Salud

La quimioterapia y la alteración del gusto: ¿por qué se produce?

Rosa Roch

Foto: BigStock

Jueves 17 de diciembre de 2020

1 minuto

No encontrar el sabor a las comidas puede derivar en un problema emocional

La quimioterapia y la alteración del gusto: ¿por qué se produce?
Rosa Roch

Foto: BigStock

Jueves 17 de diciembre de 2020

1 minuto

Los cambios en el gusto de los alimentos son un efecto secundario que afecta a más de un 50% de los pacientes que están en tratamiento con quimioterapia. Dentro de estas alteraciones del sentido del gusto podemos encontrarnos con diferentes niveles de alteración del sentido del gusto: la pérdida total del gusto (ageusia); la disminución de la capacidad de percepción del sabor (hipogeusia); la percepción de un sabor metálico o desagradable (disgeusia), especialmente cuando se comer carne, debido al alto contenido en proteína; o el cambio del sabor (parosmia), siendo los alimentos amargos, dulces o salados los susceptibles a cambiar.

Todas estas alteraciones acostumbran a ser reversibles y desaparecen al cabo de entre 3 semanas y 2 meses una vez finalizado el tratamiento. No obstante, los tratamientos con quimioterapia pueden ser largos en función de tipo de cáncer, el número de ciclos de tratamiento y su frecuencia, por lo que la alteración del sentido del gusto (y en ocasiones también del olfato) puede alargarse.

Estas alteraciones pueden parecer irrelevantes si tenemos en cuenta la importancia del motivo del tratamiento, pero lo cierto es que, día a día, van mermando la calidad de vida de los pacientes, pues comer no es solo alimentarse y abastecer al cuerpo de todos aquellos nutrientes necesarios, también es un acto social en el que se reúnen familias y amigos alrededor de una mesa. No poder disfrutar al máximo del sabor de los alimentos, de aquellos platos preferidos o simplemente, al cocinar, encontrar el punto de sal o cuan especiado ha de estar un plato puede ser un reto para quien cocina y en ocasiones un fracaso.

 

bigstock CANCER RESEARCH concept in tab 371212609

 

¿Por qué se produce la alteración del sabor?

Conocer el porqué de la alteración en el sentido del gusto puede ayudar a entender su efecto y tomar algunas medidas para contrarrestarlo. Así, debemos entender que la acción de la quimioterapia se realiza sobre las células que proliferan rápidamente y, en este sentido, tanto las células de las papilas gustativas, que son las receptoras del gusto, como las de las glándulas salivales, tienen un crecimiento rápido por lo que se ven afectadas, siendo destruidas o modificando la capacidad de detectar el sabor o de producir saliva, respectivamente.

El Sabor Perdido

En este sentido, ante el agravio que padecen las personas sometidas a tratamiento con quimioterapia, en 2019 la Fundación  MD Anderson Cancer Center España, con la colaboración del reconocido chef Ramón Freixa (dos estrellas Michelin), llevó a cabo El Sabor Perdido , una iniciativa pionera que investiga cómo devolver el sabor de los alimentos a aquellos pacientes oncológicos, adaptando los platos según la capacidad de detectar el gusto que se haya visto afectada.

Ponle freno al mal sabor

Desde la American Society of Clinical Oncology (@ASCO) ofrecen unos consejos para intentar prevenir o paliar el mal sabor de boca y hacer que las comidas sepan más sabrosas:

  1. Cocina alimentos que tengan un buen aroma, aunque estos no sean los que cocinabas habitualmente.
  2. Si al cocinar los olores te causan molestias, utiliza los extractores, usa una parrilla al aire libre. Recuerda que los alimentos fríos o templados tienen menos olor.
  3. Prepara platos fríos o templados, suelen tener un sabor más agradable que los calientes. No obstante, evita los alimentos fríos si aun estás recibiendo quimioterapia con oxaliplatino pues este fármaco puede que sea sensible al frío.
  4. Utiliza utensilios de plástico o cristal, eliminarás el sabor metálico.
  5. Mastica cicle, sin azúcar, con sabor a menta, limón o naranja, puede ayudarte a disfrazar el sabor metálico.
  6. Las carnes rojas puede que te parezcan con sabor metálico. Si este es el caso, busca otra fuente de proteína como puede ser la carne de pollo, o pavo, los huevos, pescado, mantequilla, cacahuetes, judías o productos lácteos.
  7. Marinar las carnes en jugo de frutas, vino o condimentos.
  8. Procura no comer una hora antes de la sesión de quimioterapia o 3 horas después, será una manera de prevenir los vómitos y las náuseas.
  9. Antes de las comidas enjuágate la boca con una disolución de sal y bicarbonato, media cucharadita de cada en una taza de agua. Te ayudará a prevenir el mal sabor de boca.
  10. Complementos a base de sulfato de zinc pueden ayudar a mejorar el mal sabor. Consulta con tu médico, él será quien te podrá orientar acerca de cualquier suplemento que te pueda ayudar.
0

No hay comentarios ¿Te animas?