médula ósea, cerebro y músculo.

Para estudiar cada célula individualizada se empleó una tecnología de secuenciación genética y así se midieron los niveles de actividad de los genes. Al mismo tiempo vieron la composición general de los tipos celulares dentro de cualquier tejido y compararon ratones viejos y jóvenes en cada dieta.

La gran mayoría de los cambios que sucedieron en las ratas con dieta normal cuando envejecieron no se detectaron en las que mantuvieron una dieta restringida. Es más, ya estando en una edad avanzada los animales sometidos a la restricción calórica mostraron que muchos de sus tejidos y células eran similares a los de los más jóvenes. Así, el 57% de las modificaciones experimentadas en los tejidos de las ratas con una alimentación normal, no estaban presentes en el otro grupo que se sometió a esa reducción controlada de calorías.

Calorías

Restricciones calóricas

Estos resultados proporcionaron, por tanto, un análisis detallado de lo que sucede a nivel de una sola célula durante el envejecimiento. Ciertas células y genes más afectados por la dieta están vinculadas con la inmunidad, la inflamación y el metabolismo de los lípidos. El número de células inmunes de casi todos los tejidos estudiados de las ratas con una dieta normal aumentó de forma considerable al hacerse mayores, algo que no pasó en las que comieron menos.

A su vez se apreció que una reducción de calorías revirtió los niveles de expresión de muchos genes antiinflamatorios en el tejido adiposo marrón, un tipo de tejido graso que se encuentra en el organismo.

Por lo tanto, el principal descubrimiento es que “el aumento de la respuesta inflamatoria durante el envejecimiento podría ser reprimido sistemáticamente por la restricción calórica", según ha explicado Jing Qu, profesor de la Academia de Ciencias de China.

Al mismo tiempo, detectaron que al centrarse en los factores de transcripción (que pueden alterar la actividad de otros genes), que se alteraron por la disminución de calorías, uno de ellos destacó sobre los demás: la dieta alteró los niveles del factor de transcripción Ybx1 en 23 tipos de células diferentes. Es por ello que los investigadores consideran que este factor puede estar relacionado con la edad y por este motivo quieren ampliar sus estudios respecto al mismo, y ver la manera de crear fármacos que intervengan en el envejecimiento celular además de analizar estrategias que ayuden a incrementar la vida y el estado de salud.

0

No hay comentarios ¿Te animas?