Preguntas

¿Cuándo se debe comenzar una rehabilitación después de una fractura de cadera?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 17 de diciembre de 2019

3 minutos

El principal objetivo de esta recuperación es reducir la incapacidad funcional, y se inicia pronto

¿Cuándo se debe comenzar una rehabilitación después de una fractura de cadera?

La fractura de cadera es uno de los problemas de salud que están más vinculados a las personas mayores, dado que se produce principalmente por la fragilidad que acontece con el paso del tiempo. Además, los expertos apuntan que sus repercusiones son muy importantes por su morbilidad y mortalidad. En España, la incidencia ronda los 100 casos por cada 100.000 habitantes aproximadamente. Sin embargo, a partir de los 90 años la cifra se eleva a 2.000 casos por cada 100.000 habitantes. Aproximadamente, al año tienen lugar cerca de 45.000 fracturas de cadera en nuestro país, según el Registro Nacional de Fracturas de Cadera (RNFC). Este organismo se creó con la intención de mejorar la asistencia sanitaria de los pacientes afectados por este trastorno, y a la par reducir los costes de su atención.

Algunos datos

Los primeros datos apuntados por este registro indican que el 95% de estos casos necesitan una intervención quirúrgica, y tan solo un 2% precisa de una segunda cirugía. En el hospital se permanece de media unos 11 días. El 4% fallece durante el ingreso, y el 7,6% lo hace un mes después de fracturarse.

El 25% de los pacientes acude tras recibir el alta una vez se ha operado a un centro de recuperación funcional, y 6 de cada 10 son capaces de andar al pasar el periodo de un mes después de haberse operado.

Si bien se tiene claro que la mayoría de los afectados por este problema puede operarse durante las 24 horas siguientes tras producirse la fractura, respecto a la rehabilitación existen dudas. Normalmente, los trabajos de movilidad comienzan a realizar tan pronto como sea posible, prácticamente desde el primer día postoperatorio.

Displasia de cadera en perros

Recuperar la funcionalidad

El principal objetivo de esta rehabilitación es reducir la incapacidad funcional, de modo que el paciente pueda recuperar en un tiempo prudencial su nivel de actividad de siempre. Para ello se tiene que valorar la intensidad de los cuidados, además de su situación clínica y psicológica. En líneas generales, la mayoría de ellos vuelve a su condición normal entre 4 y 6 semanas una vez sucedió la fractura. No obstante, ciertos mecanismos que se solían hacer como la conducción pueden tardar algo más en recuperarse.

Existen distintas Guía Prácticas relativas al proceso de rehabilitación después de una fractura de cadera en personas mayores. En algunas se indica que el tratamiento quirúrgico permite la movilización temprana, por lo que recomienda que si la situación clínica general del paciente lo permite, la movilización y rehabilitación multidisciplinaria debe comenzar dentro de las 24 horas posteriores a la operación. Si por el contrario se tiene cierta preocupación por la calidad de la reparación de la fractura por disponer por ejemplo de una masa ósea pobre, será necesario llevar a cabo una revaloración, para ver cuándo es el momento adecuado de la rehabilitación.

Se considera que la movilización temprana puede prevenir la aparición de úlceras por presión o trombosis venosas profundas. Si además se combina con sesiones de fisioterapia antes y después de la intervención, es posible que se reduzcan complicaciones pulmonares, explican los expertos. La finalidad, por tanto, es promover cuanto antes la movilidad y la función independiente del enfermo. La terapia se ha de centrar en la deambulación y en las actividades de la vida diaria. El equilibrio y la marcha son factores clave y sirven para ir evaluando la independencia funcional. Se intenta animar a los pacientes y a pesar de que caminar de nuevo va a suponer un reto difícil, es importante que consigan ser independientes, y mostrarles la importancia del control del dolor para que recuperen la movilización y a la par se prevengan caídas.

Ejercicios para fortalecer la cadera (bigstock)

Recuperación temprana

En general, gran parte de las guías recomiendan comenzar de una forma precoz los primeros movimientos, para luego ir incrementándolos mediante el proceso de rehabilitación indicado por los especialistas.

Por lo tanto, se considera que la mayoría de los pacientes de una fractura de cadera tras una operación, deben someterse a una terapia física y ocupacional en el postoperatorio inmediato. Primero se ha de basar en la generación de un programa de movimientos que se han de ejecutar desde la cama, y una serie de ejercicios de condicionamiento y fortalecimiento, de modo que se puedan practicar de forma diaria.

El primer día del postoperatorio se intenta pasar de la cama a la silla siendo este el primer nivel de ejercicios. En unos 2 o 5 días, se pueden incorporar ejercicios de transferencia, en el baño, y de fortalecimiento. Durante 6 o 10 días, ya se deben incluir ejercicios avanzados de transferencia con el objeto de que el paciente esté preparado para dejar el centro hospitalario. La terapia se continuará de forma ambulatoria o en casa durante 2 y 8 semanas después del regreso. En esta fase, ya se han de incorporar ejercicios de movilidad y endurecimiento.

En el caso de poseer otras enfermedades como artritis o trastornos cardiacos, este proceso puede hacerse algo más complejo. Por lo tanto, el papel de la rehabilitación tendrá que tener en cuenta estas condiciones, y adaptarse al ritmo y la condición clínica del enfermo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?