Salud

Miles de grandes dependientes que viven en sus casas, sin vacunar en plena tercera ola

Pablo Recio

Sábado 30 de enero de 2021

10 minutos

"No tenemos ni idea de cuándo nos va a tocar"

Miles de grandes dependientes que viven en sus casas, sin vacunar en plena tercera ola
Pablo Recio

Sábado 30 de enero de 2021

10 minutos

La vacunación de los grandes dependientes (grado III) que viven en sus domicilios –decenas de miles en España (Sanidad no sabe exactamente cuántos son)– parece que va a tener que esperar. Aunque este colectivo forma parte de la fase 1 del plan del Ministerio de Sanidad, en muchas comunidades, todavía no se sabe cuándo podrán inmunizarse. Y menos aún en este momento, en el que la campaña se ha ralentizado por la escasez de dosis de las vacunas de Pfizer y de Moderna. 

Ni siquiera en Asturias –que es una de las comunidades que más rápido ha vacunado– se ha empezado a inmunizar a este colectivo, según aseguran a 65Ymás desde la sección de CCOO en dicha región. Otras autonomías, como Aragón, Baleares, Galicia o Canarias, pretenden comenzar a comienzos de febrero. Y las hay, como Madrid, que todavía no se lo han planteado e incluso han paralizado la campaña, por falta de dosis, durante dos semanas. Con todo, en ciertas regiones, como en Navarra, sí que se ha comenzado a vacunar y, por ahora, ya han inmunizado a más de 600 grandes dependientes. 

Unos retrasos que pueden costar vidas

También es cierto que desde el Ministerio de Sanidad se han dado de plazo máximo hasta marzo para vacunar a todas las personas que entran en la fase 1. En concreto, el exministro Salvador Illa reconocía que, para finales de marzo, "el 80%" de las personas que viven en residencias estarían inmunizadas.

Sin embargo, si se demorase mucho más este proceso, las consecuencias podrían ser fatales para muchas de estas personas vulnerables, sobre todo en el momento actual, con los contagios disparados.  

Además, cabe recordar que, cuanto más lenta sea la campaña, más tardarán en llegar las dosis al resto de dependientes (severos y de grado I), así como a los mayores de 80 años, que son dos de los grupos que más posibilidades tienen de desarrollar síntomas graves de COVID-19. 

 

Captura de pantalla 2021 01 29 a las 18.46.37
Datos de vacunación a día 29 de enero de 2021. Fuente: Ministerio de Sanidad. 

 

Proteger al entorno del dependiente

Por otra parte, según asegura el investigador de la Universidad de Leicester, Salvador Macip, es imprescindible vacunar también "cuanto antes" al entorno asistencial del dependiente. "Creo que todo el personal que está en contacto con gente vulnerable tendría que vacunarse, igual que el personal sanitario, para evitar que se pongan enfermos. Su trabajo es esencial", argumenta.

"Cualquiera que tenga contacto con las personas más vulnerables debería estar en primera línea. El problema, ahora mismo, es que se están retrasando las entregas de las vacunas a nivel europeo y, por eso, no avanzamos más. Esperemos que se resuelva pronto", explica la inmunóloga del CSIC, Matilde Cañelles.

"Lo hemos pedido públicamente en el comité consultivo del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia. Y creo que hay buena recepción. Al Imserso, en principio, le pareció bien, porque las trabajadoras del SAD van de un sitio a otro y atienden a personas muy vulnerables. Y pueden convertirse en vehículo de transmisión, ya que trabajan a menos de un metro de ellos", señala por su parte la responsable de dependencia de UGT (@UGT_Comunica), Gracia Álvarez.

A pesar de todo, Álvarez reconoce que el proceso no es nada sencillo. "Es más fácil que vayan a una residencia cinco personas y vacunen a 100, que ir uno a uno", apunta. Aunque también matiza que, en el caso de las ciudades grandes, donde, actualmente, los contagios están descontrolados, es un riesgo que estas personas no estén inmunizadas.

EuropaPress 3532379 persona mayor

"No tengo ni idea de cuándo me va a tocar"

Ángel es uno de los miles de dependientes de grado III que esperan la vacuna como agua de mayo. De joven, tuvo la polio y, ahora, reconoce estar asustado, porque no sabe cuándo le inmunizarán y teme contagiarse antes de que le llegue la primera dosis.

"No tengo ni idea de cuándo me va a tocar. Lo ideal sería, como mucho, en febrero, porque, con el índice de contagios que hay en la Comunidad de Madrid, cada día tengo más miedo. Como me contagie, soy carne de cañón. Solamente con mi problema respiratorio, tengo todas las papeletas", asegura. 

Por ello, hace unos días, se puso en contacto con su centro de salud para saber si debía vacunarse de forma presencial o venía un enfermero a su casa pero, por el momento, no ha podido tener la cita con su médico de cabecera para que le pueda informar sobre cómo será el proceso. 

"Tengo varios amigos con mi mismo grado de dependencia y todavía no sabemos nada", critica. Aún por encima, añade, ciertas actitudes, en este contexto de escasez de dosis, le parecen impresentables. Sobre todo, cuando los más vulnerables no están todavía protegidos. "Cuando oyes que un alcalde se ha vacunado o que hay otros que defienden que lo hagan, te dices: '¡No señor!' ", denuncia.  

Así que, por ahora, parece que Ángel deberá esperar. Al menos, visto el ritmo de vacunación en la Comunidad de Madrid. Una región, donde, según cuenta a este diario el portavoz de la plataforma UPLA-La Unión (@DiciembreYo), Javier Garzón, todavía tienen que inmunizar a todas las personas de residencias y, posteriormente, se supone, a "los centros diurnos". Respecto a los grandes dependientes, denuncia, no se sabe nada, ni cómo contactarán con ellos (SMS, teléfono fijo, etc.) ni cuándo.

bigstock Helping The Needy 4601115

Algunas cuidadoras se están pudiendo vacunar, otras, no

Pero no sólo los grandes dependientes no están recibiendo sus dos dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna, los propios cuidadores tampoco están siendo inmunizados en muchas regiones, como Madrid o Cataluña, según denuncian desde la Plataforma Unitaria del Servicio de Ayuda a Domicilio (@UnitariaA).     

"Depende de la consejería de Sanidad. Por ejemplo, en Asturias están más avanzados, aunque en algunos pueblos se ha vacunado y, en otros, no. Luego, en Andalucía les han pedido el número de la seguridad social para hacerlo y también en Galicia y en Murcia. Es decir, en las comunidades en las que la campaña se ha llevado a buen ritmo, ya han avisado a las compañeras. En otras, como en Madrid, ni se ha hecho, ni se espera", critican. 

Incluso desde la patronal del sector de la Ayuda a Domicilio, ASADE, no tienen tampoco "información concreta o precisa sobre las vacunaciones", más allá de ciertas "peticiones de distintas Comunidades acerca del personal del SAD". 

Además, las cuidadoras entienden que están desprotegidas en esta tercera ola. "Cumplimos todas las medidas sanitarias que nos pide el Ministerio. Procuramos guardar la distancia, pero los usuarios, algunos, no entienden y se olvidan o no les da la gana ponerse la mascarilla. Muchos, las FPP2 las llevan eternamente", afirman. Y tampoco cuentan con el material de protección necesario, añaden, puesto que siguen trabajando con mascarillas quirúrgicas y, rara vez, les dan EPIs (FPP2) para cuidar a personas que no tengan 'oficialmente' COVID.

La lista de espera

Por otro lado, es preciso destacar también que, dentro del grupo de grandes dependientes, no se sabe si entrarían las personas que están pendientes de valoración. Es decir, los que forman parte de la famosa y kilométrica lista de espera.

Según el presidente de la Asociación estatal de directoras y gerentes de servicios sociales (@Ascdiresociales), José Manuel Ramírez, este colectivo de dependientes de grado III no reconocidos podrían ser unos 40.000 o 50.000 y no es seguro que se les incluya en la fase 1. 

El dilema de vacunar primero a los más vulnerables

Finalmente, cabe recordar que no en todos los países se tiene claro que lo más efectivo sea vacunar primero a los más vulnerables. Algunos científicos piensan que para reducir la alta transmisión, que acaba afectando a las personas de riesgo, se debería inmunizar en primer lugar a quienes más se contagian: los jóvenes.

El reputado inmunólogo Alfredo Corell que, en este debate, se posiciona a favor de vacunar a los vulnerables primero, explica a este diario este dilema sanitario: "Aquí se juntan cuestiones científicas y éticas. Se ha considerado que los primeros en vacunarse sean las personas vulnerables, sus cuidadores –por su contacto con ellos– y los sanitarios. En ese grupo, entrarían los grandes dependientes –y sus cuidadores– que, habitualmente, son personas de edad avanzada y con comorbilidades asociadas como tensión, problemas cardiovasculares, diabetes, obesidad... Por todo eso, son de los más vulnerables y están en los primeros grupos. La otra parte del debate que algunos grupos han sacado en Europa es que quizá había que haber vacunado primero a los jóvenes, porque son los más contagiadores. En cualquier caso, como estas primeras vacunas no hacen 0 el riesgo de transmisión, a mi criterio, se justifica que se opte por los más vulnerables". 

Sobre el autor:

Pablo Recio

Pablo Recio

Pablo Recio es periodista especializado en sociedad y salud, es graduado en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y comenzó su carrera profesional en el diario El Mundo cubriendo información cultural y económica. 

En 65Ymás, ha contado el drama vivido en las residencias durante la pandemia y ha sacado diferentes exclusivas de impacto como 81 menús de residencias de mayores, a examen: "Baja calidad nutricional y abuso de procesados"que fue citado en una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid. 

Además, es cofundador de la radio online Irradiando y cuenta con un máster en Gobernanza y Derechos Humanos por la Universidad Autónoma de Madrid y otro en Periodismo por el CEU San Pablo/Unidad Editorial. 

… saber más sobre el autor