Preguntas

¿Por qué pueden resultar beneficiosas las inhalaciones de vapor?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Viernes 17 de enero de 2020

1 minuto

Este remedio resulta especialmente aconsejable para aliviar la congestión en adultos mayores

¿Por qué pueden resultar beneficiosas las inhalaciones de vapor?

Las fosas nasales, concretamente la mucosa que recubre sus paredes interiores, cumplen una importante función a la hora de ejercer de filtro de los microorganismos y elementos nocivos que pueden encontrarse en el aire que respiramos.

Como señala la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuellos (@SEORLCCC) son varias las circunstancias que pueden provocar la inflamación de esta delicada mucosa. Algunas de ellas llevan aparejada una mayor secreción de la propia mucosidad y si unimos estas dos circunstancias, inflamación y aumento de las secreciones, el resultado más que probable es una congestión que va a provocar molestias de distinta consideración y posibles complicaciones.

Causas y consecuencias de la congestión nasal

En primer lugar, los expertos distinguen entre la obstrucción momentánea que pueden sufrir las fosas nasales en un episodio de fuerte reacción alérgica, en cuyo caso se hablaría de rititis, y aquella que deriva de enfermedades concretas y fácilmente reconocibles, como pueden ser un resfriado común, un proceso gripal, un catarro o, en los casos más preocupantes, una infección en las vías respiratorias.

En las personas de más edad, mantener esas vías despejadas, para que el aire pueda llegar sin dificultad a los pulmones, reviste una especial importancia.

La nariz taponada no es solo algo muy molesto, sino que acaba afectando, de manera negativa, a la salud y el bienestar del individuo. La congestión nasal puede agravar cualquier patología relacionada con el trastorno del sueño, especialmente si se sufre apnea. También va a provocar que respiremos por la boca con mayor frecuencia, algo que en condiciones normales no es lo más aconsejable, dado que podríamos agravar ese posible catarro con una importante afección en la garganta.

La congestión también va a influir en la pérdida del olfato y la percepción del gusto, por lo que es frecuente que una persona mayor descuide su alimentación en estas situaciones.

La dificultad respiratoria que implica la congestión puede, además, hacer que los niveles de oxígeno en sangre disminuyan, derivando en una sensación de mayor cansancio y fatiga que afecta al conjunto de actividades cotidinas.

Aliviar la congestión nasal para descansar mejor

La inhalación de vapor frente a los fármacos descongestionantes

Dependiendo del origen de la congestión, tienes distintos tratamientos para aliviar sus síntomas y aquellos con los que pudiera estar asociada, como la fiebre en el caso de una gripe. La Sociedad Española de Medicos de Atención Primaria (@SEMERGENap) explica que los fármacos antiinflamatorios, descongestionantes o antihistamínicos pueden ser aconsejables según cada caso, pero recalca que, en el alivio de la congestión, mantener un adecuado nivel de hidratación resulta especialmente importante.

Esa hidratación hace referencia al conjunto del organismo, pero también al grado de humectación que debe mantener la mucosa de las fosas nasales.

En el mismo sentido, se pronuncia el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Portalfarma) que, entre las recomendaciones para tratar una congestión, recuerda la importancia de ingerir la suficiente cantidad de líquidos y la conveniencia de recurrir a los lavados nasales e inhalaciones.

En ocasiones, puede ser necesario utilizar fármacos descongestionantes de efecto vasoconstrictor, que ayuden a reducir la inflamación de las fosas nasales. Para adultos, los más recomendables son los que se presentan en formato aerosol y cuya aplicación es muy sencilla.

Proporcionan alivio de manera casa inmediata, pero su uso nunca debe implicar dosis superiores a las recomendadas. Como norma general, recurrir a ellos por periodos prolongados, más de tres días, puede provocar un efecto rebote, es decir, generar el incremento de la mucosidad o secar e irritar en exceso las fosas nasales.

Inhalaciones de vapor

Las ventajas de las inhalaciones de vapor

No se trata de un fármaco, por lo que las contraindicaciones de las inhalaciones son prácticamente inexistentes. Para realizarlas solo tienes que poner a hervir agua, a la que puedes añadir unas hojas de eucalipto. Una vez que hierva, se trata de respirar el vapor que desprende, acercando la cara al recipiente mientras que cubres la cabeza y el rostro con una toalla, para que así resulte más fácil inhalar el vapor por la nariz. La única precaución que debes tener es mantener una distancia prudente respecto al líquido recién hervido, para evitar cualquier riesgo de quemaduras. Debes permanecer unos minutos bajo la toalla respirando con normalidad y haciendo “descansos” en los que te alejes del vapor.

Esta sencilla práctica proporcionará una humedad extra a tus conductos respiratorios superiores, consiguiendo además que te resulte más fácil expulsar la mucosidad. Este remedio, especialmente si lo llevas a cabo antes de dormir, favorecerá el descanso nocturno, despejando el camino para que el aire llegue a tus pulmones sin sortear las sustancias que están obstruyendo las vías y sin ser agresivo para la mucosa nasal.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?