Preguntas

¿Qué es el ‘hallux varus’? Conoce esta deformidad del dedo gordo del pie

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Miércoles 18 de septiembre de 2019

1 minuto

Al contrario que los juanetes, en este caso la articulación se deforma hacia dentro

¿Qué es el ‘hallux varus’? La deformidad del dedo gordo del pie

Cuando hablamos de una deformidad en el dedo gordo del pie puede que se nos venga a la cabeza el clásico juanete. Pero, mientras que en esta última patología la articulación se desvía hacia el exterior, en el caso del hallus varus, ese hueso se desplaza hacia dentro. Una desviación evidente que viene acompañada de otra serie de síntomas:

  • Dolor e inflamación en la articulación que dificultan que estas personas caminen con normalidad. 
  • Formación de durezas y callosidades.
  • Molestias debido a problemas de espacio en el calzado.
  • Alteraciones en la uña de ese dedo del pie deformado que muestra un aspecto quebradizo como consecuencia del roce que se produce con el zapato.

Esta patología poco común se debe sobre todo a un origen genético ya que suele aparecer desde el mismo nacimiento. Sin embargo, en algunos casos, esta afección se produce por un traumatismo en la parte anterior del pie, tras una infección en esta extremidad, como consecuencia de la inflamación crónica producida por enfermedades como la artritis reumatoide o por secuelas posteriores de la cirugía del juanete.

Tratamiento corrector

Lo que sí tiene en común con el juanete de toda la vida o hallus valgus es el empleo de correctores en los casos más leves. Sin embargo, en la mayor parte de las ocasiones, la cirugía durante la infancia se antoja como la solución más eficaz para que la articulación recupere el lugar que le corresponde, tal y como recuerdan desde la Sociedad Española de Medicina y Cirugía del Pie y Tobillo

¿Qué es el ‘hallux varus’? La deformidad del dedo gordo del pie

Además de estas soluciones, el tratamiento del hallus varus incluye estas recomendaciones:

  • Si notas dolor persistente que te impide hacer una vida normal, se pueden recetar medicamentos como antiinflamatorios y analgésicos, así como infiltraciones locales
  • La fisioterapia, así como la aplicación de frío y calor, puede ayudar en la zona del dedo dañado.
  • Evita las actividades repetitivas que pueden agravar los síntomas de esta malformación articular, así como el uso de zapatos de puntera estrecha o que tengan demasiado tacón. Lo mejor en estos casos es emplear un calzado adecuado de horma ancha que no roce el dedo del pie dolorido y esté recubierto por un material blando y adaptable.
0

No hay comentarios ¿Te animas?