Preguntas

La Helicobacter Pylori, la vitamina B12 y su vínculo con la gastritis atrófica

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 15 de octubre de 2019

5 minutos

Este trastorno digestivo puede producirse por una infección crónica o un fallo en el sistema inmune

Qué alimentos no deben comer los mayores en caso de tener gastritis
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 15 de octubre de 2019

5 minutos

ACTUALIZADO

Las gastritis, de forma genérica, es una inflamación de la mucosa del estómago que se origina por causas diversas. Tal es el caso de infecciones, lesiones, fármacos, estrés o trastornos del sistema inmunitario. No suele presentar síntomas, si acaso dolor abdominal y a veces náuseas y vómitos. Dentro de los distintos tipos que existen la gastritis atrófica tiene unas singularidades destacables. Algunos datos apuntar a suele presentarse en personas mayores de 50 años.

Bacteria y nutrientes

Esta tipología sucede cuando la pared mucosa que rodea el estómago ha estado inflamada por varios motivos. La mucosa gástrica presenta un adelgazamiento (atrofia) y se reduce una cantidad importante de las células productoras de ácidos y enzimas.En estos casos muchas veces no presenta síntomas evidentes, por lo que no se diagnostica.

Del mismo modo, puede darse en personas que han sufrido una infección crónica provocada por Helicobacter Pylori. La infección por H. Pylori puede derivar en úlceras estomacales, pérdida de peso, falta de apetito, anemia ferropénica o incluso cáncer de estómago. Y en otras ocasiones se produce en personas que se han sometido a una reducción de cirugía de estómago.

 

Gastritis atrófica e intestinos

 

Gastritis atrófica autoinmunitaria

A veces ocurre que es el propio sistema inmune el que ataca a la mucosa, o a las células del estómago que se encargan de producir ácido, produciéndose un subtipo conocido como gastritis atrófica autoinmunitaria,

Esta gastritis puede provocar anemia, de modo que si se padece se tendrán síntomas de cansancio y fatiga. Esto es así porque puede derivar en una disminución del factor intrínseco, una proteína que interviene en la absorción de la vitamina B12 y que se utiliza en la producción de glóbulos rojos. Si la deficiencia de esta es importante se puede experimentar algún problema de hormigueo  o rigidez en las extremidades, mareos, zumbidos en los oídos, palpitaciones, dolor en el pecho, caminar inestable y alteraciones de tipo mental.

Complicaciones y abordaje

En algunos casos quienes padecen gastritis atrófica pueden desarrollar una metaplasia, es decir, parte de sus células se pueden transformar, adquiriendo una forma que no es normal en el tejido al que pertenecen. Y en un porcentaje mínimo esta acaba convirtiéndose en un cáncer de estómago.

Para determinar el origen de este trastorno del estómago se tendrá que ver si se ha producido por H. Pilory o si hay una carencia de vitamina B12. Para ello serán necesarios hacer un análisis de sangre y una gastroscopia.

En una primera exploración física el médico mirará si se tiene sensibilidad en el estómago, y los niveles de algunas proteínas y hormonas relacionadas con las células y ácidos del estómago. En el caso de que sospechara de que se padeciera una gastritis atrófica autoinmunitaria, mirará si se tiene deficiencia de vitamina B-12, fijándose en la palidez o el pulso acelerado, si hay anticuerpos que ataquen a las células del estómago y los factores intrínsecos, así como en general un nivel bajo de B12.

H.Pylori

A veces es necesario realizar una biopsia del tejido estomacal para saber con seguridad si estamos ante este tipo de gastritis. Para ello se ha de usar un endoscopio, que es un tubo largo que llega hasta el estómago por medio de la garganta y que permite obtener este tipo de muestras. Esta prueba nos puede indicar si se encuentra la H. pylori.

Si se ha generado por una infección bacteriana habrá que tomar antibióticos para acabar con esta, aunque si se ha convertido en crónica habrá que efectuar un seguimiento. En ocasiones se recetan medicamentos para reducir el nivel gástrico o que al menos los neutralizan, pues al haber menos ácido en el estómago, su membrana interna se cura antes.

Y  si se debe a una carencia del micronutriente, de la vitamina B12, se realiza un tratamiento basado en la administración de la misma. De hecho, las personas con anemia a consecuencia de una disminución de la absorción de vitamina B12 por gastritis atrófica deben recibir inyecciones de suplementos de esta para siempre.

Cómo de detectar una intoxicación por la bacteria Campylobacter

Prevención

Prevenir una gastritis atrófica es complicado, aunque sí se pueden adoptar medidas para reducir la infección por H. pylori. La higiene de manos con agua y jabón es muy eficaz, y es un hábito que debemos mantener tanto después de ir al baño y durante la manipulación de alimentos.

A la hora de realizar las comidas debemos ser especialmente cuidadosos en general con su preparación, y tomar todas las medidas de seguridad recomendadas pare evitar las intoxicaciones alimentarias. Estas medidas pueden parecer poco relevantes, pero son muy efectivas para la propagación de determinadas bacterias que afectan especialmente a niños y mayores.

Sobre el autor:

Teresa Rey

… saber más sobre el autor