Medicina preventiva

Qué son las enfermedades zoonóticas y cómo afectan a los mayores

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Lunes 13 de enero de 2020

4 minutos

Son aquellas que se transmiten de los animales a las personas a través de microorganismos

Qué son las enfermedades zoonóticas y cómo afectan a los mayores

Las enfermedades zoonóticas son aquellas que se transmiten de los animales a las personas. Estas se producen por virus, bacterias, parásitos y hongos que se hallan en los propios animales, dando lugar a distintas patologías en humanos, algunas de ellas muy frecuentes. Los síntomas varían dependiendo del tipo de microorganismo y a quién le afecte, si se trata de una persona mayor o más joven y de otros aspectos relacionados con la salud.

Cómo se producen

Este tipo de enfermedades tienen una peculiaridad y es que se pueden transmitir de forma directa o indirecta. En el primer caso el contacto es el desencadenante y la causa es evidente, pero en el segundo es cuando hay más problemas ya que el contagio se puede producir por ingerir productos de consumo humano que provengan de animales infectados, como pueden ser la leche, los huevos y la carne, o incluso por el entorno.

Así pues los alimentos pueden dar lugar a infecciones zoonóticas. Si las vacas o los cerdos de una granja presentan una infección por parásitos como Cryptosporidium o Trichinella, las personas pueden contraer criptosporidiosis al tomar comida o agua contaminada con las heces de animales infectados. Esto ocurre a veces por el propio entorno, en especial cuando los huertos o las fuentes de agua están cerca de tierras donde se encuentra ganado vacuno, y se consumen las frutas sin lavarlas correctamente o se bebe agua no tratada.

Del mismo modo, las mascotas que están en casa pueden tener microorganismos y contagiarlos a sus dueños o personas que se relacionen con ellos. Los cachorros son los más propensos a infecciones, sobre todo por gusanos cilíndricos y anquilostomas. Con los animales salvajes ocurre lo mismo, en los mapaches suele anidar el parásito Baylisascaris, de modo que si accidentalmente se entra en contacto con un suelo contaminado por las heces de un mapache que lo porte, entonces es posible que se produzca el contagio.

Otro ejemplo de este tipo de trastornos es la rabia, que actualmente es prevenible mediante vacunación. En el 99% de los casos, la transmisión se produce por los perros, según informan desde la Organización Mundial de la Salud (OMS @WHO).

Enfermedades zoonóticas

Triquinosis

Las triquinosis es una enfermedad zoonótica causada por los parásitos ascáride, que se instalan en el cuerpo del huésped para vivir y reproducirse. Esta infección suele darse en animales carnívoros como osos y zorros, o también en omnívoros como cerdos domésticos o jabalíes. Si un humano come carne cruda o poco cocida de estas especies y contienen las larvas de triquinas, estas se transforman en gusanos adultos en el intestino en una semanas y, a su vez, los adultos van colocando sus larvas en otras partes del cuerpo como tejidos o músculos.

La triquinosis se puede contraer, por tanto, al tomar carne poco cocinada o cocida de los animales mencionados. Estos se infectan en el medio natural cuando se alimentan de otros que ya tienen el parásito. Los cerdos y los caballos pueden adquirirla al alimentarse, por ejemplo, de basura con trozos de carne infectada.

Es un trastorno habitual en zonas rurales de todo el mundo y aunque se puede tratar con medicamentos, a veces no es necesario. Se puede prevenir con facilidad si se cocinan bien estas carnes y se adoptan las medidas de higiene pertinentes. Los síntomas iniciales más frecuentes son diarrea, dolor abdominal, fatiga, náuseas y vómitos. Las complicaciones son poco frecuentes, pero a veces si las larvas migran a órganos vitales, pueden surgir problemas más complejos como una neumonía, miocarditis o encefalitis.

Efectos de la gripe

Gripe aviar y porcina

La OMS clarifica que los humanos puede contraer el virus de la gripe aviar y otros virus de la gripe de origen zoonótico, como el virus de la gripe aviar de los subtipos A (H5N1), A (H7N9) y A (H9N2) y el virus de la gripe porcina de los subtipos A (H1N1) y A (H3N2).

Cuando se produce el contagio en estos casos se pueden desencadenar enfermedades leves que afectan a las vías respiratorias altas, causando fiebre y tos, y otras más complicadas como neumonía, choque séptico, síndrome de distrés respiratorio agudo, etcétera. En ocasiones, surgen distintos grados de conjuntivitis, síntomas gastrointestinales, encefalitis y encefalopatía, dependiendo del subtipo de virus.

La infección humana por los virus A (H5N1) y A (H7N9) generalmente se relaciona con el contacto directo o indirecto con aves de corral infectadas, vivas y muertas. Los cierto es que los virus de la gripe están en un amplio reservorio silencioso en las aves acuáticas, que a día de hoy no se pueden erradicar, según la OMS.

Prevención

Las enfermedades zoonóticas pueden prevenirse en la mayoría de los casos, adoptando una serie de medidas higiénicas básicas:

  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón, y especialmente si se tienen mascotas después de tocarlas.
  • Es necesario seguir las instrucciones indicadas sobre la manipulación de alimentos para reducir los riesgos de transmisión.
  • Si se tiene el sistema inmunológico debilitado, como es el caso de los mayores, hay que tener más precauciones y ser cuidadosos en el contacto con animales que pueden portar determinados parásitos.
  • Se recomienda en general evitar comer carne cruda y poco cocida. Es importante que las carnes se cocinen bien, de modo que al menos alcancen una temperatura interna de 65ºC.
0

No hay comentarios ¿Te animas?