Cómo

Cómo hacer dulce de membrillo casero y sorprender a tus invitados

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Sábado 10 de agosto de 2019

2 minutos

El perfecto postre para acompañar con un puñado de nueces y unas cuñas de queso

Cómo hacer dulce de membrillo casero y sorprender a tus invitados

Si alguna vez has ido de sidrerías en el País Vasco, habrás comido el típico postre que se sirve: queso, membrillo y nueces. Si te gusta, nos animaremos a hacer un dulce de membrillo casero a partir de la fruta del mismo nombre. Toma nota y no pierdas ni uno solo de los ingredientes que necesitarás, y eso que solo son dos. 

Primer paso, los ingredientes necesarios

Para elaborar esta receta casera de dulce de membrillo necesitaremos, cómo no, membrillos, que estén amarillos y maduros, y azúcar. Así pues, para una cantidad suficiente para unas 8 personas emplearemos 1 kilo de membrillo y 800 gramos de azúcar blanco. 

Cómo hacer dulce de membrillo casero y sorprender a tus invitados

Una vez tengamos todo, tampoco es muy complicado, pasamos a la elaboración propia del dulce de membrillo. Lo primero de todo es incorporar los membrillos, tal cual sin pelar, a una olla con agua. Cuando empiece a hervir el agua bajamos el fuego y lo ponemos a mitad de intensidad mientras dejamos que esta fruta se vaya haciendo durante unos 45 minutos.

Una vez los saquemos, es el momento para pelarlos e ir cortando toda la carne del membrillo en pequeños dados que reservaremos.  

De la cantidad de carne de esa fruta que hayamos obtenido debemos calcular un 80% de azúcar blanco para acompañar a nuestra receta de dulce de membrillo. ​Así, ambos ingredientes (membrillo y azúcar) se echan en una olla grande (tipo paellera plana) y los vamos cocinando con el fuego no muy alto. Vamos removiendo cada cierto tiempo para que la mezcla se vaya haciendo.

Pasos finales de nuestro dulce de membrillo casero

Cuando hayan pasado unos 10-15 minutos, observaremos cómo no queda ni rastro del azúcar ya que se ha disuelto por completo. Así, esa mezcla la pasaremos por la batidora para que no resulte tan espesa y la volveremos a llevar a esa olla para que se siga haciendo hasta completar una hora de cocción y veamos que ese membrillo va tomando un color más oscuro. 

No queda nada para disfrutar con nuestra receta.

Mientras se va terminando de hacer la pulpa del membrillo, podemos ir preparando el molde donde reposará nuestro membrillo casero. Así pues, echamos toda la mezcla y metemos ese recipiente en la nevera como mínimo 24 horas. Al día siguiente estará listo para adornar una tostada de pan con un poco de queso. ¡Pura delicia para terminar una comida!

0

No hay comentarios ¿Te animas?