Preguntas

La técnica de la relajación muscular progresiva ayuda a aliviar el estrés acumulado

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 24 de septiembre de 2019

2 minutos

Es obra del médico estadounidense Edmund Jacobson y se basa en la destensar los grupos musculares

La técnica de la relajación muscular progresiva ayuda a aliviar el estrés acumulado

En una sociedad donde el ritmo impuesto nos exige muchas veces más de lo que nuestro cuerpo puede soportar, ya sea por el trabajo, la familia o nuestra situación personal, aprender a relajarse siempre es positivo. Si no lo conseguimos el estrés puede cronificarse dando lugar a problemas de salud serios. Uno de los métodos más conocidos para encontrar esa calma que tanto necesitamos es la técnica de relajación muscular progresiva de Jacobson.

En qué se basa

Es obra del médico estadounidense Edmund Jacobson, que la inventó en el año 1938, y es muy conocida entre los expertos. Se basa en reconocer cuáles de nuestros músculos están tensos mediante un pensamiento consciente y centrándonos en cada uno de ellos. Su finalidad es destensarlos. Se la denomina progresiva porque el avance es lento, poco a poco, de modo que se van aliviando los diferentes grupos musculares, una condición de la que realmente no somos conscientes, pero que nos desvela este método.

En un principio se basaba en 60 ejercicios, pero a día de hoy existen adaptaciones que la han simplificado para que se pueda practicar con más facilidad.

Lo más importante es buscar un momento a lo largo del día y tratar de establecerla como una práctica más de nuestras rutinas. Solo con la constancia empezaremos a notar resultados, al igual que por ejemplo cuando iniciamos una práctica deportiva.

Ejercicios de relajación para descansar mejor (bigstock)

Cómo se practica

Para efectuarla correctamente debemos situarnos en un lugar tranquilo, echados o sentarnos sobre un sofá sobre el que estemos cómodos. Durante todo el proceso nos debe acompañar una respiración diafragmática.

Se divide en tres fases. La primera es la más larga y consiste en la aplicación de la técnica en sí, que consiste en la tensión y relajación de todos los grupos musculares que forman nuestro cuerpo. Empezaremos por la cara, primero la frente, luego los ojos y a continuación los labios. Después tendremos que bajar a la zona del cuello, pasando por hombros, brazos y manos. En cada caso debemos efectuar movimientos que tensen y destensen, con contracciones y lo contrario. Acto seguido irán el abdomen y las piernas.

En la siguiente fase deberemos hacer un repaso para ver si realmente hemos relajado todos los músculos. Y en la última, se ha de introducir algo de relajación mental, evadiendo nuestros pensamientos hacia evocaciones positivas y placenteras.

Para poner en práctica bien la relajación progresiva de Jacobson, lo ideal es acudir a un centro especializado que nos ayude a conocerla y luego, una vez la controlemos, hacerla en casa tranquilamente.

0

No hay comentarios ¿Te animas?