Salud

Enfermedades que te pueden contagiar tus mascotas

Victoria Herrero

Foto: Bigstockphoto

Martes 9 de julio de 2019

2 minutos

Es importante tener vacunado y desparasitado a tu animal de compañía para proteger tu salud

Enfermedades que te pueden contagiar tus mascotas

Si vas a tener tu primer nieto, igual has aconsejado a tu hija o a tu nuera embarazada que tengan cuidado si tienen un gato en casa. Y es que nuestras queridas mascotas son portadoras de enfermedades que pueden poner en riesgo nuestra salud. Por eso, no está de más conocer y prevenir algunas de las patologías más frecuentes.

Toxoplasmosis

Como ya hemos explicado, las embarazadas no deben limpiar las heces de sus gatos. Ni siquiera el arenero donde las depositan. En esos excrementos se encuentra un parásito que es especialmente peligroso si la madre tiene el sistema inmunitario muy débil o el contagio llega al feto. 

Pero no es solo un problema de salud que afecte a las embarazadas. Incluso comiendo carne contaminada o mal cocinada te puedes infectar. Por eso, nunca está de más pecar de precavidos, sobre todo las personas que tienen VIH, se están sometiendo a quimioterapia o siguen un tratamiento con medicamentos inmunosupresores.

¿Y qué pasa si ya ha habido contagio? El paciente suele tener fiebre y dolor de cabeza, garganta y músculos. Tal es su sintomatología que se llega a confundir con una simple gripe

Leptospirosis

En este caso, tienes que tener más cuidado con los pequeños de la casa, ya que es una enfermedad que se puede transmitir de perros a niños debido al contacto directo con el can infectado. Como consecuencia, el niño experimenta los mismos síntomas que el perro: vómitos, diarrea, dolor de cabeza o anemia. La bacteria leptospira, responsable de la enfermedad, reside en aguas dulces que han sido ensuciadas por la orina de los animales.

Garrapatas

Cuando un perro tiene garrapatas, puede que estas te piquen a ti y te trasladen una bacteria conocida como Borrelia burgdorferi. Como consecuencia, se produce una infección conocida como mal de Lyme, que comienza con una protuberancia similar a la picadura de un mosquito.

Sin embargo, esta señal no indica que tengas la enfermedad, cosa que sí ocurre cuando semanas después notas el resto de la sintomatología: un sarpullido más grande donde te picó la garrapata, fiebre, escalofríos, rigidez del cuello, erupción que se traslada a otras partes del cuerpo o dolor en las articulaciones. En casos más graves, incluso meses o años después, pueden aparecer graves problemas neurológicos. ​

Psitacosis

Si tienes un loro como animal de compañía, tu veterinario puede que te haya alertado sobre esta patología bacteriana, muy común en estas aves, y cuyos síntomas, cuando se contagia al hombre, no distan mucho de los de una neumonía.

0

No hay comentarios ¿Te animas?