Practicopedia

¿Es necesario bañar a un gato? En algunos casos no resulta tan sencillo

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Viernes 20 de septiembre de 2019

2 minutos

Los mininos son escrupulosamente limpios, pero el agua y el jabón nunca han hecho mal a nadie

bañar al gato

Es importante desmitificar la creencia popular de que todos los gatos, por naturaleza, detestan el agua. Hay de todo y como señala el Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia (@ICOVValencia), un gato que desde cachorro esté acostumbrado a bañarse cada cierto tiempo probablemente disfrutará con la experiencia.

El caso opuesto podría ser el de adoptar un gato y que, al llegar a casa, tu primera intención fuese llevarlo directamente a la bañera. No lo hagas, porque la situación podría llegar a resultar peligrosa. El gato tiene que aceptar el baño de buen grado (más o menos). Si es un animal adulto que desconoce por completo qué pretendes hacer con ese agua que él solo usa para beber, sentirá miedo, puede verse acorralado y hará todo lo posible por huir, repartiendo arañazos en caso necesario.

¿Cómo se baña a un gato?

Todo el que tiene un gato por mascota sabe que son animales con un carácter muy distinto al de los perros. Un can obedecerá y aceptará el baño aunque no le guste, pero con un gato deberás tener algo de paciencia para “convencerle” de que el agua no va a hacerle ningún mal. Todo es más sencillo con un gatito de dos o tres meses que, seguramente, sentirá curiosidad por saber a qué se enfrenta. Aprovecha y acércale al agua como un juego, poco a poco irá ganando confianza. Con un gato adulto el proceso es similar. La única diferencia es que te llevará algo más de tiempo.

Bañar al gato

Para que los primeros intentos salgan bien, hay una serie de detalles importantes que indican los veterinarios:

  • Procura que el animal se sienta cómodo. Para lograrlo, es buena idea poner una toalla en el fondo de la bañera, lavabo o lugar donde lo bañes (tienes accesorios, tipo bañera, para gatos). Así evitarás que resbale y se ponga nervioso.
  • El agua debe estar templada y tendrás que aplicarla con la ducha o con un cazo, siempre poco a poco, empezando por sus patas y continuando con el lomo.
  • Utiliza siempre productos específicos para gatos. Solo así protegerás su pelaje y, lo más importante, su piel. Aplícale el champú con suavidad, como si le acariciases. Le gustará.
  • Procura no mojarle en exceso la cabeza. No les sienta demasiado bien y, además, debes evitar que le entre agua en los oídos.
  • El baño debe ser corto, solo unos minutos, y debes secar a tu mascota a conciencia para que no se enfríe.

En cuanto a la frecuencia de los baños, hay que insistir en que los gatos pasan horas cada día acicalándose, por lo que no es necesario excederse. El baño va a depender del estado del animal, de las temperaturas (más en verano) y de la raza (pelo corto o largo) pero, en general, bañarlo una vez cada dos meses es más que suficiente, aunque eso tendrás que decidirlo tú teniendo en cuenta el consejo del veterinario.

0

No hay comentarios ¿Te animas?