Cómo

¿Sabes qué es un burofax? Cuándo podría hacerte falta

Mariola Báez

Foto: Bigstockphoto

Viernes 11 de octubre de 2019

2 minutos

Este servicio de notificación tiene carácter probatorio ante las Administraciones y los Tribunales

¿Sabes qué es un burofax? Descubre cuándo podría hacerte falta

Un burofax es una vía de comunicación frecuente en casos en los que es necesario el envío urgente de documentos de cualquier tipo, incluidos reclamaciones, comunicados o avisos, y que pueden servirnos de prueba ante terceros.

Imagina, por ejemplo, que tienes una vivienda alquilada y quieres comunicar a tu inquilino el fin del contrato (o eres tú el alquilado y avisas que dejarás la casa en determinada fecha). Si habéis tenido problemas y vuestra relación no es buena, el burofax podría ser una forma de garantizar que la comunicación se ha hecho en fecha y forma.

También es cada vez más común recurrir a él para darte de baja en algún servicio porque te está resultando imposible hacerlo por teléfono o vía mail. El burofax puede ser oportuno en caso de reclamaciones tanto a una empresa, como a un particular o a la Administración Pública.

Lo más importante del burofax es su valor como prueba en un juicio o proceso contencioso administrativo ya que, a diferencia de lo que ocurre con una carta certificada, este no solo acredita que has enviado un documento sino también el contenido del mismo. En el ejemplo anterior, ante un certificado, tu inquilino podría declarar que efectivamente recibió una carta, pero que se trataba de un sobre vacío, algo que no ocurriría con un burofax.

Correos

¿Qué tipos de burofax existen?

Cualquier comunicación de este tipo debe incluir los datos del remitente, los documentos que quieras hacer llegar, los datos del destinatario (persona física o jurídica) y la fecha del envío, siendo esta última información especialmente importante.

Puedes enviar tu propio documento vía burofax, aunque en las Oficinas de Correos (@Correos) y en las empresas que realizan este servicio es habitual encontrar formularios que se adaptan a las distintas necesidades (reclamación, aviso, baja de un servicio...). Además, puedes añadir extras como el depósito notarial de la documentación que envíes, una copia certificada o el acuse de recibo.

El envío de un burofax siempre se realiza de manera urgente y el plazo de entrega y comunicación no suele superar las 24-48 horas.

¿Cómo puedes poner un burofax?

Pese a que su nombre puede provocar equívocos, no necesitas un fax para enviar estos documentos. La mayoría de las Oficinas Postales ofrecen este servicio y, además, las nuevas tecnologías permiten que los envíos puedan realizarse vía Internet. En la propia web de Correos y las empresas de mensajería encontrarás detalles sobre cómo enviar tu burofax, con todas las garantías legales desde tu propio ordenador.

Igual que si lo hicieras de manera presencial, deberás facilitar todos los datos necesarios para el envío y convertir los posibles documentos en archivos PDF. Por último, deberás elegir posibles servicios extras y abonar los costes. Tu burofax siempre será entregado en mano y bajo firma. Si el destinatario no lo acepta, en un juicio es probable que este gesto se convierta en una prueba en su contra (y a tu favor).

0

No hay comentarios ¿Te animas?