Preguntas

Los disruptores endocrinos nos rodean, ¿cómo nos afectan?

Teresa Rey

Martes 30 de abril de 2019

2 minutos

Hay cerca de 800 sustancias bajo sospecha pero los expertos aseguran que falta más investigación

Los disruptores endocrinos nos rodean, cómo nos afectan (Bigstock)

Los disruptores endocrinos son una amplia variedad de agentes químicos que se encuentran en numerosas sustancias que nos acompañan todos los días en nuestros quehaceres. Están en productos de limpieza del hogar, cosméticos, pesticidas, productos industriales y agrícolas, plásticos, coches, muebles, juguetes, etcétera. Se llaman así porque se considera que perturban la acción endocrina y el sistema hormonal del organismo. No obstante, pese a que se cree que algunos de estos elementos pueden provocar alteraciones en la salud de los humanos, los expertos aseguran que aún faltan investigaciones que avalen con suficiente evidencia científica sus efectos nocivos.

¿Riesgos para la salud?

El último informe al respecto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) habla de cerca de 800 sustancias que estarían en el punto de mira por este motivo. Y es precisamente este cóctel de elementos sospechosos lo que más incertidumbre genera respecto a su posible influencia en la salud humana.

Esta incertidumbre ha provocado que varias instituciones estén realizando investigaciones, aunque desde algunos ámbitos se consideran que son insuficientes o que van demasiado lentas. No obstante, según explican desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), por el momento solo se ha demostrado que pueden afectar a la salud de especies de animales concretas. Aun así, muchos de estos agentes ya se han prohibido o limitado en su uso a cantidades concretas.

Cómo actúan

El propio nombre con el que se las denomina indica cómo estas sustancias actuarían sobre la salud de los humanos, es decir, interrumpiendo el funcionamiento normal del sistema endocrino. En realidad, este sistema es fundamental para que nuestro organismo se encuentre bien, ya que es el encargado de liberar diferentes hormonas que intervienen en el metabolismo, crecimiento y desarrollo, el sueño o el estado de ánimo.

Desde la OMS también se ha informado paralelamente de que cada vez se están detectando más desordenes vinculados con las hormonas, en especial, problemas de tiroides, de infertilidad e incluso distintos tipos de cáncer relacionados con ellas. De igual modo, se apunta también a que algunos trastornos como la diabetes, la obesidad, los problemas cardiovasculares o las alteraciones que presentan algunos niños, podrían tener que ver en algunos casos con los disruptores endocrinos.

Qué hacer

Como todavía sigue habiendo cierta incertidumbre, desde la OCU recomiendan informarse bien de los componentes de los artículos que usamos normalmente. Si es posible acceder a aquellos que ofrecen más garantías de seguridad entonces decantarse por estos. Se cree que fetos y niños son más vulnerables a estas sustancias, de modo que en estos casos es conveniente ser algo más precavido.

Por lo demás, desde distintos ámbitos se están pidiendo más análisis y actuaciones comunes por parte de los gobiernos, porque como indican desde esta organización de usuarios, si no hay consensos, el que en unos países eliminen una sustancia y en otros no, al final resulta poco efectivo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?