Sociedad

Los yayoflautas, el colectivo que se hizo famoso en el 15-M, siguen en pie de guerra

Pablo Recio

Domingo 24 de febrero de 2019

4 minutos

Conversamos con Celestino Sánchez, uno de los fundadores de este colectivo que nació en Barcelona

Los yayoflautas en Barcelona

En 2011, al calor de las movilizaciones del 15-M, se creó en Barcelona la primera agrupación de iaioflautas (yayoflautas en castellano), un grupo de personas mayores que no se pierden ni una sola concentración a favor de diversas causas sociales. El comercial jubilado Celestino Sánchez (68 años) fue uno de los miembros fundadores del colectivo, que hoy en día cuenta con grupos en más de una decena de ciudades españolas. Como muchos de los pioneros que crearon los iaioflautas, su activismo venía de lejos: a finales de los 60 había participado en la creación de las juventudes de CCOO y, en la etapa democrática, fue diputado del Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC) en el Parlamento de Cataluña, en la primera y tercera legislatura. Asimismo, participó en otros movimientos sociales, siempre compaginándolo con sus distintos trabajos (antes de comercial fue electricista y fontanero). 65Ymás se ha puesto en contacto con él para charlar sobre los inicios del colectivo y conocer cuáles son sus reivindicaciones actuales.

¿Cómo recuerda el surgimiento de este colectivo?

En 2008 estábamos muy desanimados. Teníamos la sensación de que había recortes y de que los partidos y asociaciones sindicales no respondían. En torno a 2011, comenzó el 15-M. Yo no tenía mucha confianza en que fuese una gran movilización pero, junto a otros compañeros, nos sumamos a las manifestaciones y participamos en la ocupación de la Plaza Cataluña. A raíz de las protestas, nos preguntamos qué podíamos aportar, ya que la mayoría de las personas era gente joven. Por ello, decidimos fundar el colectivo. Primero, apareció el nombre, que viene dado por una intervención de Esperanza Aguirre en la que despreciaba al 15-M, llamándoles perroflautas. En clave de humor, cogimos el nombre y le dimos la vuelta. Surgió entonces la idea de llamarnos iaioflautas que, por cierto, es una denominación mestiza ya que en castellano es yayoflautas.

¿Cuáles son vuestros métodos de acción?

Mezclamos la experiencia que teníamos durante la clandestinidad del franquismo con los métodos de los indignados. Recurrimos a la desobediencia civil, a través de ocupaciones simbólicas. Por ejemplo, para protestar contra la subida del precio de los autobuses, ocupamos uno y nos paseamos con él por Barcelona. Queremos participar con una cara amable. Tenemos una coral para cuando hacemos concentraciones. Hemos generado una metodología que hace imposible disolvernos de una forma violenta. Asimismo, cuando hacemos manifestaciones no cortamos la calle entera, siempre dejamos un carril para que circulen los coches y conseguimos así no enfadar a la gente.

Desde su creación, en 2011, ya hay yayoflautas en toda España.   

Sí. Aunque cada uno ha montado colectivos en función de su capacidad. No hacemos todos exactamente lo mismo, no hay un modelo común.

Celestino Sánchez.

¿Sois apartidistas?

Hay de todo, gente que viene de la militancia y otros que se han sumado hace poco. En Barcelona, tenemos miembros que votan a casi cualquier opción política. Solemos decir: “No somos de nadie y somos de todos”. Formamos parte de los que luchan a favor del bienestar de la gente pero, electoralmente, no nos identificamos con ningún partido. 

¿Tampoco se plantean dar apoyos puntuales a ningún partido?

No. Los cambios de verdad se hacen sobre la movilización. Si hay concentraciones grandes, las plataformas electorales se ven en la obligación de hacer suyas las reivindicaciones de éstas. Por poner un ejemplo, en un momento determinado se subieron las pensiones del 0,5% al 1,5%. ¿Cómo se hizo? Gracias a la movilización social. Los partidos no harán nada si no se les empuja a ello.

Y en materia de pensiones, ¿qué proponen?

Tienen que estar en los Presupuesto Generales del Estado y en la Constitución. Por ello, se le deben subir los impuestos a banqueros y grandes empresas multinacionales. Asimismo, las pensiones deben ser dignas, entorno a los 1.000 euros y, además, ser iguales para hombres y mujeres. No compramos el argumento de que no hay dinero y creemos que este tema no se debe discutir en el Pacto de Toledo.

¿Por qué?

Para nosotros, es un organismo al servicio de los banqueros y de los gobiernos. Desde el principio, cada vez que toman una decisión, va en nuestra contra. Está pensado para llevar a cabo todas las reformas laborales y convencer a los sindicatos de que no hagan ruido.

¿Los jóvenes de hoy en día se podrán jubilar dignamente con los salarios actuales?

Sí. Nosotros planteamos que se cambie el modelo de las pensiones. Teóricamente, se pagan con lo que aportan los trabajadores y la patronal. En nuestra opinión, se deben de financiar con los Presupuestos Generales del Estado. Se tienen que subir los impuestos a las empresas multinacionales y bancos.

Si sólo se financian con los Presupuestos, ¿no estarían a “merced de los políticos”?

En ese caso, entraría en juego nuestra filosofía: si queremos pensiones hay que pelear por ellas. Nos podemos jubilar porque se luchó por ello durante el franquismo y en la primera etapa de la democracia. Nadie nos lo regaló.

Aparte de las pensiones, ¿qué más causas defienden los iaioflautas​?

Englobamos un poco todo. Tenemos un lema: “Nuestras hijas y nietas tendrán una vida digna”. Luchamos contra el aumento del precio de los productos, por la defensa de la sanidad, por la enseñanza… No sólo trabajamos para los pensionistas sino para el conjunto de la sociedad.

0

No hay comentarios ¿Te animas?