Sociedad

El Defensor del Paciente pide a la Fiscalía que investigue 60 muertes en una residencia de Brunete

Pablo Recio

Viernes 24 de abril de 2020

6 minutos

La empresa no confirma estas cifras pero tampoco proporciona el dato

El Defensor del Paciente pide a la Fiscalía que investigue 60 muertes en una residencia de Brunete

La Fiscalía investiga penalmente a 86 residencias de mayores, 40 en Madrid

La asociación El Defensor del Paciente ha pedido a la Fiscalía Provincial de Madrid que investigue a una residencia de mayores de Brunete (con capacidad para 242 personas según el propio centro), propiedad de la empresa Geriasa. La razón: habría habido "60 fallecidos" en el centro durante la crisis sanitaria del coronavirus -un dato que la empresa no confirma- y "no se habría dado toda la información a los familiares". El centro tiene plazas concertadas con la Comunidad de Madrid y es propiedad de una compañía que posee dos residencias en la región.

Esta petición a la Fiscalía parte de una denuncia al Defensor del Paciente de una familia, que criticaba "falta de información" por parte de la empresa sobre el estado de su familiar, residente en el centro, que habría muerto en la noche del 26 al 27 de marzo. Además, la asociación pide que se investigue "un presunto delito de hurto de joyas" y un posible "mal trato a la familia", según indica el documento enviado al que ha podido tener acceso este periódico.

"De un día para otro a través de una videollamada percibimos que la tenían con suero y oxígeno sin ni siquiera haber informado a la familia, nos dijeron que era un simple constipado la tarde del 26 de marzo y esa misma noche falleció. Con tantas dudas por nuestra parte, les dijimos que íbamos a solicitar una autopsia y nos amenazaron con denunciarnos a nosotros por abandono de cuerpo", reza el texto enviado a la Fiscalía en el que los familiares relatan lo sucedido, según ellos.

El Defensor del Paciente exige que "se investigue cuántos casos hay", asegura a 65Ymás su presidenta, Carmen Flores, que ya ha realizado más de 60 peticiones de este tipo a la Fiscalía para otros centros en todo el país. "Da lo mismo la Comunidad y la residencia, la forma de actuar es la misma. Parece que se han puesto de acuerdo", apunta Flores.

Más casos

No obstante, el caso de esta familia no parece ser el único, al menos en lo que tiene que ver con la falta de información. Este diario ha podido conversar con otro familiar -que no quiere facilitar su nombre y al que llamaremos C.- que perdió en esta residencia a su madre a finales de la segunda semana del mes de abril y que narra un relato muy similar al que se refiere Carmen Flores.

"Desde que limitaron la entrada el 14 de marzo, hasta principios de abril, la comunicación era fluida. Aunque costaba un poco, llegaron a mostrárnosla por la cámara de WhatsApp. Mi madre estaba bien, hasta que empezó a haber problemas. Había muchísimos casos y los teléfonos se colapsaron", relata.

En esos días, a C. le llegaron a reconocer "cuatro positivos en una ocasión" pero, "por protección de datos", según ellos, no le volvieron a dar información general sobre los contagios en la residencia.

El "1 de abril", prosigue, "me comunicaron que mi madre tenía fiebre". "Compartía habitación con una compañera y les pregunté que por qué no la aislaban y dijeron: 'Es que no sabemos si tiene COVID-19'. Y no la aislaron hasta tres días más tarde de abril, que me comentaron que tenía diarrea y la bajaron a la enfermería", apunta.

Desde entonces, no volvió a ver a su ser querido. Aunque, según cuenta, intentó "meter una tablet" pero le dijeron "que tenían que tomar unas medidas de desinfección y que no estaban preparados para ello". "Me quedé sin verla", comenta. 

Lo único que supo fue que "habían venido dos geriatras del Hospital Puerta de Hierro a ver la situación y a traer medicación". Sin embargo, afirma, le contaron que no le podían poner "tratamiento de coronavirus, porque fallecían en el acto" y le dieron otros medicamentos "que los geriatras indicaban para las personas mayores".

"Día tras día me decían: 'Parece que está estable y no tiene fiebre, pero ahora no quiere comer'. Pero se hacía cada vez más difícil hablar con ellos y un día la doctora me llamó -fue la única vez que me contactaron ellos- para decirme que había empeorado y que si le daba permiso para darle morfina. Le dije que sí. A las pocas horas, me llamaron y me dijeron que había fallecido, y ya está", sostiene.

"Yo me tengo que creer que mi madre ha muerto y que han hecho todo lo posible. Creo que tengo el derecho a tener el dossier médico de ella, pero tampoco me lo han dado. Lo que se me ha transmitido todo el rato es muchísimo desorden, caos y falta de personal. Y por parte de la Comunidad de Madrid lo único que me llegó fue una carta que nos decía que nos llevásemos a los familiares a casa. Yo estoy confinada con coronavirus, ¿cómo me la iba a traer?", señala.

Desde hace una semana, señala C., "me han contado que han llegado test y se están haciendo con el tema, parece que han dividido la residencia en tres zonas. Pero el problema es que eso lo están haciendo sólo desde esta semana", critica.

La empresa defiende su gestión

Este diario ha conversado con el CEO de Geriasa, Joaquín Sastre, que no ha facilitado la cifra de fallecidos en su residencia. "Esos temas son muy delicados, nosotros no podemos. Reportamos esa información a quien se la tenemos que dar y no son pocos. Todos los fallecimientos y certificados van al juzgado, por una parte. Luego, estamos reportando también a la Comunidad de Madrid, al Ministerio de Sanidad e incluso al hospital Puerta de Hierro. El departamento de geriatría de ese hospital ha venido a ayudarnos con los usuarios y hemos derivado a gente", sostiene.

Y añade: "Aquí ha venido la UME y la Consejería de Políticas Sociales. Reportamos a la Dirección General del Mayor, a la Guardia Civil, en un informe escrito en el que comentamos todo lo que estamos haciendo, la sectorización, el número de afectados que hay por COVID-19, los fallecidos, todo".

De igual manera, comenta, han pasado "dos test y la PCR a todos los usuarios". "Creo que habrá pocos centros que han pasado dos, uno de la Comunidad de Madrid y otro de anticuerpos que hemos comprado nosotros, y la PCR, que la pasamos ayer a todos los usuarios", cuenta. Y apunta: "Invitamos al que sea a que ponga una denuncia y, cuando la ponga, nosotros nos defenderemos".

Con todo, el consejero reconoce que "es verdad" que han "tenido bajas de personal, en torno a un 25-30%" y asegura que han "intentado contratar personal" y que "no era posible".

Respecto a la supuesta "falta de información" que denuncia El Defensor del Paciente, Sastre sostiene: "Hemos priorizado lo que es la atención a los usuarios por encima de la información. ¿Qué es lo importante? La atención a los mayores. Hay que tener en cuenta que se ha confinado a las personas en sus habitaciones, por ley. Eso requiere un mayor esfuerzo del personal y nos hemos visto en dificultades". Aunque también matiza que "no significa" que hayan "desatendido a las familias".

"Hay usuarios que tenían tres hijos, nos han llamado los tres y a lo mejor requerían 40 minutos al teléfono de explicaciones y nosotros no podemos estar atendiendo a todos al mismo tiempo. Pedíamos que nombren a un interlocutor por familia", apunta.

Respecto al tema del supuesto "hurto de joyas", el CEO defiende que "al parecer faltaba un anillo, dicen, y lo estamos investigando porque no lo sabemos. Hemos tenido un gran lío con el coronavirus y muchos enseres y ropa se han metido en bolsas para evitar nuevos contagios y no sabemos si está el anillo".

La Comunidad se pronuncia

Este medio se ha puesto en contacto con la Consejería de Políticas Sociales, Familia y Natalidad de la Comunidad de Madrid, que han asegurado que "desde el inicio" han solicitado "a todas las residencias de la Comunidad que tienen que contactar con los familiares de manera frecuente y decirles como está la situación de los residentes". "Tienen orden de ello", sostienen.

Respecto a si se ha valorado intervenir este centro -actualmente hay 14 intervenidos en la región (el último fue Las Golondrinas, este martes, en Robledo de Chavela)- sostienen que "cada día los técnicos de la Consejería tienen una reunión con el 112 y se analiza la situación de cada residencia". "Si hubiera alguna novedad se va a comunicar", apuntan.

Igualmente, aseguran, "el Consejero ha dicho que se había facilitado curriculums de personal a aquellas residencias que decían que no tenían auxiliares o DUE". "Cada día se llama a todas y contacta para ver cuál es la situación. Si alguna dice que lo necesita urgentemente se le facilita CVs. Se ha hecho en especial con las intervenidas", señalan. Finalmente, comentan que todos los centros "tienen la obligación" de hacer la sectorización y aislar a los usuarios con síntomas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?