Medicina preventiva

¿Sigue existiendo la tuberculosis? ¿Qué pasa si la contrae una persona mayor?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 5 de enero de 2020

3 minutos

Esta patología la provoca la bacteria 'Mycobacterium tuberculosis' y afecta a los pulmones

¿Sigue existiendo la tuberculosis?

La tuberculosis se origina por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, que por lo general siempre afecta a los pulmones, y a día de hoy es tratable y prevenible. Hubo una época en la que fue la responsable de numerosas muertes. Esto sucedió en el siglo XIX, cuando todavía no había una cura y al ser muy contagiosa provocó más del 30% del total de fallecimientos en Europa.

A finales de 1940, se descubrieron unos antibióticos que lograron combatirla, pero aun así no se ha conseguido erradicar del todo. Factores como el VIH o la falta de recursos sanitarios en algunos países ha propiciado que perdure. Según la Organización Mundial de la Salud, en el año 2017, un total de 10 millones de personas la padecieron y 1,6 millones murieron a consecuencia de ella. Actualmente se considera que es una de las diez principales causas de mortalidad en el mundo.

El contagio

Esta enfermedad se transmite de persona a persona a través del aire. Esto quiere decir que si alguien que la tiene y tose, estornuda, escupe o solamente habla o canta, y otro individuo está cerca e inhala los bacilos tuberculosos que contienes estas excreciones, se contagiará. Sin embargo, no se contagia por el contacto. Como curiosidad destacar que estas bacterias pueden permanecer activas en el aire durante varias horas, lo que incrementa las posibilidades de su transmisión.

Una cuarta parte de la población mundial tiene tuberculosis latente, es decir está infectada por el bacilo, pero no lo han desarrollado y no lo pueden tampoco contagiar. En estos casos el riesgo de enfermar de tuberculosis es de entre un 5% y 15%.

Qué tipos de tos se dan en los mayores y cómo se alivian

Las personas inmunodeprimidas que padecen por ejemplo VIH, sufren desnutrición, los diabéticos o los fumadores tienen un mayor riesgo de padecer tuberculosis. Quienes padecen sida tienen entre 20 y 30 veces más probabilidades de desarrollar esta patología. Además afecta en general a adultos en la edad más productiva de su vida. En algunos casos se habla de una mayor incidencia en personas de entre 15 y 35 años, y después en mayores de 65 años.

Los principales síntomas son tos (este resulta el más característico), fiebre, sudores nocturnos, pérdida de peso, malestar general y, si llega a órganos, se puede complicar con otras manifestaciones.

Fumar aumenta de forma considerable el riesgo de enfermar de tuberculosis, de hecho se calcula que el 7,9% de los casos que se dan en todo el mundo se pueden atribuir al tabaco.

En personas mayores

La tuberculosis pulmonar en los mayores a veces no se detecta con claridad porque se manifiesta de forma diferente con presentaciones atípicas que a veces se vinculan a la propia edad del paciente. Esto dificulta su detección, ya que se confunde con otras patologías.

Las manifestaciones principales en las personas mayores son un cambio en la capacidad funcional, astenia, anorexia, dolor crónico, deterioro cognitivo o fiebre sin foco. Un diagnóstico tardío en estos casos puede dificultar el tratamiento en esta población, y como consecuencia al mismo tiempo puede contribuir a un mayor contagio.

Posibles causas del cáncer de pulmón en no fumadores

Tratamiento

En la actualidad, la tuberculosis tiene un tratamiento específico que proporciona su cura. En un principio, el abordaje para mayores es el mismo que el de adultos de otras edades. Se basa en una combinación estándar de 4 medicamentos que se han de tomar durante seis meses. En el momento en que los afectados comienzan a tratarse el riesgo de infección disminuye, sobre todo a partir de las dos semanas.

Al mismo tiempo el paciente tiene que estar bajo la supervisión de un profesional de la salud para realizar un control y comprobar que está siguiendo la pauta indicada. Este es necesario porque muchas veces no se produce el cumplimento farmacológico y esto resulta especialmente peligroso para una enfermedad que se propaga con tanta facilidad. Para que se cure se han de usar los fármacos adecuados y ser estrictos con las indicaciones del médico tomándolos correctamente. La OMS asegura que entre 2000 y 2017 se salvaron cerca de 54 millones de vidas gracias al diagnóstico y el tratamiento de la tuberculosis.

Martín Lázaro: "El tabaco está detrás del 90% de los casos de cáncer de pulmón"

En la actualidad

Hay que tener en cuenta que una persona con tuberculosis puede infectar en un año a entre 10 y 15 personas por contacto directo. Además, el 95% de los casos y muertes se producen en países en desarrollo. Aunque está presente en todo el mundo, los datos de la OMS de 2017 indican que “la cifra más elevada de nuevos casos de tuberculosis se registró en las regiones de Asia Sudoriental y el Pacífico Occidental, con un 62% de los nuevos casos, seguidas por la Región de África, con un 25%”.

Del mismo modo, el 87% de los nuevos casos de tuberculosis surgieron en los 30 países donde hay una carga alta de la enfermedad. En ocho de ellos se produjeron dos tercios de los nuevos casos, entre los que se encuentran India, China, Indonesia, Filipinas o Pakistán.

Todos estos datos se tienen que tener en cuenta al viajar a estos países. Las personas mayores han de conocer estos riesgos y protegerse ante la posibilidad de contagiarse.

0

No hay comentarios ¿Te animas?