Cómo

¿Cómo y por qué tienes que proteger a tu mascota del frío?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 31 de diciembre de 2019

6 minutos

Las bajas temperaturas también afectan a su bienestar y pueden provocarle problemas de salud

¿Cómo y por qué tienes que proteger a tu mascota del frío?
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 31 de diciembre de 2019

6 minutos

Igual que tomas una serie de medidas cuando el calor es extremo, ante la llegada de las bajas temperaturas, también es fundamental proporcionar a tu mascota la protección y los cuidados básicos que eviten que pueda contraer una enfermedad o simplemente pasar un mal rato porque en casa o en su paseo está aterido de frío.

Igual que ocurre con nuestro organismo, el de perros y gatos tiene su propio sistema de autorregulación, así que tampoco es necesario llevar al animal con “guantes, botas o bufanda”, pero es cierto que, ante temperaturas anormalmente bajas, es importe adoptar un precauciones mínimas especialmente en tres casos: perros mayores, cachorros y canes que, por su raza, presentan escaso pelaje, su principal protección frente al frío.

proteger perro del frío

¿Cómo pueden afectar las bajas temperaturas a tu mascota?

Lluvia, nieve, viento gélido… igual que estos fenómenos meteorológicos inciden en tu salud, y hasta en tu estado de ánimo, también lo hacen en perros y gatos.

Hay síntomas que indican que el frío está afectando a tu mascota a los que debes estar atento. Sin duda, el más evidente es ver al animal acurrucado y tembloroso, pero el malestar, incluso dolor, por esa desregulación de la temperatura, puede traducirse en otras manifestaciones. En el caso de perros mayores, el frío puede provocar el entumecimiento de músculos y articulaciones haciendo que el animal presente dificultades en su movimiento. Le cuesta levantarse, está con falta de apetito, no tiene ganas de salir a dar su paseo y mucho menos de jugar… puede que, simplemente, esté pasando más frío del que crees.

Además del dolor articular que pueden presentar las mascotas mayores, proteger a cualquiera de ellas de las bajas temperaturas es importante a la hora de evitar que cojan un buen constipado. Como ocurre con las personas, el invierno es la época en la que los animales también pueden resfriarse y, si esto ocurre, tu mascota pueden necesitar algún tipo de tratamiento. Estornudos, tos, secreciones anormales en nariz y ojos, aletargamiento por fiebre... son algunos de los síntomas a los que hay que prestar la debida atención, como recuerda el Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña y señala la Organización Colegial Veterinaria Española (@colvet2016).

Problema de salud importante, en el que el frío y el ambiente húmedo tienen mucho que ver, es la otitis externa, que no solo afecta a los perros sino también a los gatos, como señala el Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia (@ICOVValencia) y que debe ser convenientemente tratada.

proteger perro del frío

Qué medidas puedes adoptar frente al frío para proteger a tu perro 

Las bajas temperaturas para un animal doméstico adulto sano y convenientemente cuidado no presentan peligro alguno. El frío no tiene que suponer un problema a la hora de realizar su rutina diaria, paseo en el exterior incluido, pero sí es importante seguir algunos sencillos consejos para que su salud no se resienta.

No dejes que tu perro duerma en el exterior. Aunque esté “como un roble”, las temperaturas nocturnas, quizá con heladas, pueden ser perjudiciales. Si tu mascota pasa la noche fuera, debe tener, al menos, un lugar (caseta) adecuado, donde pueda resguardarse contando con el abrigo suficiente (mantas, cojines…). Siempre que sea posible, en las noches más frías, mejor dentro de casa.

Las prendas de ropa para animales no son una tontería o un exceso. No lo dudes, ante el frío extremo, tu perro, para salir a dar un paseo, del que no debes privarle, necesita su abrigo (igual que tú).

proteger mascota del frío

Presta atención a signos externos como, por ejemplo, su nariz reseca o la almohadillas de sus patas cuarteadas (también en gatos). Para su nari,z una crema protectora no está de más y si presenta heridas en sus patas, tendrás que suspender los paseos hasta que curen.

También es importante vigilar la correcta alimentación. El menú de invierno de tu mascota debe tener un buen equilibrio entre proteínas y carbohidratos. Estos últimos son especialmente importantes para aportarles la energía que necesitan cuando el frío aprieta.

En casa, mantén una temperatura constante y confortable (principalmente por ti y por tu salud). Con eso será suficiente para que tu mascota esté a gusto. No es necesario que le coloques su cesta o cuna pegada a la calefacción, porque los cambios bruscos de temperatura tampoco van a resultar beneficiosos.

perro frío

Algunos detalles que debes tener en cuenta

En pleno invierno, procura bañar a tu perro solo cuando sea estrictamente necesario y toma las debidas precauciones para evitar que pueda enfriarse. Agua templada, secado escrupuloso y evitar las corrientes es esencial para evitar un resfriado.

Hay que recordar que seguir el calendario de vacunación es la medida preventiva más eficaz a la hora de evitar que tu perro o gato pueda coger alguna enfermedad de carácter infeccioso que afecte a sus vías respiratorias y que resulte especialmente peligrosa en los meses más fríos del año.

Por último, en invierno, cuidado con el anticongelante que puedas utilizar para tu coche porque es un veneno para tu perro (ponlo en un lugar donde resulte inaccesible para tu mascota) y recuerda dar revisar los bajos de tu vehículo antes de ponerlo en marcha, por si a tu gato le ha dado por esconderse ahí para protegerse del frío.