Salud

Los problemas de ceguera nocturna o nictolopatía pueden esconder otras patologías oculares

Rosa Roch

Foto: BigStock

Viernes 1 de enero de 2021

1 minuto

Nictolopatía o ceguera nocturna. Qué has de saber
Rosa Roch

Foto: BigStock

Viernes 1 de enero de 2021

1 minuto

Los problemas de visión están muy generalizados entre la población. Miopía, hipermetropía, estigmatismo, cataratas, sequedad ocular, presbicia y un sinfín de alteraciones y enfermedades impiden que algunas personas puedan ver de manera correcta. Hay que añadir que para ver bien se necesita tener luz y cuando las condiciones de luminosidad son bajas cuesta poder ver suficientemente bien. En algunas personas la dificultad para ver con poca luz o por la noche es todavía más acusada, es lo que se conoce como ceguera nocturna o nictolopatía.

La visión nocturna es muy diferente a la diurna. La diurna está llena de colores y contrastes que facilitan distinguir objetos y distancias. En cambio, por la noche los colores se reducen, vemos casi en blanco, negro y tonalidades de grises, lo que hace que la agudeza visual también se reduzca y el campo de visión central se ve menos clara.

Si bien la ceguera nocturna no impide que se pueda ver por la noche, sí se hace con muchas más dificultad. No se trata de una enfermedad, sino de un síntoma que puede estar asociado una enfermedad o alteración ocular de otra índole.

 

Nictolopatía o ceguera nocturna. Qué has de saber

 

La células retinianas son las que se encargan de facilitar la visión en condiciones de poca luz. Cuando estas células de ven afectadas por diferentes enfermedades o problemas oculares puede aparecer la ceguera nocturna.

Las causas que producen que las células retinianas se alteren y en consecuencia pueda aparecer nictolopatía son:

  • Glaucoma
  • Miopía acusada
  • Diferentes fármacos para tratar el glaucoma
  • Cataratas
  • Diabetes
  • Retinosis pigmentaria
  • Queratocono

Primeros avisos de nictolopatía

Si se sospecha que se sufre de ceguera nocturna es importante acudir al especialista, el oftalmólogo, para que pueda hacer una valoración de la salud ocular y detectar cualquier problema que afecte a la visión.

Los principales signos que pueden hacer pensar que existe un problema de nictolopatía son:

  • Dificultad para moverse por casa, incluso teniendo algún punto de luz.
  • Dificultad para conducir por la noche.
  • Se suele evitar salir de noche por miedo a tropezarse.
  • Dificultad para reconocer las caras de las personas en lugares con poca iluminación.
  • Dificultad para que el ojo se adapte a la luz al salir de un espacio oscuro o para adaptarse a la oscuridad al entrar en un espacio poco iluminado. Se tarda más de lo que se podría considerar normal.

Qué opciones de mejora existen

El tratamiento a seguir para corregir la nictolopatía depende básicamente de la causa que la origine. Si se debe a un error refractivo importante, puede bastar con una actualización de la óptica y así mejorar la visión en situaciones de baja luz ambiental. Si, por el contrario, la nictolopatía está producida por cataratas, pasar por el quirófano para retirarlas también ayudará a paliar el problema.

El especialista se encargará de realizar todas las pruebas necesarias para evaluar la causa concreta de la ceguera nocturna, valorará que tratamiento se puede llevar a cabo y cuáles son las perspectiva de mejora.

0

No hay comentarios ¿Te animas?