Preguntas

Qué son las enfermedades autoinmunes y cuáles son más comunes en personas mayores

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Miércoles 19 de junio de 2019

2 minutos

En ocasiones el sistema inmunitario nos ataca por error dando lugar a gran variedad de patologías

Qué se entiende por enfermedad autoinmune y cuáles son más comunes en personas maypres

El cuerpo humano tiene sus propios mecanismos de defensa que activa a través de su sistema inmunitario. Este nos protege de las enfermedades y de las infecciones, pero ¿qué ocurre cuando nos ataca por error? Entonces es cuando se dice que tenemos una enfermedad autoinmune. Es decir, es nuestro propio sistema inmunitario el que se transforma en el agresor y actúa contra nuestros propios órganos y tejidos sanos.

Más de 80 tipos

Existen más de 80 patologías de este tipo y su nombre varía en función del órgano o tejido dañado. Los orígenes no se conocen con exactitud, aunque pueden deberse a cuestiones genéticas o factores ambientales que provocan esa respuesta en el sistema inmunitario. Agentes químicos, cuestiones climáticas, infecciones, fármacos, cambios hormonales, deficiencias nutricionales, problemas con la alimentación, son algunos de los posibles desencadenantes.

Las manifestaciones dependen también del tipo de órgano o tejido afectado, pero una de las más habituales es la inflamación, enrojecimiento o dolor. También se puede experimentar fatiga, dolores musculares, pérdida de peso, en ocasiones fiebre baja o síntomas neurológicos.

También en personas mayores

Las enfermedades autoinmunes suelen darse con frecuencia en adultos jóvenes o de mediana edad, y son más frecuentes en mujeres que en hombres. En las personas mayores estas se presentan igualmente siendo la más común en este sector de la población la artritis reumatoide, y en menor medida en otras como la psoriasis, el síndrome de Sjögren, el vitíligo o el lupus eritematoso sistémico.

Estas patologías son crónicas de modo que se convive con ellas siempre. Esto conlleva a su vez que en ocasiones los síntomas pueden ser más intensos y en otras remitan, conviviendo con periodos mejores y peores.

El objetivo del tratamiento es reducir las manifestaciones para así llegar a un control de la enfermedad que permita una mayor calidad de vida del paciente. Al ser tan variadas, las alternativas terapéuticas se han de amoldar al tipo concreto de patología sufrida. Muchas veces se administran medicamentos para disminuir la inflamación. Los corticoides son una opción, aunque estos tiene efectos secundarios importantes por lo que se ha de hacer un seguimiento muy estricto de los mismos. Hay otras posibilidades que el médico evaluará en función del trastorno que padezcamos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?