Preguntas

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica en mujeres mayores: ¿hay diferencias con los hombres?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 22 de diciembre de 2019

6 minutos

Se dan menos casos de EPOC en ellas, por eso se infradiagnostica y presenta algunas diferencias

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica en mujeres mayores: ¿hay diferencias con los hombres?
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 22 de diciembre de 2019

6 minutos

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC es una de las primeras causas de mortalidad en España y los pacientes afectados siguen aumentando cada año, tal y como ha apuntado en más de una ocasión la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ @SeparRespira). Se trata de una patología compleja y heterogénea con una alta morbimortalidad asociada. Es más común entre los hombres, como indican las estadísticas, pero las mujeres también la padecen y en ellas presenta algunas diferencias que es importante conocer.

Infradiagnóstico

Esta patología, como su nombre indica, se caracteriza por una dificultad del paso del aire debido a una inflamación en el interior de los bronquios. Esta alteración, que provoca la obstrucción, puede ser más o menos importante, como se explica en la guía Convivir con la EPOC, elaborada por Separ. Si bien se vincula más con el género masculino, y es cierto que es más frecuente en este, también se da en las mujeres, pero como es menos común en ellas se da la circunstancia de que hay un mayor infradiagnóstico.

Diversos informes han constatado que existe un sesgo en el diagnóstico de la EPOC en función del sexo del paciente. La causa de esta situación se debe en parte porque ellas a veces son menos conscientes de estas dolencias y al tender a prestar más atención a la salud de los demás y asumir un papel de cuidadoras, no confieren la importancia que deberían a ciertos síntomas, lo que da lugar a un diagnóstico tardío e incorrecto, tal y como se ha corroborado en algunos estudios.

EPOC en mujeres

El tabaco

También hay que destacar un hecho significativo, y es que el tabaco es una de las principales causas de la aparición de esta enfermedad. En España, el envejecimiento poblacional, más acusado en las mujeres al ser más longevas y su incorporación exponencial al hábito tabáquico alrededor de la década de los 70, ha dado lugar a un aumento de las enfermedades respiratorias asociadas al tabaquismo en la mujer, especialmente en las de mediana edad, “lo que ha incrementado no solo la prevalencia, sino también la morbimortalidad asociada”, según se recoge en el documento Enfermedad pulmonar obstructiva crónica en mujeres: ¿somos diferentes?.

De igual modo, son varias las investigaciones que han evaluado la posible existencia de una mayor susceptibilidad a los efectos nocivos del tabaco en las mujeres frente a los hombres. En general, se ha corroborado que el tabaquismo tiene un impacto superior sobre el deterioro de la función pulmonar en el género femenino que en el masculino.

Variación en los síntomas

Cuando una mujer presenta EPOC, hay ciertas variaciones respecto a los síntomas. De hecho, las manifestaciones son más pronunciadas en ellas, y experimentan un 25% más de agudizaciones o empeoramiento de esta enfermedad que el sexo opuesto. Estos episodios, junto a la hiperreactividad bronquial, elevan los efectos de la enfermedad y se vinculan de forma directa a las causas de mortalidad. Junto a todo esto hay que destacar que otros trastornos como el asma, la osteoporosis o la artritis surgen con más frecuencia en las mujeres que tienen EPOC. De hecho, a veces hay cierta confusión en los síntomas, pues como presentan más sibilancias durante la respiración, en ocasiones se les diagnostica asma de forma errónea.

Otro de los síntomas característicos de esta enfermedad respiratoria es la disnea o el ahogo o dificultad para respirar. Varios estudios indican que las mujeres presentan un mayor grado de disnea respecto a los varones, incluso para un igual grado de obstrucción al flujo aéreo y menor exposición tabáquica. “A diferencia de lo que ocurre en ellos, el mejor predictor de disnea en las mujeres es el impulso del centro respiratorio, por lo que otros factores no fisiológicos, como la ansiedad o la depresión, estarían implicados y deberían ser evaluados de forma sistemática en estas pacientes”.

En cuanto a la tos y las expectoraciones, es menor en ellas que en los hombres. Las cifras indican también que poseen más exacerbaciones, sin embargo las tasas de hospitalización son similares en ambos sexos, “mientras que las de rehospitalización y supervivencia tras agudización son mejores en el género femenino”.

¿Qué efectos secundarios tiene la deshabituación del tabaco en mayores?

Más depresión y ansiedad

Del mismo modo, parece que por parte de las féminas hay una mayor tendencia a padecer problemas psicológicos a consecuencia de este trastorno como la ansiedad o la depresión. A esto se le añade la mayor dificultad que tienen para dejar de fumar, pues los síntomas generados por el síndrome de abstinencia son mayores y repercuten en su calidad de vida de una manera más significativa. Esto genera dificultades para dormir o trastornos en la alimentación, entre otros. De igual modo, otro aspecto limitante para ellas a la hora de dejar de fumar es el miedo a engordar y a empeorar su aspecto físico.

La ansiedad es más significativa en las mujeres pues la sensación de ahogo, el cansancio progresivo y la tos aumentan sus inseguridades y esto provoca que se retraigan en las relaciones y en el hecho de mantener sus actividades o desarrollar algunas nuevas.