Cómo

¿Cómo almacenar los alimentos para que no se pongan malos?

Rosa María Torres

Martes 16 de abril de 2019

3 minutos

La conservación de la comida garantiza una mejor y mayor vida útil de sus propiedades

Alimentos en la nevera (bigstock)
Rosa María Torres

Martes 16 de abril de 2019

3 minutos

Colocar correctamente los alimentos es fundamental para que conversen sus propiedades organolépticas y no se echen a perder o "se pongan malos". No solo debemos prestar atención a la fecha de caducidad, también a la temperatura de almacenamiento. Por ejemplo: en el congelador los grados deben estar entre -18 y -20; el frigorífico de 8 a 0ºC y la temperatura ambiente siempre estará relacionada con la época del año en la que nos encontremos. Por supuesto, la limpieza es muy importante y debemos cuidar al máximo las condiciones de nuestra nevera y armarios.

Alimentos guardados en la nevera (bigstock)

Cómo guardas las frutas

Seguro que en alguna ocasión hay frutas que se ponen "pochas" en poco tiempo y no nos queda otro remetido que desechar esa pieza. Pues bien, con este consejo no tendrás que desperdiciar comida nunca más. Hay frutas como las manzanas o las peras que siguen madurando después de su recolección. Cuentan con un gas llamado etileno que si entra en contacto con otras aceleran su proceso de maduración.

En el caso de las manzanas lo aconsejable es conservarlas fuera del frigorífico y lejos de otras frutas. Y si te gusta fría, tienes que guardarlas en un recipiente cerrado y separado del resto de frutas. En el caso de las naranjas, para que conserve la vitamina C, deben guardarse dentro de la nevera; además así se alargará su vida.

Por su parte, los aguacates, el melón y los plátanos siempre deben estar a temperatura ambiente porque, si entran en contacto con el frío, se van a pudrir enseguida.

Los huevos

Requieren un cuidado especial. Deben guardarse en la parte superior de la puerta de la nevera y solo debe sacarse cuando se vaya a utilizar. No se debe lavar la cáscara nunca. Para que los huevos mantengan intactos sus nutrientes, no han de someterse a grandes cambios de temperatura.

Patatas, ajos, cebollas: siempre a oscuras

Estos tres alimentos deben estar alejados de la luz, calor y humedad y en una temperatura que oscile entre los 7 y 11 grados. También se aconseja no juntar cebollas y patatas, porque ocurre algo muy parecido que con las manzanas: contienen compuestos químicos que aceleran la maduración. Lo ideal es guardar tanto las patatas como las cebollas envueltas, por separado, en papel de periódico.

Las tartas o pasteles

Para evitar que se seque lo mejor es no refrigerarlo y conservarlo en un recipiente de cristal. Pero si lleva fruta, compota, queso o crema sí puedes guardarla en la nevera. Eso sí, se recomienda comerla en las próximas 24 horas. 

Sobre el autor:

Rosa María Torres

… saber más sobre el autor