Sociedad

8M- Reducir la brecha en pensiones y los cuidados, entre las reivindicaciones de las mujeres mayores

Marta Jurado

Foto: Pablo Recio

Domingo 8 de marzo de 2020

8 minutos

Paca Tricio y Marina Troncoso, presidentas de UDP y CAUMAS, relatan las desigualdades del colectivo

8M- Las mujeres mayores, también llaman a la movilización
Logo 8M
 

Hoy, 8 de marzo, el termómetro del feminismo se medirá en las manifestaciones convocadas en toda España por los colectivos feministas para celebrar el Día Internacional de la Mujer, que este año sin huelga a nivel estatal, pretenden visibilizar y descentralizar las reivindicaciones del movimiento feminista, divididas en cuatro ejes temáticos (cuerpos, economía, fronteras y violencia) bajo el lema 'Con derechos, sin barreras, feministas sin fronteras', según informa el Colectivo 8M.

Aunque muchas de las reclamaciones hacia la igualdad de género no conocen distinción de edad, hay algunas realidades que se agravan entre muchas mujeres mayores, como la brecha en las pensiones o el peso de los cuidados. Así nos lo cuentan Paca Tricio, presidenta de la de Unión Democrática de Pensionistas (@MayoresUDP) y Marina Troncoso, presidenta de la Confederación Estatal de Asociaciones y Federaciones de Alumnos y Exalumnos de los Programas Universitarios de Mayores (CAUMAS), de las pocas representantes femeninas en la cúpula de dos de las principales asociaciones de mayores de nuestro país y miembros del comité asesor de 65Ymás.

Llamada a la movilización

"El machismo, desgraciadamente, lo padecen tanto las mujeres mayores como las más jóvenes, pero somos un mismo colectivo, el de las mujeres", opina Marina Troncoso, representante de la asociación que engloba diferentes Programas Universitarios de Mayores. "Las reivindicaciones son las mismas, la edad no es un factor diferenciador para reclamar derechos, aunque es cierto que llevamos una mochila desde que nacemos y a medida que vamos cumpliendo años, se puede ir cargando y a partir de ahí se general un sistema desigual, y eso es lo que hay que erradicar desds niños en la escuela...", añade. "Para conseguir la igualdad total en la sociedad, no solamente en las leyes, sino en la convivencia y en la práctica, son imprescindibles las manifestaciones y las movilizaciones. Por eso las mujeres y los hombres que reclaman la igualdad de género, de todos los géneros, deben hacerse visibles y hacer oír sus voces, sea en manifestaciones, movilizaciones, en público, en sus trabajos o en su vida privada", defiende Troncoso.

En la misma línea se manifiesta, Paca Tricio, quien anima "a todas las mujeres mayores a que salgan a reivindicar sus derechos, a acompañar a las más jóvenes, a sus hijas y a sus nietas, a mostrar el rostro del envejecimiento de este país",  sostiene Tricio. "Las movilizaciones con motivo del 8M son muy necesarias. En los últimos años con gran valentía las mujeres, sobre todo las más jóvenes han salido a la calle para alzar su voz y denunciar y poner en el foco social y político todas aquellas desigualdades que siguen existiendo. Este año, las mujeres volveremos a movilizarnos en el 8M", afirma, aunque sin huelga.

Acabar con la desigualdad en las pensiones

"Nuestras reivindicaciones en el Día de Internacional de la Mujer, inciden en los derechos y necesidades de las mujeres mayores. Las dificultades añadidas a las que nos tenemos que enfrentar las mujeres (salarios más bajos, problemas de conciliación, dificultades de promoción, etc.) se agravan con la edad. Es decir, que la desigualdad de género se sigue sufriendo en todas las etapas de nuestra vida", explica Paca Tricio en relación a que muchas mujeres cuando alcanzan la edad de jubilación y dejan de formar parte del mundo laboral, las mujeres mayores o las viudas, están condenadas a ser ciudadanas de segunda, "por haber nacido mujeres y no hombres", asegura Tricio autora de 'La revolución de los mayores'. 

También destaca que la mayoría de las pensiones más bajas las reciben las mujeres, con una brecha superior al 35%, según el Ministerio de Trabajo. "Por eso eso, somos uno de los colectivos de la sociedad más interesados en que las pensiones se blinden en la Constitución como un derecho fundamental, prohibiendo su privatización y la pérdida de poder adquisitivo. Como entidad integrante de la Mesa por el Blinsaje de las Pensiones (MERP), desde UDP exigimos el blindaje de las pensiones como derecho fundamental. Una reivindicación que nos une a todas", sostiene Tricio. En este sentido, desde UDP reclaman "acabar con la desigualdad de género en las pensiones, mejorar las pensiones de invalidez y viudedad, igualar las pensiones más bajas al salario mínimo, la no penalización de la prejubilación, tras 40 años cotizados, etc".

​ La privatización de las pensiones perjudica más a los sectores precarios, como autónomos, dependientes, jubilaciones anticipadas de EREs, o muy especialmente el de las mujeres.  Para acabar con la brecha de género en las pensiones, nuestros representantes políticos también que apostar por la eliminación de la brecha salarial entre hombres y mujeres durante su etapa laboral y por las medidas de conciliación profesional y laboral, porque todo ello, sin duda, supondrán una mejora y avance en las pensiones de futuras pensionistas. El tiempo que ocupan en el cuidado de los hijos y de las personas mayores en situaciones de dependencia hacen que sus carreras de cotización sean menores, y por tanto, que tengan una pensión considerablemente menor que la de los varones.

IMG 4171

Reconocer el trabajo doméstico y los cuidados

Hablando sobre la viudedad, en España ser viuda en multitud de casos lleva incorporada "una tragedia económica a la carga sentimental", que consisten en que "el día que vuelves del cementerio tras enterrar a tu compañero del alma, además te has convertido en una indigente. Marginadas, estigmatizadas; además de solas, pobres", opina Paca Tricio. "Si hablamos del tiempo dedicado al trabajo remunerado y no remunerado queda patente la invisibilidad del trabajo doméstico y del cuidado de familiares ( personas en situación de dependencia o de discapacidad, nietos y nietas, etc.), mayoritariamente realizado por las mujeres. Se tiende a subestimar la contribución y la puesta en valor de su tiempo y dedicación al bienestar de la población", explica Tricio.

Preguntada por las soluciones contra la feminización de los cuidados en una una sociedad cada vez más envejecida, Marina Troncoso considera que "este grave problema, que discrimina a las mujeres, solamente se podrá resolver educando, formando en valores de igualdad y eliminado los estereotipos que rodean al colectivo de las personas mayores. Ni todas las mujeres mayores necesitan cuidados, ni todas quieren ser cuidadas, ni tampoco cuidadoras", aclara Troncoso, quien defiende que las mujeres mayores del siglo XXI, en España, "pueden ser casi lo que quieran o lo que sus circunstancias personales y su interés le permitan". Y recuerda que unas optan por" atender a la tercera generación", otras compatibilizan la atención familiar con viajes y ocio, y otras "vuelven –o van por primera vez– a la Universidad, para seguir aprendiendo...", recuerda Troncoso en relación a la diversidad de perfiles de mujeres mayores. 

Visibilizar el maltrato a mujeres mayores

En cuanto a la violencia machista, una de las puntas del iceberg de las desigualdad de género, Paca Tricio recuerda que las cifras de mujeres asesinadas van en aumento –14 en lo que va de 2020– . "Esto quiere decir que algo está fallando y por tanto debemos seguir denunciando y avanzando y mejorando las leyes y políticas que protegen a las mujeres víctimas de la violencia machista o de género. Parece mentira pero tras el consenso político y social adquirido con leyes como la de Violencia de Género, algunos políticos se empeñan en disfrazar a la violencia de género en violencia doméstica, lo cual es absolutamente absurdo. Se llama y es violencia de género", reclama Paca Tricio. 

"El machismo no es diferente a ninguna edad, lo sufren tanto las niñas y las jóvenes como las adultas mayores. No debemos diferenciar en clases por edad el machismo; el machismo siempre es la prevalencia del varón sobre la mujer por considerar a la mujer inferior en cualquier ámbito que se produzca, ya sea familiar, profesional o social", opina Marina Troncoso. Pero según datos de la Secretaría de Estado de Seguridad, en el 90% de los casos las personas mayores víctimas de malos tratos no presentan denuncia porque dependen económica y emocionalmente del maltratador. "Es necesario y urgente que la sociedad sea consciente de su papel como agente fundamental de la prevención y erradicación de los malos tratos", añade Paca Tricio.

Ampliar la mirada sobre la vejez

Pero ambas coinciden en que es necesario ampliar la mirada sobre la vejez, con especial atención al envejecimiento femenino en todas sus realidades, porque las mujeres mayores no son un colectivo homogéneo. "Pensemos en las mujeres mayores LGTBI muchas veces invisibilizadas en centros de mayores o residencias, se respeta su orientación sexual y/o su identidad o expresión de género? En muchos casos se ven obligadas a “volver al armario” en su vejez. O las mujeres mayores que conviven en entornos rurales, donde la falta de accesibilidad les aboca al aislamiento social y a la soledad no deseada, a caso ¿Les preguntamos cómo quieren vivir su vejez?", recuerda Paca Tricio.

"¿Somos conscientes de que la brecha de género se da también entre las personas con discapacidad? Las mujeres cobran un salario un 14% inferior al que reciben los hombres, y por tanto que también afectará a la hora de percibir su pensión por jubilación. Las mujeres mayores queremos decidir sobre nuestra vejez. Queremos decidir por nosotras mismas cómo envejecer, dónde y con quien. Seguramente me deje muchas otras más reivindicaciones en el tintero, estas son algunas pinceladas sobre las que creo necesario reflexionar e incidir en el día de las Mujeres", apunta Tricio.

IMG 4204

¿Consideran que se ha avanzado algo en las últimas décadas? 

"Hemos mejorado un poco, pero todavía queda mucho por hacer. Algunas de las reivindicaciones feministas se han conseguido, ya no es necesaria la autorización del padre o marido para trabajar, para tener pasaporte o para disponer económicamente. La igualdad ante la ley reflejada en el Artículo 14 de la Constitución Española eliminó, poco a poco estas ataduras. También podemos hablar de grandes avances como la legalización del divorcio, del uso y comercialización de los métodos anticonceptivos y la ley del aborto. Pero aún falta mucho para la igualdad en la vida cotidiana", relata Marina Troncoso.

En opinión de Paca Tricio, "se ha avanzado en las últimas décadas. La lucha por la igualdad no cesa. No para. Y se van consiguiendo, por supuesto avances. Pero tenemos que seguir trabajando en mejorar los derechos de las mujeres. Todo lo que sea un retroceso es una pérdida en nuestros derechos. Un motivo más para seguir caminando y avanzando hacia una sociedad más igualitaria", recueda la preseidenta de UDP.

Aún techo de cristal en Universidad y Asociaciones

Tal como explica Marina Troncoso, "en la Universidad sucede como en la sociedad en general, hay una enorme brecha de género. De las 50 universidades públicas, solamente 7 tienen como máxima representación en sus rectorías a mujeres. Desde que se aprobó la Ley de Igualdad de 2007 se exige la paridad en los equipos de gobierno, y no siempre se cumple. Se matriculan más mujeres que hombres en la Universidad, desde el año 1990. Las mujeres obtienen mejores tasas de rendimiento, notas medias y tasas de idoneidad y graduación, sin embargo, apenas son el 21% las que obtienen una cátedra".

En la Universidad de Mayores se dan otras circunstancias, según Troncoso, pues no se opta a puestos de gobierno ni a jerarquía académica. Siendo la mayoría de las matrículas de mujeres, en las Juntas Directivas de las Asociaciones, "los cargos de responsabilidad siguen ocupados por una gran mayoría de hombres, es una inercia que tenemos que romper", asegura. "Pero soy optimista, cada vez somos más las mujeres que rompemos un trozo de cristal y empujamos para que las que nos siguen continúen rompiendo más techo", sostiene Troncoso. "Sin duda, la defensa de los derechos de las mujeres y la erradicación de la desigualdad de género, es algo que concierne a todas las personas y  está en nuestra mano, en nuestro día a día, y también en nuestras asociaciones", señala Tricio quien reconoce que en su propia asociación hay una gran diferencia. "De las 71 personas que integran cargos presidenciales en UDP, 59 son hombres y sólo 12 son mujeres, pese a que éstas representan el 84% de los voluntarios de la organización de mayores.

0

No hay comentarios ¿Te animas?