Preguntas

Beneficios de aprender a tocar un instrumento musical cuando se es mayor

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Viernes 10 de enero de 2020

3 minutos

Diversos estudios han verificado que se producen efectos que pueden paliar el deterioro cognitivo

Beneficios de aprender a tocar un instrumento musical cuando se es mayor

Nunca es tarde para aprender a hacer muchas cosas nuevas, y una de ellas es tocar un instrumento musical. En las personas mayores emprender este aprendizaje posee importantes beneficios como han corroborado diversos estudios. De modo, que si siempre tuviste este deseo, no debes considerar la edad como una limitación. Al contrario, enfrentarte a este reto solo te traerá infinidad de aspectos positivos.

Prevenir el deterioro cognitivo

Tocar la guitarra, el violín, el piano, la batería… da igual cuál se elija, cualquier instrumento compensaría la pérdida de ciertas capacidades cognitivas que se producen con el envejecimiento e incluso el deterioro cognitivo asociado a la edad. Una investigación realizada por el Laboratorio de Neurociencias Auditivas de la Universidad del Noroeste de Estados Unidos, comparó las reacciones cerebrales de músicos mayores con personas de su edad o más jóvenes que no sabían tocar un instrumento.

Comprobaron que los mayores músicos presentaban ventajas en la capacidad de reacción mental ante estímulos concretos. Se mostraban igual de rápidos y precisos en la codificación de estímulos sonoros que los jóvenes que carecían de formación musical, y además superaban a los de su edad. Esto reforzaría la teoría de que interpretar música de forma repetida a lo largo de la vida puede ejercer influencia en el funcionamiento del sistema nervioso.

Este estudio hace referencia a músicos que se habían dedicado a esta actividad a lo largo de su vida. Pero, ¿qué ocurre si aprendemos a tocar un instrumento cuando somos mayores? Pues parece ser que el beneficio es inmediato. Así lo estableció una investigación realizada por el Centro Baycrest de Cuidados Geriátricos en Toronto (Canadá), y que se publicó en la revista Journal of Neuroscience. Aquí también se demostró que esta actividad podría ayudar a mantener las capacidades auditivas de los mayores y prevenir el deterior cognitivo que se produce con los años.

Estos son los beneficios de tocar el piano cuando se tienen más de 60 años

Este aprendizaje incide en las ondas cerebrales de modo que se mejoran las habilidades auditivas durante un periodo de tiempo breve, tal y como corroboró el estudio en un grupo de jóvenes. Esto refleja la capacidad que tiene el cerebro para conectarse de nuevo y compensar lesiones o enfermedades que limitan a las personas en su capacidad de realizar determinadas tareas.

El estudio verificó que la percepción cerebral del sonido es diferente cuando se aprende a manejar un instrumento que cuando se escucha música. El simple hecho de generar música con nuestras propias manos cambia la impresión que tiene el cerebro en cuanto a esta. Se cree que en ello influye el hecho de que al tocar un instrumento intervienen numerosos sistemas cerebrales: el de la audición, el motor y el de la percepción. El siguiente paso de estos científicos es ver qué efectos puede tener esta actividad en pacientes que han sufrido un ictus, en comparación con otras actuaciones de rehabilitación que se llevan a cabo en estos casos como la fisioterapia.

Trabajo a distintos niveles

Los expertos aseguran que cuando se toca un instrumento musical se trabaja con el cerebro en distintos niveles. Hay que tener en cuenta que en este acto intervienen varios elementos de cuerpo. Es necesario siempre mover alguna de las extremidades, los dedos de las manos por ejemplo, lo que favorece la movilidad o psicomotricidad, algo que ayuda a los mayores que también presentan carencias en este sentido. Al mismo tiempo, es necesario memorizar los sonidos, lo que contribuye a mantener activa la memoria.

La lógica también entra en juego, estimulando la materia gris desde distintos ámbitos. La coordinación y la atención son también esenciales en este tipo de actividad, y todo ello favorece que el cerebro se adapte y sepa asumir mejor los cambios. Es decir, es capaz de adaptarse con más facilidad a informaciones novedosas. Esto es así porque se generan conexiones neuronales nuevas que tienden a decrecer a medida que cumplimos años.

Música

La agudeza visual se puede ver beneficiada igualmente, tal y como han mostrado otras investigaciones. Los tonos musicales activan el sistema nervioso central, y al mismo tiempo la actividad cerebral que se estimula en todo este proceso, ayuda a mantener la capacidad auditiva, que es muy frecuente perder con el paso de los años.

Al mismo tiempo se trata de acción placentera para el que la ejecuta, porque quien escoge realizar este aprendizaje lo hace porque le gusta. Es importante que sea así, y que además se elija el instrumento por el que siempre se ha sentido una especial atracción. Solo así podrá resultar una acción realmente completa y beneficiosa para el mayor. Es decir, tiene que haber interés y tener un deseo de realizar esta actividad.

Otro elemento positivo es que si se acude a clases colectivas, la persona mayor socializa más y sale del aislamiento en el que a veces se encuentra de una forma involuntaria. Todo esto repercute positivamente en su salud mental de una forma más plena.

0

No hay comentarios ¿Te animas?