Asociaciones de mayores

Demandan la creación de un nuevo modelo de cuidados de larga duración y residencial

65ymás

Martes 21 de julio de 2020

4 minutos

Las asociaciones CEOMA, FATEC, SCGiG e iSocial abren la puerta a la adhesión de personas y entidades

La Fiscalía ya tiene abiertas más de 200 diligencias penales por la gestión en las residencias

Josep Carné, Presidente de la Federació d’Associacions de Gent Gran de Catalunya (FATEC), organización Miembro de Pleno Derecho de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA), ha hecho público el posicionamiento conjunto de la Societat Catalana de Geriatria i Gerontologia (SCGiG), la Fundació iSocial y la FATEC, para demandar la creación de un nuevo modelo de cuidados de larga duración y residencial.

Aunque este modelo está elaborado para implantarlo en Cataluña desde FATEC consideran que es un modelo universal que se puede aplicar a cualquier Comunidad Autónoma.

Toda aquella persona física o entidades dedicadas al colectivo de las personas mayores, que lo deseen, puedan adherirse en el siguiente:  https://forms.gle/Ya72v7FX34MHNKrHA

Los mayores podrán salir de las residencias de Aragón para estar con sus familias

Estos son los 10 principios básicos que debería considerar el nuevo modelo residencial:

1.- El modelo de cuidados de larga duración debe tener una mirada amplia desde la perspectiva vital y de necesidades de las personas, que van desde la prevención de discapacidad y la rehabilitación, hasta la atención de final de vida y cuidados paliativos precoces.

2.- Hay que incorporar a las personas mayores y sus cuidadores, profesionales y no profesionales, en la conceptualización y el diseño del nuevo modelo, que debe partir de sus preferencias y de los resultados que son importantes para ellos. Su papel debe ser central, y no únicamente consultivo. Es imprescindible contar con la implicación de la comunidad y de los diferentes agentes, en un ejercicio de reflexión compartido y conjunto.

3.- Hay que tener en cuenta que la mayor parte de las personas mayores quieren vivir en su hogar hasta el final de su vida, porque quieren preservar su autonomía y los vínculos familiares y sociales. Esto requiere de:

  • Apostar por la atención integrada social y sanitaria en el domicilio - tal como recomienda la UE
  • Políticas sociales que luchen contra la explotación y precarización en los trabajos de cuidados formales e informales, y contra las desigualdades por razones de género, clase o etnia
  • Políticas de vivienda y urbanas que tengan en cuenta las necesidades de las personas mayores y la diversidad de maneras de vivir el envejecimiento
Denuncian a la multinacional Colisée por aplicar una 'tasa Covid' en sus residencias de mayores

4.- Desde una perspectiva individual, la atención a las personas mayores debe dar un paso adelante hacia la personalización de las intervenciones, basados en:

  • Una valoración individualizada desde una perspectiva multidimensional (Valoración Geriátrica Integral)
  • Un proceso de toma de decisiones compartida (y a menudo con un Plan de Cuidados Anticipados), enfocada a los resultados y a las preferencias de las personas. En este sentido, habrá que consensuar indicadores orientados a los resultados que importan a las personas, para garantizar tanto la calidad como la equidad de la atención a estas personas, así como su monitorización.

5.-  Algunas veces, y con el objetivo de preservar la calidad de vida de la persona, hay que plantear alternativas, teniendo en cuenta que el envejecimiento en el propio domicilio no se puede imponer. En este sentido, si bien las residencias geriátricas pueden ser también un buen lugar para vivir y un recurso muy valioso para personas mayores que, por motivos sociales o de salud, no puedan ser atendidas en el domicilio, habrá que desarrollar otras alternativas, cercanas al domicilio, para que la residencia sea la única alternativa posible. Efectivamente, en función de los condicionantes sociales de la vejez y los aspectos vinculados con el ciclo vital de la persona, el hogar puede tener muchas formas: desde la vivienda privada, los pisos con servicios, cohousing, pisos tutelados, y residencias.

Diario residencia mayores: comportamiento denunciable

6.- Un modelo integrado de cuidados de larga duración requerirá de atención colaborativa y compartida entre el mundo sanitario y social, así como de una mirada necesariamente territorial que trascienda las propias organizaciones. Esto requerirá a menudo de propuestas específicas de atención integrada y en algunos casos, de triple integración. Respecto la atención sanitaria a las personas:

  • El hilo conductor de la continuidad debe recaer en la Atención Primaria de salud, posiblemente con modelos de atención específicos, contemplando también modelos colaborativos con otros ámbitos. En este contexto, el rol de enfermería jugará un papel clave.
  • Sobre esta base, hay que aprovechar la experiencia de equipos especializados en Geriatría y Cuidados Paliativos (PADES, EARs, Hospitalización Domiciliaria, ...) para intervenciones intensivas y limitadas en el tiempo, como soporte de la Atención primaria de salud, especialmente durante las crisis de salud.
  • En este contexto, la atención intermedia deberá tener un rol de proximidad a las personas ya los equipos de Atención Primaria, tanto en la adecuación de ingresos en los hospitales de agudos, como en la prestación de servicios desde una mirada centrada en las necesidades de las personas, ya sean estas rehabilitadoras, o de control sintomático, en el hospital, en el domicilio o en la residencia.

7.- Desde una perspectiva asistencial, hay que debatir conjuntamente y abordar de forma sincronizada todos los ámbitos de la atención de larga duración: atención residencial, modelo de larga estancia sociosanitaria, centros y hospitales de día, así como atención domiciliaria.

EuropaPress 3211164 residente residencia mayores pablo neruda c  santa clara ciempozuelos

8.- Hay que garantizar la seguridad y la salud de los / las profesionales de las residencias y apostar decididamente para mejorar las competencias y el reconocimiento de los cuidadores y los profesionales, lo que implica desarrollar programas formativos específicos y continuos, la dignificación de las condiciones laborales y desarrollar acciones para promover su reconocimiento social.

9.- Hay también incorporar la tecnología como herramienta de apoyo, imprescindible, como medio de conexión remota con la persona y los cuidadores ("teleasistencia"), apoyo directo a los cuidadores y formación y seguimiento de los mismos cuidadores.

10.- Finalmente, habrá que adaptar los sistemas de provisión de los servicios de cuidados de larga duración para las personas mayores a estas nuevas realidades, replanteando y redefiniendo el marco legal, los sistemas de colaboración público-privados, y los modelos de financiación y de control que se apliquen en cada caso.

0

No hay comentarios ¿Te animas?