Preguntas

¿Qué es el Factor de Protección Solar y para qué sirve?

Teresa Rey

Lunes 15 de abril de 2019

2 minutos

Nos indica qué índice de protección tienen las cremas frente a las radiaciones ultravioletas del sol

Qué es el Factor de Protección Solar y para qué sirve (Bigstock)

Cuando adquirimos una crema para protegernos el sol, lo primero que tenemos que mirar es el Factor de Protección Solar o FPS. Este es muy importante porque determina la capacidad de protección que tiene ese producto para protegernos de los rayos ultravioleta (UVB). Por lo tanto, cuando vayamos a comprar uno de estos cosméticos con intención de tomar el sol o simplemente porque deseamos cuidar nuestra piel deberemos verificar que posee FPS y fijarnos en el número que indica.

La numeración

El factor de protección solar siempre va acompañado de un número que nos está indicando el múltiplo de tiempo al que se podría exponer la piel protegida a los rayos solares para quemarse o ponerse roja y que se obtendría si no se hubiese aplicado ninguna protección. Dicho de una forma más clara, si la piel de una persona que se expone al sol permanece en su primer día 10 minutos sin que le aparezca ninguna rojez o quemadura, un FPS 15 la protegerá durante 150 minutos (10x15).

En porcentajes es más sencillo de entender. Se estima que el FPS 15 bloquea el 93% de los rayos UVB, y a medida que aumenta la numeración la protección se incrementa: FPS 30, un 97%, y FPS 50 (que es la máxima numeración), un 99%. A día de hoy no existe un fotoprotector que pueda proteger de forma íntegra, es decir, al cien por cien, de los rayos del astro rey.

Sensibilidad de la piel

La elección de una numeración u otra dependerá de lo sensible que sea nuestra piel a los efectos de estas radiaciones. Para saberlo los dermatólogos disponen de una clasificación por fototipos. En total hay seis, de modo que los que están en primer lugar son los que comprenden a personas muy blancas, pelirrojas, pecosas, que se queman siempre y no se ponen morenas. En el dos, se sitúan los rubios, que también se ponen rojos con facilidad pero consiguen algo de color. Ya en el fototipo tres, tenemos a los morenos, que apenas se queman y van adquiriendo tonalidad de forma pautada. En los siguientes, cuatro, cinco y seis, se encuentran los latinos, los árabes y los negros, estos se queman poco, raramente o muy excepcionalmente, respectivamente.

Así, si nuestro fototipo es bajo, mayor tiene que ser nuestro FPS. Aquellos que pertenecen al nivel uno deben procurarse una protección completa. En los siguientes tiene que ser alta, en concreto, para rubios; mediana, en los castaños oscuros y morenos; y baja, que sería válida para el fototipo cuatro, es decir, los que presentan una piel mate y se ponen muy morenos.

Los expertos nos recuerdan que al margen del factor de protección, las cremas solares deben aplicarse cada dos horas, porque de lo contrario no son igual de eficaces.

0

No hay comentarios ¿Te animas?