Preguntas

Hospitalización a domicilio para mayores: cómo funciona, ventajas e inconvenientes

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Miércoles 1 de enero de 2020

4 minutos

Es una alternativa a la convencional y para solicitarla es necesario cumplir unos requisitos

Hospitalización a domicilio para mayores cómo funciona, ventajas e inconvenientes

Como alternativa a la hospitalización convencional, existe la que se realiza en casa o domiciliara. Una posibilidad que desde la Organización Mundial de la Salud (OMS @WHO) se define como la provisión de servicios de salud por cuidadores formales o informales en el hogar, para promover, restablecer o mantener el máximo confort del paciente. En esta atención se incluyen distintas categorías como pueden ser terapéutica, preventiva, rehabilitadora y cuidados crónicos y paliativos, entre otros.

Mejorar la calidad de vida

En Estados Unidos las unidades de hospitalización a domicilio (HAD) comenzaron a desarrollarse a partir de los años 50 y lo hicieron en base a tres premisas: mejorar la calidad de vida de los pacientes y de sus familiares, disminuir la tasa y la gravedad de las infecciones, evitando la aparición de las infecciones nosocomiales, y reducir los costes del ingreso.

 A todo esto hay que añadir “que el deterioro funcional es menor que en la hospitalización convencional y, si el caso está adecuadamente seleccionado, aporta una mayor comodidad al paciente y a su entorno. Además, estas innegables ventajas se obtienen manteniendo la seguridad del mismo y con un sustancial ahorro de costes”, según ha explicado Julio Sánchez Álvarez, jefe del Servicio de Medicina Interna del Complejo Hospitalario de Navarra, en el marco del 40º congreso Nacional que ha organizado la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI @Sociedad_SEMI) en Barcelona.

Regreso a casa tras el alta hospitalaria

Los expertos coinciden en que la hospitalización domiciliaria es una necesidad que surge a raíz del envejecimiento de la población. El aumento de los años de vida ha creado un incremento de la demanda sanitaria, lo que ha llevado a una congestión de los hospitales y por ende un aumento de los costes. Ahora se han producido avances y el hecho de llevar el hospital a casa es una posibilidad más viable que tiempo atrás, gracias a los avances científicos y a las nuevas tecnologías.

Desde el punto de vista del doctor Sebastià J Santaeugenia González, del departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya, lo que se ha demostrado hasta ahora es que la hospitalización en el domicilio tiene una evidencia científica sólida. A lo largo de su historia se ha ampliado a diferentes perfiles de pacientes y al mismo tiempo permite dar una cobertura amplia a las necesidades de las personas en el domicilio.

La finalidad, por tanto, es ofrecer una alternativa al ingreso hospitalario en aquellos pacientes que sea viable. El doctor E. Trillo Calvo explica en el documento Hospitalización domiciliaria: el hospital en casa que el tipo de paciente susceptible de este ingreso es multidisciplinario, generalmente se trata de enfermos crónicos descompensados (EPOC, cardiópatas, diabéticos, cirróticos, neoplásicos, etc.), con procesos agudos, sobre todo de tipo infeccioso (neumonías, infecciones del tracto urinario, endocarditis, infecciones osteoarticulares y de partes blandas, etc.), postcirugía (prótesis de cadera, cirugía de mama, laparotomía, bypass coronario, etc.), cura de heridas complicadas, los que requieran tratamiento intravenosos prolongados, nutrición enteral-parenteral, etcétera.

Situación en España

En países de Europa como Gran Bretaña o Francia, esta posibilidad lleva tiempo funcionando, al igual que en otras regiones como Bélgica, Alemania o Dinamarca. En España, a pesar del papel que desempeña la hospitalización domiciliara tanto en el paciente crónico como en el sostenimiento del sistema sanitario tiene una implantación variable. Esto se debe en opinión del doctor Sánchez a “la ausencia de un marco regulatorio, provocando una implantación anárquica de esta modalidad asistencial, que depende de la visión de los gerentes hospitalarios y de las autoridades sanitarias autonómicas del momento”.

En cuanto a la cartera de servicios, este tipo de hospitalización presta una especial atención a los procesos infecciosos, tratamiento de descompensaciones de procesos crónicos, como la insuficiencia cardiaca y, en menor medida, a la realización de curas complejas, transfusiones, diverticulitis, colecistotomías o cuidados paliativos, explican los expertos. Las comunidades con servicios de este tipo más desarrollados son Cataluña, Comunidad Valenciana o Galicia, que poseen más unidades de HAD. En total, en nuestro país hay 111 en total.

Desde la Sociedad Española de Hospitalización a Domicilio (Sehad @Sociedad_SEHAD) se está trabajando en sentar las bases para el desarrollo de un modelo común, tal y como ha indicado Beatriz Massa, su presidenta, en una entrevista concedida al medio im Médico.

La hospitalización del paciente pluripatológico puede desencadenar un mayor deterioro

¿Cómo se solicita el servicio?

Si estamos interesados en recibir este servicio, antes tendremos que informarnos en nuestro hospital de si disponen de él, ya que no se encuentra en todos ni en todas las Comunidades Autónomas. Además, para que un paciente pueda beneficiarse de la atención hospitalaria se han de cumplir una serie de requisitos.

Una vez el paciente se encuentre en el hospital, debe hallarse estable clínicamente, sin que se prevea una evolución desfavorable de la enfermedad o algún tipo de complicación. Se nos tiene además que informar en qué consiste el servicio y aceptar todo lo que conlleva de forma voluntaria.

Por otra parte, la residencia tiene que estar cercana al centro hospitalario, en torno a una hora de tiempo, aunque esto puede variar dependiendo de la demografía del lugar dónde se viva. Esta atención será limitada en el tiempo y la casa ha de estar adaptada a las necesidades del enfermo, que también ha de contar con el apoyo familiar.

0

No hay comentarios ¿Te animas?