Sociedad

Maltrato a mayores: El 80% de los casos se deben al estrés del cuidador

Marta Jurado

Jueves 28 de noviembre de 2019

4 minutos

Es una de las conclusiones del último día de las I Jornadas Internacionales organizadas por UDP

MALTRATO MAYORES

En la semana del Día Internacional de la Violencia contra la mujer, se han dado mucho datos, muchos análisis y muchas recetas. Pero hay un tipo de maltrato del que no se habla: es el maltrato a los mayores, una lacra invisible que afecta a 1 de cada 6 personas mayores de 60 años y que se ha cobrado ya más de 5.500 víctimas mortales en Europa, según datos de la Organización Mundial de la Salud. El perfil principal de la víctima es el de una mujer, pensionista, de más de 70 años; y el del abusador, alguien del entorno familiar o cuidador, con algún tipo problema social o económico. Las raíces de este problema, cada vez más relevante debido al paulatino envejecimiento de la población, son complejas y profundas, pero en el segundo día de las I Jornadas Internacionales sobre malos tratos y abusos a personas mayores organizadas por Unión Democrática de Pensionistas (@MayoresUDP), un panel de expertos ha tratado de radiografiarlas.  

El maltrato a personas mayores tiene mucho que ver con aspectos culturales y estereotipos, y pese a que tiene muchas variantes - como maltrato físico, económico, sexual, abandono...- el que tiene más impacto en la persona es el emocional. "Los mayores señalan la falta de respecto, como el aspecto más doloroso de esta situación", explica Gema Pérez Rojo, investigadora en Gerontología de la Universidad San Pablo CEU que ha llevado a cabo un estudio tanto en comunidades como en instituciones de mayores. La conclusión es que el 15% de los profesionales está teniendo malas prácticas, debido a la falta de recursos, que dificultan la detección y prevención de los malos tratos.

UDP

Falta calidad asistencial

Un aspecto que confirma la jefa del área de Sanidad de Defensor del Pueblo, Marta Kindelan Bustelo, quien afirma que ha aumentado el número de quejas sobre el trato en las residencias en los últimos años tanto por parte de las familias, como de los cuidadores y los profesionales que trabajan en estos centros. "Falta calidad asistencial y esto se va agravando a medida que aumenta el número de casos de personas en mayor situación de dependencia". Kidelan pone el foco en trabajar en los ratios de personal, las inspecciones, así como a la voluntariedad de los ingresos en estos centros y la regulación en cuanto a las sujeciones. Y recuerda que ha cambiado enormemente el perfil de las personas que están en las residencias, frente a los años 80 cuando se hizo la mayor parte de la legislación.

La mayoría de los profesionales coinciden en que los aspectos culturales y las consecuencias de la crisis económica son los principales factores que han llevado a la situación actual de dejadez en la prevención de casos como los del maltrato a los mayores en los ámbitos sociales y sanitario. "Después de una época de recortes se van a necesitar muchos recursos para dar respuesta a los grandes desafíos del envejecimiento, como son el maltrato, la soledad no deseada y la dependencia", afirmaba Matilde Fernandez Sanz, politica, sindicalista y feminista, asesora del Ministerio de Sanidad. "Hay demasiada burocracia y poco tiempo para atender a las personas", insiste. "Con cinco minutos por paciente, es muy difícil hacer un seguimiento y plantes de detección", confirma Miguel Ángel Acosta, médico de atención primaria de en Vallecas (Madrid).

Maltrato a mayores
 

Estrés del cuidador

Desde UDP llevan tiempo trabajado en un índice de identificación desde el ámbito sanitario y vinculan cerca del 80% de los casos con el conocido como "estrés del cuidador. "Cuando todo el peso de la atención recae en una única persona, sea un profesional o un familiar, la carga física y psíquica que conlleva cuidar de un dependiente puede desembocar en este tipo de estrés", afirma Javier Álvarez Souto, coordinador del programa de Malos Tratos y Abusos a personas mayores. La situación de tensión aumenta en las familias sin recursos o que están esperando una ayuda. "La expectativa de algo que no llega, genera que no se busquen alternativas". Y recuerda que en España, una de cada 4 mujeres mayores de 60 años está cuidando a otra persona mayor dependiente.

A esto se suma un problema más y es "la legislación en la mayoría de los países europeos no tiene herramientas para la recolección de datos, redes de apoyo y servicios que dignifiquen al mayor como una persona autónoma", señala Yon Yongie, gerontólogo de la Organización Mundial de la Salud. "El buen trato es una cuestión de derechos, de respecto y de dignidad", apunta la psicóloga de la Fundación Matía, Pura Díaz Vega, quien reivindica un cambio cultural de tolerancia 0 al maltrato, poniéndose en lugar del mayor, al que frecuentemente se trata de manera infantilizada y estereotipada. "Cuanto más mayores somos, más especiales, diversos y singulares somos y eso se debería ver como una oportunidad en vez de un problema. 

UDPS

Generación criada en el maltrato

La cuestión de los buenos y los malos tratos no es superficial. Es más, según apunta Federico Armenteros, presidente de la Fundación 26N (@fundacion26D), que lucha por los derechos del colectivo LGTBI mayor, "somos una generación educada en el maltrato y el odio, y nosotros lo sabemos mejor que nadie". Según ha recordado hasta finales del siglo XX, la homofobia estaba condenada con penas de cárcel "y esto es algo que nuestro colectivo arrastramos", asegura el responsable de la primera residencia de mayores LGTBI de Madrid. "Esto es un problema social que se da tanto en las residencias de mayores en las que sentimos que no tenemos espacio, como en nuestras propias casas", asegura, recordando que la mayoría de los mayores del colectivo viven solos. Y ha vuelto a recordar que el maltrato que más duele es el emocional. 

"Tenemos que apoyar a las personas mayores para que tengan libertad para expresarse, buscar ayuda ante casos de abuso y abandono e incluso para que denuncien. Son muchos los esfuerzos que hay que hacer, sobre todo con las administraciones locales, para construir una sociedad para todas las edades", ha señalado Carlos L. Branco, director de Resisenior Gold en la ciudad portuguesa de Braga. Una ciudad, que según ha recordado, forma parte de la Red de Ciudades Saludables, que debería incluir términos como la salud emocional.

0

No hay comentarios ¿Te animas?