Sociedad

El epidemiólogo Pedro Arcos advierte: "La prioridad no debería ser vacunar a los jóvenes"

Pablo Recio

Viernes 16 de julio de 2021

10 minutos

El experto pide el cierre del ocio nocturno y que el Gobierno coordine medidas en todas las CCAA

El epidemiólogo Pedro Arcos adelanta cuánto tiempo durará la quinta ola
Pablo Recio

Viernes 16 de julio de 2021

10 minutos

La quinta ola ya está llegando a un punto de inflexión y se podría estar estabilizando en muchas de las comunidades más afectadas. Sin embargo, podrían ser necesarias medidas de contención para frenarla del todo y volver a controlar la curva, por quinta vez en esta pandemia.

De esta manera, las restricciones deberían pasar por, de nuevo, limitar la libertad de movimientos interna o el cierre de ciertos sectores donde se está contagiando masivamente y creando brotes grandes la población no vacunada –en su mayoría, jóvenes–.

Así lo entiende el epidemiólogo de la Universidad de Oviedo, Pedro Arcos, que piensa que el país se desconfinó demasiado pronto, antes de alcanzar un porcentaje suficiente de vacunación que permita, haya o no contagios, retomar una cierta vida normal y convivir en un cierto equilibrio con el virus. 

Pregunta - ¿Cómo definiría la ola actual que estamos viviendo en España?

Respuesta - Lo que hay actualmente es una nueva ola de infección, pero no de enfermedad y de mortalidad. Y una ola que afecta a un porcentaje concreto de la población.

Ha sido producida por dos fenómenos. Uno es provocado y, otro, natural. El primero es la apertura del ocio nocturno y las aglomeraciones de gente joven. El otro, tiene que ver con que cuando retiras una parte de la población expuesta a riesgo, porque ya se ha vacunado, el virus se va a trasladar a los segmentos que todavía no se han protegido y son vulnerables. Pero los impactos son muy bajos en jóvenes, a pesar de que ahora se le de mucha importancia a que un adolescente haya ingresado en la UCI, pero son uno, o dos.

P.- ¿Por qué la expansión de esta ola ha sido también explosiva en cuanto a contagios?

R.-  El ocio nocturno nunca tuvo que haberse abierto hasta alcanzar un 70 u 80% de la población vacunada. Ha sido un error. Y autorizar la movilidad turística y las aglomeraciones, también. Hemos vuelto a repetir la misma historia, por el tema del verano. Ahora, tenemos una nueva ola. 

P.- ¿La propagación del virus se puede controlar si se vacuna ya a esa población más joven?

R.- La prioridad no debería ser vacunar a los jóvenes. Todavía falta la mitad de la población. Con la nueva variante india, el tener una sola dosis confiere una protección que pasa del 70% al 30%. Y ahora, lo primero sería completar la vacunación en las personas en general. Aún estamos cerca del 50% de pauta completa y necesitamos un 85% con la nueva variante. Así que la prioridad no es vacunar a chicos de 20 años, porque si se infectan, probablemente, no van a enfermar, pero una persona de 45 años o de 65 años quizá sí. 

EuropaPress 3808133 hombre mascarilla llegada playa manga primer dia no obligado uso mascarilla

P.- Entonces, ¿las personas que aún no han recibido las dos dosis y son más mayores corren peligro?

R.- Con la variante india, la protección es muy baja. Serían la prioridad número uno. Eso sí, si tenemos suficientes dosis para hacer las dos cosas, pues quizá se podría empezar a vacunar a los jóvenes. 

P.- Teniendo en cuenta la fatiga pandémica, ¿qué medidas se deberían tomar en el corto plazo para reducir la transmisión, que sean realistas y se vayan a cumplir?  

R.- Creo que primero habría que conseguir que el Ministerio se responsabilizase de la situación, porque ahora está desaparecido. Actualmente, hay comunidades que hacen cosas distintas en tema de vacunación. Algunas inyectan dosis a gente joven, otras todavía no. Pero eso no tiene sentido, porque la infección no se detiene en el límite de una CCAA. Creo que hay dejadez por parte del Ministerio de Sanidad. Así no vamos a ningún lado. Una cosa es transferir parte de la responsabilidad y, otra, que cada región decida a quién inmuniza.    

Y las medidas: el ocio nocturno no debería haber abierto y habría que cerrarlo. Luego, tendrían que controlar la movilidad y la apertura completa del turismo, que ahora no tiene ningún sentido. Habrá que volver también a un sistema de restricción de la movilidad en determinados sitios. Y habrá que controlar las aglomeraciones en espacios públicos, algo, que no es un problema sólo de salud, sino de orden público, de antes del Covid. Ahí, las autoridades municipales deberían tener algún tipo de control. Por último, sería interesante controlar los aforos de los interiores de la hostelería, que no se si se está haciendo. 

P.- Y abrir el ocio a vacunados, como se quiere hacer en Francia para controlar contagios e incentivar la vacunación, ¿qué le parecería?

R.- El contexto es distinto y la situación epidemiológica también. Aquí, el objetivo tiene que ser vacunar e inyectar la pauta completa.

El tema de decir: 'Sólo entras en este sitio con la vacuna', pues se podría contemplar. Pero hay que fijarse no sólo en medidas sueltas, sino en el conjunto de la estrategia de control. Y ahora mismo, parece que no la hay. Cada uno va un poco por libre. El Ministerio debería volver a existir y aparecer por algún lado. 

EuropaPress 3808401 personas mascarilla otras mascarilla calle larios primer dia no obligado

 

P.- ¿Cuánto durará la ola y de qué va a depender?

R.- Por el aspecto que tiene la evolución de la curva, probablemente, se esté alcanzando un pico máximo de contagios y es probable que dure un mes más. 

P.- ¿En total serán dos meses de ola?

R.- Sí. Entre uno o dos si se hacen las cosas razonablemente bien. Pero lo importante no es si dura más o menos, sino lo que hacemos. Es decir, que haya una estrategia coherente. Si vuelve a bajar la curva, pero en un mes volvemos a subir, es dar tumbos, tanto con la vacunación como con las medidas relacionadas con el ocio. Apretamos cuando se desborda y aflojamos cuando no. Es lo que hay. Pero a lo mejor hay que ser más coherentes. 

P.- Y después de la quinta ola, ¿qué pasará? En Reino Unido han vacunado con una dosis a más del 85% de la población adulta y con dos, a más del 60, y aún así, aumentan los casos, ¿sucederá lo mismo en España?

R.- Hay que olvidarse de que va a haber cero casos. Pasará como con cualquier otro virus respiratorio. Aunque se vacune al 85%, va a quedar un 15 que no lo ha hecho y, además, las dosis no protegen al 100%. Así que va a haber, de manera permanente, un 20% de población susceptible y algunos brotes. Eso forma parte de la vida normal y es como ocurre con otras enfermedades. 

La idea de que vacunando al 85% se acabó el problema es algo que no tiene sentido epidemiológico. Pero eso no significa que no se pueda volver a la normalidad. En el futuro, habrá que tratar esos casos, individualmente, analizar los brotes, y nada más. Pero no estamos aún en ese escenario. 

P.- ¿Se ha ido demasiado rápido a un escenario de convivencia con el virus?

R.- Hemos dado el problema como resuelto y la gente ha empezado a circular de Santander a Cádiz, de Madrid a Barcelona y el ocio nocturno se ha abierto. Nos hemos comido la última fase, entera. Por ejemplo, los ingleses, se están abriendo ahora. 

P.- Entonces, ¿no tiene sentido pensar que se va a poder erradicar el virus? ¿Es un enfoque erróneo?

R.- Es totalmente naíf. Este es un coronavirus. Hay montones de ellos y muta entre dos o tres veces cada mes. El objetivo no es acabar con el virus. Nadie en su sano juicio, que sea un profesional de la epidemiología, puede proponer eso. El objetivo es mantener el nivel de riesgo y el número de muertos bajo. La erradicación sólo se ha conseguido una vez en la historia: con la viruela. No se ha logrado ni con la polio ni con el sarampión.

EuropaPress 3808524 dos mujeres mascarilla primer dia no obligado uso mascarilla exteriores

P.- ¿Los países que han apostado por el Covid Cero tendrán que cambiar de objetivo?

R.- Es absurdo, porque además no puedes cerrar un país permanentemente. La Salud Pública es global.   

P.- ¿Los mayores deberán vacunarse periódicamente en el futuro?

R.- Lo razonable es que, cuando el virus circule poco, ya no se necesite vacunar a todo el mundo, sino sólo a los más vulnerables, como pasa con los mayores de 65 años. Se identificará qué grupos tienen más riesgo. 

P.- ¿Podremos realmente convivir con este virus con las vacunas y volver a la vida normal o al ser tan infeccioso no es posible? 

R.- La evolución natural es que pase a ser menos grave. El ablandamiento del virus es lo normal. En el estadío inicial, cuando por primera vez infecta a los humanos, son muy virulentos, porque no lo reconoce y se producen casi cualquier tipo de síntomas: pérdida de gusto, de olfato... Pero a medida que vas teniendo más gente vacunada, el sistema inmunológico lo va a reconocer y el impacto en la salud va a ser menor. 

Luego, es un tema que tiene que ver con el riesgo percibido y el asumible. El percibido es variable. En unos meses, la sociedad se dará cuenta que querer el riesgo cero es absurdo, porque no somos unos marcianos y formamos parte de un conjunto de especies expuestas a virus.

En paralelo, el riesgo asumible cambiará. En términos de percepción, acabará pareciéndose a lo que ocurre con los virus respiratorios en general, como la gripe. Cada año tendremos casos, unas decenas de miles y miles de muertos. Y formará parte de la dinámica general de la mortalidad de la población. 

P.- Si tuviésemos que poner una fecha, ¿cuándo sería prudente y socialmente asumible volver a la normalidad?

R.- Más que una fecha, es un porcentaje de vacunación. Hemos empezado a inyectar dosis el 27 de diciembre y vamos por la mitad, así que fecha, no valdría para nada que diese. Pero creo que cuando tengamos vacunado al 85% de la población sería lo ideal. O, al menos, de los mayores de 25 o 30 años. 

P.- ¿Habrá Covid persistente con las variantes futuras? 

R.- Ese tipo de efectos raros, como el Covid persistente, lo lógico es que acaben desapareciendo y que el virus se vaya centrando en ser una infección respiratoria clásica. 

P.- ¿Cómo se podrá conseguir que la población pierda el miedo al virus cuando tengamos que convivir con normalidad con él, una vez estemos vacunados por primera vez? 

R.- Nuestro miedo será menor cuando tengamos el 85% de la población vacunada. La percepción que tenga la gente del riesgo del virus depende de los medios de comunicación. Es un constructo social. Si no hablas nunca de la meningitis o de la fiebre del nilo, nadie sabe si existen, pero si machacas a la gente todos los días, la percepción de riesgo aumenta. Es puramente variable. No tiene nada que ver con el riesgo real epidemiológico. 

P.- Algunos países se imaginan un futuro en el que no se den datos de incidencia diaria de Covid y se conviva, con precaución, pero normalidad, con el virus. ¿Se acabará normalizando el estar contagiado de Covid? 

R.- Siempre que hay un exceso de información y aquí lo ha habido, tanto cuantitativo y cualitativo, eso genera ruido y una saturación. Pasa con cualquier tema. Las epidemias son fenómenos sociales y la percepción de riesgo va modificándose.

Y es sencilla de cambiar: basta con que el presidente del Gobierno diga que esto está resuelto para que los medios lo repitan en dos semanas y la población lo asuma. No hay cosas más variables que la moda y la percepción del riesgo. 

Sobre el autor:

Pablo Recio

Pablo Recio

Pablo Recio es periodista especializado en sociedad y salud, es graduado en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y comenzó su carrera profesional en el diario El Mundo cubriendo información cultural y económica. 

En 65Ymás, ha contado el drama vivido en las residencias durante la pandemia y ha sacado diferentes exclusivas de impacto como 81 menús de residencias de mayores, a examen: "Baja calidad nutricional y abuso de procesados"que fue citado en una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid. 

Además, es cofundador de la radio online Irradiando y cuenta con un máster en Gobernanza y Derechos Humanos por la Universidad Autónoma de Madrid y otro en Periodismo por el CEU San Pablo/Unidad Editorial. 

… saber más sobre el autor