Preguntas

Hemograma: ¿qué es y por qué es tan importante para las personas mayores?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 24 de septiembre de 2019

3 minutos

Se trata de un análisis de sangre completo con el que se pueden detectar trastornos como la anemia

Hemograma
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 24 de septiembre de 2019

3 minutos

El hemograma es un análisis de sangre completo que evalúa glóbulos rojos, glóbulos blancos, hemoglobina, hematocrito y plaquetas. Con esta prueba se pueden detectar aspectos importantes relacionados con la salud de las mayores, como por ejemplo si se padece anemia, cuyo riesgo se incrementa con la edad. De igual modo, se pueden detectar otros trastornos vinculados a este sector de la población.

Infecciones o control de patologías

Además de controlar si se padece anemia con un hemograma se determina el estado de salud general y se pueden detectar enfermedades graves como por ejemplo la leucemia. Del mismo modo, el profesional de la salud puede saber si padeces alguna infección ya que te mandará esta prueba si presentas fatiga, debilidad, inflamación, fiebre o sangrados, síntomas que pueden estar indicándonos esta posibilidad.

Del mismo modo, es una prueba que se solicita dentro del control de determinadas patologías o para medir de qué manera puede estar afectándonos la ingesta de algunos medicamentos.

Los análisis de sangre son claves para evaluar tu salud (Creative commons)

Qué mide

Por una lado, analiza los glóbulos rojos, es decir, los hematíes que hay en sangre (entre 4,5-5,9 millones/mm3 en hombres y 4-5,2 millones/mm3 en mujeres), el porcentaje que ocupan dentro de la misma o hematocritos, y la hemoglobina, entre otros.

Dentro de los glóbulos blancos, se estudia la posibilidad de tener una infección y en qué situación se encuentran aspectos relacionados con nuestra inmunidad. Se estudian los leucocitos o el total de glóbulos blancos que hay en la sangre y que pueden oscilar entre 4.000-10.000/mm3. Después los neutrófilos, linfocitos, monocitos, eosinófilos y basófilos.

Por último, se ven las plaquetas, es decir la cantidad total de las células que hay en la sangre, y que se mueven entre 150.000 y 400.000 por mm3. Y además la capacidad de coagulación de la persona que se somete a la prueba.

Una alteración al alza o la baja de cada uno de estos parámetros es lo que indicará al médico si se puedes presentar un problema de salud. Sin embargo, hemos de tener en cuenta que un hemograma no es una prueba concluyente, de modo que si el facultativo descubre alguna anomalía es probable que mande realizar otros análisis de sangre o pruebas adicionales que le ayuden a realizar un diagnóstico más preciso.