Sociedad

Primeras horas de restricciones en barrios de Madrid: "Esto es indignante, no entendemos nada"

Marta Jurado

Martes 22 de septiembre de 2020

4 minutos

Las asociaciones de vecinos de los barrios afectados exigen más recursos y menos estigmatización

EuropaPress 3329274 participantes concentraciones convocadas jornada hoy contra confinamientos

La calle Alcalá de Madrid, la delgada línea que decide quién está 'confinado'

 

Rabia, indignación y mucho desconcierto. Esto es lo que se ha vivido durante las primeras horas de las restricciones decretadas por la Comunidad de Madrid en 37 zonas de salud. Casi un millón de personas (850.000) de los barrios sur de la capital junto con Fuenlabrada, Parla, Getafe, San Sebastián de los Reyes o Alcobendas que se han despertado en la incertidumbre sobre qué podrían hacer o no hacer a partir de ahora. "No sé si puedo ir a la farmacia a por mi medicación o no porque nos separa una calle", señala Carmen, una mujer de 89 años que vive sola en una de las zonas restringidas de Getafe. 

El problema, según denuncian las asociaciones de vecinos es que la mayoría no sabe a qué zona de salud pertenece, a lo que se une un amplio limbo que puede afectar especialmente a los mayores o personas dependientes.  La orden emitida el viernes por el Gobierno de la Comunidad de Madrid para frenar los contagios por Covid-19 en las zonas con presuntamente mayor incidencia establece que estos ciudadanos solo podrán desplazarse para actividades imprescindibles, como ir a trabajar, acudir a la universidad o cuidado de mayores. Pero todavía no esta claro qué pasará con los centros de día, las residencias de las zonas afectadas o cómo deberán operar los cuidadores. 

Cuidadores cruzando "muros invisibles"

Aunque hasta este miércoles no habrá multas por incumplir las medidas, desde primera hora del lunes se han instalado 60 puntos con 200 policías en las zonas fronterizas para labores informativas pero que pedirán justificante a partir del martes a las 12h de la noche. Según explican desde la plataforma de Ayuda a Domicilio, "el anuncio del pasado viernes nos pilló fuera de la oficina y durante el fin de semana ha habido mucha incertidumbre. Parece que tendremos hasta el miércoles para preparar los justificantes. Mientras tanto, podemos pasar con nuestras identificaciones de auxiliar de SAAD que utilizamos durante la primera ola", explica Concha Real, portavoz de la plataforma quien considera "paradójico" que se hayan dividido zonas y barrios que están prácticamente unidos. "Se están creando muros de la vergüenza. Nosotros vamos y venimos a trabajar cruzando esas líneas constantemente, exponiéndonos a nosotros y a las personas dependientes a las que tratamos".

Y es que a las dudas sobre las restricciones impuestas se une la indignación ante una previsible estigmatización de los barrios obreros de la capital que ha llevado este fin de semana a varias concentraciones de vecinos para exigir la "Dignidad del Sur ante la Segunda Ola" secundado por la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (@FRAVM). "No entendemos qué criterios se han tomado para confinarnos solo a nosotros. Esto es una discriminación total porque ya hay transmisión comunitaria en todo Madrid, no solo en nuestras zonas, con tasas de incidencia diaria por encima de 25 casos/100. 000 en todos los distritos de Madrid", señala Maria José García, enfermera jubilada y miembro de la Asociación de Vecinos de Puente de Vallecas (@AVPteVallecas), una de las zonas donde más controles se han establecido durante este lunes. Y recuerda que la Asociación Madrileña de Salud Pública ha emitido un comunicado tachando de "insuficientes y contraproducentes" las medidas tomadas el 18 de septiembre por la Comunidad.

EuropaPress 3331008 controles policiales movilidad distrito puente vallecas madrid espana 21

Exigen más recursos y menos estigmatización

Desde Usera, Víctor Remes jubilado y miembro de la Asociación de Vecinos de San Fermín (@aavvSanFermin) reivindica que "si tan mal está la situación en estas zonas, lo primero que hay que hacer es dotarlas de mayores recursos tanto sanitarios, como de transporte para evitar aglomeraciones". Así defiende que la única receta para revertir esta situación y que no vaya a peor es invertir en refuerzos de plantilla en Atención Primaria y en los Hospitales con mayor saturación como el 12 de Octubre, contratar a más rastreadores, y hacer un análisis más profundo de las causas del aumento de los contagios y no tomar medidas aleatorias". Además defiende que esta situación responde a años de precariedad en la sanidad pública y de olvidar a determinados barrios del sur. "Es la profecía autocumplida. No es casualidad que los barrios más vulnerables y precarios sean los más afectados", sostiene.

Respecto a los centros de días de mayores y las residencias, las fuentes consultadas reconocen que hay una falta total de información. "No sabemos qué va a pasar con los centros de día, de momento no hay ningún plan específico para los centros de estas zonas, pero tampoco refuerzos en plantilla ni atención a domicilio", sostiene Víctor Remes. Desde la plataforma de Ayuda a Domicilio confirman que tras el estado de alarma algunos todavía no han abierto, con las consecuencias que ésto puede tener para el deterioro cognitivo de los pacientes. Por su parte, la patronal de residencias CEAPS (@cea_ps) explica que la Comunidad de Madrid cuenta ya con protocolos para los centros con Covid-19, que son en su opinión, "mucho más restrictivos" que las recientes medidas medidas impuestas por el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso.

Qué es lo que se puede hacer y lo que no en las zonas limitadas

En cuanto a lo que se puede y no se puede hacer dentro de las zonas que quedan confinadas, el decreto también impone restricciones en las diferentes actividades que se pueden llevar a cabo en el día a día. Se limita el aforo en eventos religiosos (un tercio del aforo), velatorios (15 personas al aire libre, diez en espacios cerrados), establecimientos, locales comerciales y servicios abiertos al público (50% de aforo y cierre a las 22:00 horas, excepto aquellos considerados esenciales), bibliotecas, salas de cine o conciertos (50% de aforo) y en la hostelería (cierre a las 22:00 horas, además de quedar suspendido el servicio de barra y 50% de aforo en interior y en exterior).

Aú así, los vecinos pueden seguir haciendo deporte de forma individual al aire libre y en espacios cerrados. No obstante, la práctica grupal se reduce a un máximo de seis personas. Los parques y jardines quedan cerrados. Además, hay una medida que afecta a toda la Comunidad de Madrid, no sólo a esas zonas: las reuniones en el ámbito privado y en el público se limita a un máximo de seis personas.

 
1
Juan Hace 28 días
Las asociaciones de vecinos son peñas políticas que en el confinamiento de marzo no dijeron ni mu, así que se vayan a hacer política a otra parte